Género

Género

20.3.18

Dos de cada diez

A doce años de que fuera sancionada Ley de Educación Sexual Integral, la norma todavía no se implementa. Así lo revela una investigación de la consultora D’Alessio Irol que da cuenta de que sólo dos de cada diez alumnos que cursan en escuelas secundarias de gestión pública y privada de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, reciben contenidos vinculados a educación sexual integral de manera habitual.

 

Falta voluntad

En el anexo de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, se llevó a cabo una jornada en la que se reflexionó sobre la falta de ejecución de la Ley provincial 14.783, Diana Sacayán, que establece que en el sector público bonaerense, se “debe ocupar, en una proporción no inferior al uno por ciento de la totalidad de su personal, a personas travestis, transexuales y transgénero”. Ahí, la legisladora Florencia Saintout repudió la “falta de voluntad política de aplicarla” por parte de la gobernadora María Eugenia Vidal, pese a que la norma fue sancionada en septiembre de 2015.

 

 

 

EL ABORTO EN EL SENADO17.7.2018

Nada está dicho, pero las mujeres luchan

Cuando todavía faltan varias semanas para que el crucial debate por la legalización comience, las mujeres comunistas estudian la correlación de fuerzas y explican las luchas que se vienen.

A pocas semanas de iniciarse el debate definitivo por la eventual legalización en Argentina del aborto atendido por el sistema público de Salud (el que se dará en el Senado el 8 de agosto), las mujeres del partido comunista refuerzan sus planteos en pos de esa cabal ampliación de derechos para las mujeres argentinas, que son nada menos que el 52 por ciento de nuestra población.

Los debates previos a la resolución de la Cámara Alta, habiéndose ya determinado la Baja a favor de la legalización, son álgidos y, si bien algunos medios afines a las iglesias judeo-cristianas aventuran que los números favorecen a quienes prefieren el aborto clandestino, no se debe dar por descontado que los senadores obrasen en su momento en función de los reclamos populares.

En este sentido, no hay reclamo popular más masivo en nuestros días que los protagonizados por el movimiento de mujeres, entre los cuales el del derecho al aborto, legal, seguro y gratuito pica en punta. Por eso, la secretaria de organización del PC puntano, Casiana Gatica, aventuró: “esperamos que con la aprobación de la ley podamos seguir irrumpiendo ideológicamente en la sociedad”.

“El movimiento de mujeres está unificando criterios para salir todas juntas a convencer a los senadores que nos faltan”, observó en ese sentido y adujo que ante el tratamiento del proyecto en el Senado “debemos agudizar lo que hicimos de cara al debate en diputados”.

“El proyecto trasciende a los partidos tradicionales y ha tenido un empuje y una capacidad de movilización muy importante en este último tiempo”, señaló Gatica, quien reclamó “una agenda en común, concreta, dejando de lado las diferencias con el objetivo claro de la legalización”.

También reconoció que “la iglesia ejerce mucha presión” y explicó esto argumentando que “muchos diputados votaron en contra o se abstuvieron por el papel que jugó la cúpula católica”. Y advirtió: “Ahora en el Senado duplicarán la presión, por eso tenemos que decir bien claro que queremos un estado laico”.

Presionar en las calles

Por su parte, Solana López, responsable nacional de la comisión de Género del PC, informó que ahora “la estrategia del movimiento de mujeres va a apuntar a fortalecer el trabajo en cada una de las provincias para lograr un grado de presión sobre los senadores y las senadoras”. En ese marco, resaltó que en momentos del debate en diputados “al comienzo no teníamos la mayoría, que se construyó con la lucha y la movilización en las calles”.

Remarcó que sólo el FpV se planteó “de manera unánime” a favor del aborto legal, seguro y gratuito en el Senado y agregó: “el resto de los bloques están todavía en disputa, con diferencias y, en principio, con una mayoría en contra de la legalización”.

En este punto, recalcó que “ahí aparecen varios problemas, uno de ellos es que por ahí no se animen a votar de una en contra, pero sí que le quieran agregar modificaciones que signifiquen otra vez volver a diputados y empezar a dilatar el tratamiento de la ley”.

