Internacionales

 

A LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE 31.07.2017

Domingo de orgullo bolivariano

Más de 8 millones de venezolanos convalidaron la vida democrática en el país pese a la negación de la democracia bolivariana en que incurren la oposición, el imperialismo yanqui y, aún, el gobierno argentino.

Los venezolanos se movilizaron de a millones para votar a sus representantes en la Asamblea Constituyente que, pese a los reclamos infundados o tergiversadores de la realidad política de su país hacia el exterior, convalidará que son ellos mismos los que deciden democráticamente el rumbo a seguir en un territorio de inmensas riquezas y pasado y presente revolucionarios.

Fueron más de 8 millones los ciudadanos bolivarianos los que protagonizaron este avance que la oposición sigue negando hasta hoy, un día después de los comicios. Eso pese a que la misma oposición intentara boicotear las elecciones de ayer promoviendo una escalada de violencia inédita en estos últimos meses llenos de saña opositora.

Las bombas, la intervención en mesas electorales y la mentira mediática con sello imperialista norteamericano, no lograron mellar ayer una verdad imposible de ocultar: el pueblo venezolano reafirmó con una nueva elección general que en Venezuela no se vive bajo ninguna dictadura.

Sin embargo, el Estado argentino, a tono con la oposición al chavismo en el país andino y el Estado yanqui, desconoció las elecciones, aunque Macri siga gobernando por decreto y para las minorías. Y Michel Temer, el presidente del Brasil que ningún brasilero votó para que lo sea y que, pese a tener sólo 5 puntos de imagen positiva (sobre 100), se animó también a desconocer las elecciones de ayer en Venezuela.

Vale destacar que la Asamblea Constituyente votada ayer busca modificar el Estado y cambiar el ordenamiento jurídico para adicionarles las indudables conquistas sociales del chavismo. “Lo que está planteado es un diálogo superior en medio del gravísimo conflicto y violencia en la que comienza a desenvolverse la situación”, aseveró al respecto el abogado constitucionalista venezolano Hermann Escarrá.

 

Extraodinariamente nuestroamericanos

La periodista Stella Calloni definió lo de ayer en Venezuela como “un hecho extraordinario” que se dio “pese al desarrollo de un golpe de Estado brutal manejado desde Washington”. “El pueblo respondió e incluso el gobierno tuvo que abrir lugares especiales de votación para que la gente que no pudiera llegar a los suyos pudiera votar”, resaltó.

“No en nuestras televisiones, pero en las de muchos lugares del mundo se vieron escenas de la gente que no podía pasar porque los grupos de choque de la oposición le habían puesto muchas trabas”, expresó denunciando de paso la tendenciosidad mediática en contra de la Venezuela bolivariana. “Hubo gente que hasta atravesó ríos para ir a votar”, enfatizó.

“Vi una voluntad extraordinaria de la población”, dijo y denunció, en referencia a la oposición y el imperialismo, que “ellos quieren interrumpir este gobierno con la guerra económica, que llegó hasta la baja (del precio) del petróleo”. Agregó: “les han hecho de todo pero la resistencia venezolana, de la que nadie habla, es extraordinaria”.

“Lamentablemente hay víctimas”, repuso e inmediatamente consideró que “el país no puede quedar sin defensas” y que su gobierno “no puede permitir que un grupo decida que va a incendiar el Consejo Nacional Electoral y lo incendie”. “Estos grupos son aislados”, señaló al respecto de los violentos y comparó que si los hechos ocurrieran en Buenos Aires se darían “en Saavedra realmente aunque parecieran estar ocurriendo en toda la ciudad”.

También en comparación recordó que “recrearon cinematográficamente una plaza en Libia para decir que habían llegado a Trípoli los mercenarios y la Otan”. “Después se supo que era una escenificación filmada en Qatar”, le sumó y habló de la “ferocidad de los medios” en avances imperialistas como los que expresan en estos días la oposición antichavista.

“Todavía hay muchos países con dignidad”, sostuvo esperanzada y observó que los que se dieron ayer en Venezuela conformaron en su conjunto “un hecho histórico porque, en medio de una guerra declarada, se hizo algo que parecía ser imposible”.

Calloni también pidió “entender en qué situación está Venezuela” y, en ese camino, especificó: “tiene en su frontera con Colombia siete bases militares con fuerzas militares y ya la amenaza de intervención”.

“Es muy difícil manejarse y hablar sentado desde un sillón, pero estar ahí hay que pensarlo y por eso Maduro paró el golpismo del 2015 primero llamando a una enorme mesa de diálogo con un montón de gente y un esfuerzo internacional en eso”, consideró.

Recuperando los sucesos democráticos del día de ayer en Venezuela, dijo que “podemos alegrarnos”. Aunque advirtió que “seguro Estados Unidos va a redoblar su acción”. “Estamos ante lo imprevisible de personajes como el presidente Donald Trump”, adujo.

Finalmente sugirió “contribuir como sea a que haya un movimiento grande de América Latina en apoyo a esta Asamblea Constituyente que, por otro lado, no tiene la intención de lograr el poder eternamente sino la de ahondar para instalar en la constitución cosas como el manejo de los recursos naturales y profundizar el tema de los indígenas o la tenencia de la tierra en Venezuela”.