Comienza un nuevo juicio por delitos de lesa humanidad en Chaco

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se trata de la causa Caballero III en la que se busca dilucidar los hechos y condenar a los responsables de los secuestros, torturas y hasta desapariciones de 33 personas durante la última dictadura militar.

Luego de varios años de rigurosa investigación, el poder judicial de la provincia de Chaco confirmó que el 12 de abril de este año comenzarán las audiencias de la causa conocida como “Caballero III”, en la que se juzgará el accionar de la patota de la ex Brigada de Investigaciones de la Policía del Chaco y que busca dilucidar los hechos y condenar a los responsables de los secuestros, torturas y hasta desapariciones de 33 personas durante la última dictadura militar.

Hasta el momento, a excepción de que el transcurso de la pandemia modifique las condiciones sanitarias, lo que hoy parece poco probable, el juicio se llevará adelante de forma remota.

En conversación con Nuestra Propuesta Diario, Duilio Jorge Ramírez, abogado patrocinante en representación de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Chaco y militante del Partido Comunista de Chaco, recalcó que “en la causa ‘Caballero III’ se van a juzgar hechos que todavía no se habían juzgado en la provincia, esto es, se juzgará casos que atañen a víctimas nuevas de los mismos victimarios de las causas ‘Caballero’ y ‘Caballero II’”. En la causa “Caballero III” hay 11 imputados, la mayoría acusados ya en otras causas por delitos de lesa humanidad, pero también hay imputados nuevos, pertenecientes la policía de la provincia y al Ejército.

En la provincia del Chaco desde el año 2011 se vienen llevando adelante juicios de lesa humanidad. El primero que se inició en la provincia se llamó "Caballero", referenciando al Comisario Lucio Umberto Caballero que era una importante autoridad policial, jefe de la patota represora, por eso se llama "Causa Caballero". Luego se desarrolló la causa "Margarita Belén", que fue una causa muy importante a nivel nacional por la masacre que tuvo lugar respecto a los detenidos políticos que fueron sacados de su lugar de detención para luego ser asesinados en la ruta. Más tarde, prosiguió una causa derivada de "Caballero", que se llamó "Caballero II" y posteriormente otros juicios de lesa humanidad como por ejemplo la causa de complicidad judicial y la causa de "Ligas agrarias", para finalmente llegar a esta causa "Caballero III", que también es un derivado de la primera causa.

En “Caballero III” los imputados, enfatizó Ramírez, “están acusados de cometer actos de tortura, privación ilegítima de la libertad, actos de violencia sexual y desaparición forzada de personas”. El abogado recalcó que la etapa previa al juicio llevó varios años debido a que fue necesario recorrer años de investigación, tomando testimonios, recolectando pruebas documentales y físicas, “muchas de las cuales fueron de difícil obtención”.

Luego de un largo recorrido, el juicio finalmente iniciará el 12 de abril y se prevé que va a durar algo más de dos meses porque hay 27 testimonios aceptados —y puede ampliarse—, especialmente de víctimas. Muchos de los testigos convocados al juicio ya declararon en causas anteriores, pero también se logró convocar a nuevos testigos que con su testimonio podrán ampliar el conocimiento de los casos que se juzgarán.

Respecto a las expectativas de las querellas y el Estado en este nuevo juicio, el patrocinante en representación de la provincia remarcó que “todo el equipo que viene trabajando en lesa humanidad, tanto por parte de la fiscalía, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Chaco, como de las querellas —entre las que estuvo en otros juicios la Liga Argentina por los Derechos Humanos— tenemos altas expectativas con el desarrollo del juicio”.

Las expectativas se fundamentan en el criterio de trabajo que guió la investigación y que se basó en perfeccionar al máximo posible la prueba de cargo, es decir, los fundamentos de la acusación. Desde la Secretaría de Derechos Humanos de Chacho, a quien Ramírez representa, “no avanzamos en ninguna causa en donde sentíamos que no teníamos pruebas suficientes para condenar”. En la causa “Caballero III” “creemos que hay pruebas suficientes para probar la participación de los acusados en los delitos imputados y, por ende, lograr una condena que repare parte del daño provocado y, además, restituya la memoria histórica”.

Las pruebas son muy contundentes. Por ejemplo, está acreditado en otras sentencias anteriores que ya quedaron firmes que los lugares en donde se desarrollaron los vejámenes fueron centros de tortura. También se constató que la Brigada de Investigaciones de la Policía era un centro clandestino de detención al que se llevaba a los detenidos políticos inmediatamente después de ser secuestrados para someterlos a tortura y degradación física. Algunas de las víctimas luego fueron desaparecidas y otros fueron presos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. “En este lugar operaba la banda que será llevada a juicio a partir del 12 de abril”, concluyó el letrado.