Políticamente, López explicó que “el principal problema está en no lograr un grado de correlación de fuerzas hacia el 8 de agosto que nos permita llegar con mayor precisión y certeza de que se vote a favor”. Por eso objetó que “interesa profundizar las movilizaciones, las luchas, los pañuelazos en cada una de las provincias, cosa de que eso genere mayor presión hacia los senadores y también, por supuesto, mayor acumulación política del movimiento feminista”.

“La presión de la iglesia es central”, sentenció Solana López al respecto de las trabas que todavía encuentra el reclamo legalizador. Dicho esto, señaló que “la iglesia cumple la función de sostener en términos ideológicos un posicionamiento histórico del patriarcado, de dominio, de imposición de una moral, que hace que las personas estén bajo un control casi colonial sobre su cuerpo, sobre sus decisiones y sobre su deseo”.

EN MEMORIA DE NATALIA MELMANN5.7.2018

Bastonazos e impunidad

El quinto policía acusado de la violación y el femicidio fue dejado en libertad pese a las pruebas en su contra. Tras la sentencia, la policía reprimió a los manifestantes que no esperaban semejante mensaje de impunidad policial.

El quinto acusado de la violación y muerte de Natalia Melmann fue liberado luego de que los jueces encontraran que la prueba de ADN que lo incriminaba en un 97 por ciento no era suficiente para condenarlo. La medida, que motivó una pueblada y una salvaje represión policial a la misma, se dio a horas de que un juez de Tucumán liberara a uno de los policías acusados de matar a Facundo Ferreira, de 12 años de edad, de un tiro por la espalda.

El mensaje claramente redunda en el de impunidad policial y, si bien un caso es distinto del otro (el femicidio de Melmann se dio en el 2001 y el asesinato del niño a comienzos de este año), no deja de ser preocupante a la luz de la violencia institucional creciente en un país cuyo entramado social se va destejiendo a medida que el ajuste neoliberal va dando sus puntadas.

Ricardo Panadero, el acusado por la muerte de Melmann, era un policía que pasó en libertad los 17 años que mediaron entre el crimen y el proceso en que fue juzgado luego de que otros cuatro camaradas de armas fueran condenados hace 15. Los jueces del Tribunal Oral 4 de Mar del Plata, Jorge Peralta, Fabián Riquert y Juan Manuel Sueyro se despreocuparon así del ADN que lo incriminaba en el cuerpo de la víctima (un vello púbico).

Afuera, policías vestidos como “tortugas” y expresamente preparados para la ocasión, se dedicaron a contener a la multitud que esperaba otro fallo. Leído el que liberó a Panadero, la multitud enardecida fue reprimida a balazos de goma y los policías que perpetraban la balacera no cejaron ni cuando Laura Palampuca, la comunista madre de Natalia Melmann, salió de la sede tribunalicia sólo para increpar a los policías y llamar a la calma.

Esa mecánica conjunta de represión policial, impunidad criminal y desidia judicial se dio cuando en Entre Ríos otro cuerpo de jueces decidía que Nahir Galarza, asesina de su pareja (un hombre comprobadamente violento para con ella) era condenada a prisión perpetua teniendo este caso un difusión mediática inusual, como si ante los muchos femicidios en Argentina quisieran contraponer la prueba de que la mujer también mata…

Ricardo Suárez, Oscar Echenique y Ricardo Anselmini, los otros policías miramarenses condenados por el crimen de Melmann, gozan de salidas laborales, lo cual se encuentra apelado pero, en tanto duren los trámites judiciales al respecto, ese beneficio está en curso. Sólo un cuarto uniformado, el Gallo Fernández, debe cumplir 19 años por su rol en el femicidio y si no sale es porque se le agregaron 6 años de una condena anterior.

Panadero volverá a circular por la calles de Miramar, cerca de la familia de Natalia Melmann, cuya madre todavía recuerda que hay ADN de una sexta persona en la causa por la muerte de su hija y que la Justicia no investiga sobre ello. La mujer señala al respecto al propio comisario miramarense en los años del crimen: Carlos Grillo.

Madre luchadora

Laura Calampuca informó que el fallo de los jueces a favor de Panadero será apelado. También observó que en el tribunal “un juez (Peralta) estaba desde el primer día a favor de Panadero”. Agregó que todo el tribunal aquejó con sus preguntas más a los testigos de la querella que al acusado. “Preguntaba desvirtuando a los testigos, que fueron con mucho miedo”, dijo del dicho juez.

“Son los mismos hechos que el juicio anterior, los mismos tipos, son amigos entre ellos”, se quejó y adujo que “no tiene ni pies ni cabeza lo que hicieron”. Observó que el acusado “llevó de testigos a la mujer, la suegra y el cuñado”. Añadió: “fue una estrategia bien armada donde no llevó nada que tenga que ver con el juicio anterior”. “Lo hizo para despegarse”, reforzó.

“En la comisaría de Miramar son todos cómplices, son una gran familia, una gran corporación”, denunció. Observó después que “no sabemos si intervino directamente en el crimen el comisario Grillo” porque “uno de los ADN todavía no fue buscado por la justicia”.

Calampuca también se quejó de la represión tras el fallo. “Son policías de Mar del Plata, aunque había algunos de Miramar”, señaló en ese sentido. “La gente lo único que pide es vivir en libertad y poder trabajar y estudiar”, agregó y recalcó que tras la balacera “mi hijo encontró vainas con municiones adentro”.

Asimismo, observó la impunidad que ya está ilustrando el caso Facundo Ferreira. En ese marco, sostuvo que la liberación del policía acusado “no nos tiene que sorprender viniendo de quien viene, con la ministra de Seguridad que tenemos”. “Compran armas, ¿para qué?”, se preguntó e, inmediatamente, se contestó: “es para reprimir”.

Desde el PC de General Alvarado, en tanto, se hizo llegar la solidaridad partidaria con la familia de Natalia Melmann. A través de un comunicado, los rojos de la ciudad acusaron que “la Justicia patriarcal y capitalista demostró una vez más que defiende a los femicidas”. “Fue la policía bonaerense, la maldita policía”, dijeron después.

 

MARCHA CONTRA LOS TRAVESTICIDIOS28.6.2018

Con las travas al frente

El recuerdo porteño de la rebelión de Stonewall estuvo signado por el reclamo en contra de la violencia hacia el colectivo travesti y trans.

La conmemoración porteña de un nuevo aniversario de los disturbios de Stonewall, efeméride indudable de la lucha Gltbi, estuvo marcada ayer por un fenómeno peculiar, distintivo con respecto a los actos hermanos que se dieron en el mundo: el colectivo travesti salió a las calles a celebrar la condena a prisión perpetua para el asesino de Diana Sacayán aunque, consiente de que la lucha ante una realidad crudísima para travestis y trans continúa, movilizó a esa basta columna el reclamo por el fin de los travesticidios.

Tan importante fue esa presencia en las calles porteñas, que fue el colectivo trans y travesti el organizador de la marcha, de la que, por cierto, participó el PC, fuerza que compartió con todas y todos a su ícono fundamental para la lucha “trava”: la comunista Lohana Berkins, que fue recordada por todos los presentes como una imprescindible.

Se trató de la tercera marcha nacional contra travesticidios y transfemicidios, dándose esta ya con una condena firme con respecto a la muerte de la histórica referente Diana Sacayán pero aún con decenas de muertes de travestis, víctimas de un odio ancestral, patriarcal, machista y claramente sistémico. Por eso las banderas rojas proclamaron otra vez el abolicionismo y diciendo “Lohana presente” estuvieron expresando mucho más que un sentimiento fraternal.

Ese recuerdo de una luchadora, junto al de Diana Sacayán, salió a las calles embanderando a miles con el objeto expreso de terminar con los crímenes de odio y la persecución policial; garantizar el acceso al trabajo, la implementación del cupo laboral trans, el respeto a la ley de identidad de género, la entrega de medicación a quienes viven con VIH-Sida y una ley de reparación histórica para víctimas de violencia institucional.

Allí estuvo la activista travesti Florencia Guimaraes García, militante comunista que defendió la legalidad creada con respecto al colectivo travesti diciendo que “tenemos una ley que es revolucionaria, magnífica” aunque sin dejar de señalar que sobre los travesticidios “los datos siguen siendo alarmantes”.

“Si pudiera nacer de nuevo elegiría ser travesti, una y mil veces”, dijo con orgullo la activista, autora del libro “La Roy: Revolución de una trava”. Además, cuestionó la “naturalización” del fenómeno prostituyente en el colectivo trans y travesti. Expresó: “las marcas que ha dejado la prostitución en mi cuerpo y en mi psiquis, son imborrables”.

La perspectiva de clase

Romina Pereira, secretaria de Género de la CTA de La Matanza y responsable nacional de Diversidad en el PC, señaló que tras el fallo judicial que condenó al asesino de Sacayán como “coautor”, la marcha de ayer contra los travesticidios fue “una continuidad”. “Fue una marcha que se plantea discutir la cuestión política del colectivo Gltbi en términos mundiales”, agregó.

Observó que en el ámbito de la diversidad las travestis portan “una de las identidades del colectivo más postergadas y más marginadas”. Y recordó a Lohana Berkins apuntando una frase suya: “si no logramos la libertad de las travas, muy difícil es que logremos la de la clase”.

“Lo que construimos ayer es una especie de homenaje a la rebelión de Stonewall, pero fue la versión sudaca y argentina”, informó y observó que “fue una marcha profundamente política y profundamente antineoliberal y de repudio a los acuerdos con el FMI y, fundamentalmente, a la marginalidad que viven las travestis en nuestro territorio”.

Cuestionó la escasa difusión mediática que tuvo la convocatoria y, en ese sentido, puntualizó: “fue una marcha que también estuvo incorporada en demandar la reincorporación de los trabajadores de Télam como en repudio a la represión vivida por la comunidad docente de Chubut”. Remarcó: “fue una marcha antimacrista”.

En referencia a los travesticidios, Pereira afirmó que “alrededor de 45 compañeras fueron asesinadas este año”. Luego remarcó el crecimiento político del colectivo de diversidad en Argentina, expresando que aquí “la comunidad Gltbi hace muchos años interviene en términos políticos pero que hoy vive una hegemonía de sectores que tienen acuerdo con el macrismo”.

Dicho ello, adujo que “en nuestro país la comunidad travesti es la que vive las políticas neoliberales de manera más fuerte y más cruda, porque no sólo no accede al trabajo sino que es asesinada antes de cumplir 40 años”. “La contradicción principal es de clase”, señaló.

Denunció también que “la gobernadora Vidal no reglamenta la ley de cupo laboral travesti-trans”, por lo que “se imposibilita la capacidad que tiene el colectivo travesti de acceder al Estado”. “Si la contradicción principal es de clase, es el momento en que hay que pedir que se detengan los despidos, que no se siga ajustando y que se aplique el cupo laboral travesti trans”, dijo.

El movimiento multicolor que expresa la diversidad tiene su relación con el movimiento verde, que reclama el aborto legal, seguro y gratuito. Sobre esa relación, Pereira consideró que “el reclamo por el aborto ha sido históricamente una wiphala”. Recordó que Lohana “fue una vocera fuerte de la campaña por el aborto legal” y que “las lesbianas fueron las primeras en el país en hablar del aborto”.

“Estamos orgullosas y orgullosos de ser verdes, pero el verde no tapa los colores de pertenencia”, sentenció y añadió: “hay un movimiento feminista consolidado en nuestro país porque hay acciones fuertes del colectivo Gltbi y, en particular, de las tortas y las trabas y organizaciones como nuestro partido”. “A mí lo multicolor no me cierra mucho; me interpreto más en la wiphala y en el color rojo”, puntualizó.

NUEVA MARCHA POR EL ABORTO22.6.2018

El martes, pañuelazo

La medida se concretará el próximo martes ante la demora que intenta el Gobierno Cambiemos sobre el proyecto de ley del aborto legal, seguro y gratuito que obtuvo media sanción en Diputados.

“No paran de vulnerar derechos constantemente”, alertó Ayelén Bicerne y agregó: “Macri pensaba que había una sociedad que avalaba su conservadurismo. Cuando dio el OK para debatir pidió que se escuchen todas las voces, pero no esperaba que la mayoría de los diputados votara a favor de nuestro proyecto”.

La subsecretaria de Igualdad de Género y Diversidad de Suteba lo dijo al respecto de la explicación de la vicepresidenta Gabriela Michetti sobre la supuesta dilación del debate del aborto legal, seguro y gratuito que iba a pasar por dos comisiones en la cámara, antes de la discusión en el Senado y ahora, por propia acción de la funcionaria macrista, debe pasar por cuatro, en lo que puede representar un estancamiento del proyecto de ley.

La presidenta del Senado recibió fuertes críticas por girar la iniciativa a la comisión de Presupuesto, algo que no sucedió, por ejemplo, con la ley de Educación Sexual Integral. Cabe destacar que dos de estas cuatro comisiones son presididas por senadores que, al igual que Michetti, hicieron pública su posición en contra de la legalización del aborto. Son la de Asuntos Constitucionales y la de Presupuesto y Hacienda, ambas lideradas por Dalmacio Mera y Esteban Bullrich respectivamente.

Ante esta situación el movimiento de mujeres, que tuvo constantes movilizaciones para la despenalización del aborto, convocó a un nuevo pañuelazo en todo el país el día martes 26 de junio. Hay que recordar que el reciente 13 de junio se logró la media sanción del proyecto presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en la Cámara de Diputados.

Con las mujeres atentas

Ante esta situación, Bicerne alertó que “se está cercenando el derecho de debatir en el Senado” y que “el pase a cuatro comisiones quiere dilatarlo en el tiempo”. Además señaló que “la postura de Michetti es cambiar el proyecto y despenalizarlo, no legalizarlo”. “Eso implicaría que no tengamos centros de salud y obras sociales para acudir a esos lugares sanitarios”, remarcó.

Asimismo, la integrante de Suteba denunció: “seguiría todo el negociado de las clínicas privadas y sería una práctica inviable para las mujeres la decisión de abortar”.

Por otro lado, fue contundente respecto a la actitud de Gabriela Michetti al asegurar que “es una persona que cercena derechos” y que “ya se manifestó en contra de la ley del matrimonio igualitario en su momento”.

“Sus opiniones están atravesadas por sus creencias judeocristianas, pero como representante del Estado no debe anteponer sus creencias religiosas a un pedido de un sector de la sociedad que, como se comprobó la otra vez en el Congreso, es bastante amplio y masivo”, sostuvo.

Para finalizar hizo hincapié en que “nosotras sabemos que dentro del macrismo las políticas neoliberales van acompañadas de un pensamiento muy conservador”.

 

CRIMEN DE DIANA SACAYÁN18.6.2018

¡Fue travesticidio!

Así se determinó en el juicio que investigó la muerte de la activista travesti. En consecuencia el travesticida Gabriel Marino fue condenado a perpetua en un fallo histórico.

Trece puñaladas arrancaron a Diana Sacayán de este mundo hace más de dos años y medio. Todavía no tenía 40 años y ya era de las activistas travestis más importantes de Nuestra América. Su crimen fue investigado gracias al impulso de amigos y entidades de diversidad, ayudados por fuerzas políticas de avanzada. De no haber sido así, esta tragedia habría quedado, como tantas muertes de travestis en Argentina, olvidada en polvorientos casilleros judiciales.

La visibilidad de Diana Sacayan, bajo cuyo impulso se logró en nuestro país la primera ley de cupo laboral travesti o la avanzada legislación de Identidad de Género, permitió que no se olvidara esta muerte. La justicia investigó, halló culpables, los juzgó y uno de ellos, Gabriel David Marino, fue hoy hallado responsable de travesticidio (primera vez que esa figura se incorpora a nuestro acerbo judicial) y condenado por ello a la pena de prisión perpetua.

Exactamente el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 4 de la capital argentina, observó que el que sufriera la referente trans fue un “crimen de odio” bajo impulso del “prejuicio a la identidad de género travesti”. El travesticidio así quedó reconocido y ya no habrá juez en Argentina que pueda negar que en nuestro país se halla juzgado un crimen de esta índole sin haberse resaltado que por odio se mató y que por prejuicios se sigue matando.

Pero Marino no actuó solo en su ceguera ancestralmente machista, en su criminal impulso: fue considerado “coautor” del travesticidio por los jueces. Esto abre las puertas a muchas posibilidades para seguir persiguiendo justicia sobre la muerte de Diana Sacayán sin que quede un solo cabo suelto. La nutrida militancia Lgbti que impulsó el proceso, siguió sus vicisitudes y celebró el fallo histórico, será la clave para que la lucha siga su rumbo esclarecedor.

Palabras cruciales para enmarcar este juicio y esta sentencia en su época (sólo cinco días antes los diputados nacionales daban media sanción al aborto legal en Argentina en el marco de una verdadera y multitudinaria fiesta popular en las calles del país), los jueces Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio Báez aseveraron que para que se diera el travesticidio “medió violencia de género”.

De esta manera, la pena que deberá cumplir el autor de las fatídicas puñaladas de odio, significará mucho más que una condena. Será lo que ya es: un ejemplo de que la perseverancia de lucha da su fruto si es secundada por la razón y el oído atento de las estructuras del Estado, de las cuales la Justicia es una sola de ellas.

Afuera de los tribunales en cuyo recinto se brindaba la sentencia, las y los militantes que lograron que esto llegara a este punto de justicia, se dedicaban en una radio abierta a divulgar la vasta obra política de Diana Sacayán en su breve y dura vida de activista y orgullosa travesti. De ella resaltaron la LEY 14783.

Esta, promovida por la Legislatura de la provincia de Buenos Aires y promulgada en septiembre del 2015, poco antes de la debacle neoliberal en las urnas nacionales, es conocida como Ley de Cupo Laboral Trans y, por si no fuera suficiente conocer el nombre de Diana Sacayán en el marco de la lucha Lgbti, lleva, además, el nombre de la activista. Sin embargo, todavía está lejos de ser implementada y falta una ley similar a nivel nacional.

Pero Diana, fallecida a los 39 años de edad, fue una rara privilegiada en el colectivo travesti de la Argentina: superó la brevísima expectativa de vida de sus hermanas. Este dato, se resiente de otro, ya que en nuestro país los crímenes de odio contras las travestis no cejan y son cada vez más crueles, como si el patriarcado en su batalla por persistir como clave del capitalismo se hubiera vuelto más cruel, más salvaje y más reaccionario todavía.

Las travestis son, tal como afirmaba Diana Sacayán y lo aseverara también su amiga y compañera de luchas, la inolvidable comunista Lohana Berkins, las más castigadas del sufrido colectivo Lgbti. Dueñas de una dignidad a prueba de golpes, balas, palizas policiales, discriminaciones de toda índole y estigmatizaciones innegables, con la condena al travesticida de Diana Sacayán cuentan con un somero pero valioso aliciente para seguir combate. Y con la memoria combativa de ella, que no está muerta aunque en honor periodístico a la noticia al comienzo de estas líneas debimos informar lo contrario.

La enorme conquista

La comunista Florencia Guimaraes García, activista travesti, luego de la sentencia y sin desmerecer los logros previamente comentados, se preguntó: “¿si Marino es el coautor, dónde está el autor de este travesticidio?”. Y agregó otra pregunta: “¿qué pasa que la Justicia no pudo identificarlo?”. “Acá hay otra persona que asesinó a nuestra compañera”, resaltó después.

“Para nosotras es un gran logro haber conseguido que se caratule el crimen de Diana como un crimen de odio”, valoró y adujo que lo ocurrido en el juicio es una “conquista enorme del colectivo travesti”. Pero remarcó: “de la figura de travesticidio nuestra camarada Lohana Berkins venía hablando hace muchos años” y “yo la recuerdo en un taller del Encuentro de Mujeres en Salta diciendo ‘compañeras, nuestros crímenes son travesticidios”.

“En lo que va del año ya tenemos 39 compañeras muertas, pero esos son datos que recopilamos nosotras porque no hay estadística estatal”, observó después.

Por su parte, Martín Lanfranco, activista Lgbti y amigo de Diana Sacayán, sostuvo: “no solamente se condenó a uno de los asesinos de Diana sino que se enmarcó el crimen dentro de la figura de travesticidio, que era lo que Lohana Berkins nos había dejado pendiente como trabajo”. Dijo que Diana Sacayán “sigue con nosotros incluso después de muerta, rompiendo los límites de lo posible, lo que no es menos en una Justicia patriarcal como esta”.

La lectura del juicio en lo esencial fue coincidente entre los militantes de género como de diversidad. En ese sentido, hemos de destacar que Julieta Alonso, militante de la Violeta de San Vicente, recalcó: “no queremos más travesticidios por desidia y omisión del estado nacional y provincial”. Y recordó a la activista como “una luchadora incansable de los derechos humanos de las personas travestis trans; sabía que sin trabajo las travestis no serán libres”.

“La justicia es misógina, patriarcal y transfóbica”, criticó Martín Jáuregui Lorda, secretario de Comunicación de Suteba La Plata y militante de Docentes por la Diversidad. Sin embargo opinó que el juicio por el travesticidio de Diana Sacayán, “es un hecho muy importante” porque “ella era una defensora de los derechos humanos y de las personas trans, travestis de nuestro país y el mundo”. Agregó: “el odio mata y tiene prácticas pensadas”.

Por su parte, la comunista Bárbara Palumbo, secretaria de Género de la CTA de Río Negro, expresó que Sacayán “siempre estuvo a la cabeza de todas las luchas de las travas y de las mujeres”. “ Muchas compañeras travestis han sido asesinadas por su condición de género, sólo porque han roto con el modelo impuesto de la masculinidad hegemónica”, repuso.

EL ESCENARIO TRAS EL VOTO14.6.2018

Análisis de la esperanza

Solana López consideró las perspectivas abiertas tras la media sanción de la ley que habilita el aborto legal, seguro y gratuito.

La provincia de Córdoba se debate entre la profunda recesión de su economía, otrora uno de los polos de diversificación industrial más poderosos de Nuestra América y una triste realidad política: pese a ser la rebelde tierra del Cordobazo y la Reforma Universitaria, sendos ejemplos mundiales de insurrección popular, es gobernada por la derecha ininterrumpidamente desde 1974.

Las profundas contradicciones que el debate por el aborto legal, seguro y gratuito en nuestro país mostró que atraviesan a las diversas fuerzas políticas argentinas, sin embargo no sirvió para que el panorama para la política cordobesa cambiara sustancialmente.

Esto se colige al saber que, de 18 diputados cordobeses en el parlamento nacional, sólo 5 expresaran la voluntad mayoritaria que se vio en las calles a favor del aborto médicamente asistido, que a lo largo de una jornada maratónica obtuvo media sanción.

Sin embargo, la provincia mediterránea no está alejada de la profunda marea verde que, desde el movimiento de mujeres, sacude al país y brinda esperanzas para la construcción anticapitalista, antipatriarcal y hondamente humanista. Por eso, Solana López, secretaria del PC de Córdoba y responsable nacional de la comisión de Género del partido, desde allí aventuró que lo alcanzado hoy “es un triunfo del movimiento de mujeres y, en particular, del movimiento feminista de la Argentina”.

“En este momento histórico está siendo una vanguardia de un proceso de ofensiva política en la Argentina y en el mundo”, dijo en referencia al feminismo, del que repuso: “es parte de un proceso a nivel internacional que en Argentina asume el papel de ofensiva y logra revertir posicionamientos que históricamente han sido retrógrados reaccionarios y liados a visiones y miradas ideológicas desde los dogmas religiosos, desde el conservadurismo”.

Nada nació de un repollo

La referente comunista y feminista cordobesa, expresó con respecto al feminismo que “en este escenario político logramos que se transforme en un movimiento de masas, en un emergente”. “Eso ha revertido el posicionamiento de buena parte de los diputados y diputadas nacionales permitiéndonos la media sanción”, señaló.

Con respecto al resultado de la votación en el Congreso tras los debates, López consideró: “está a las claras que es resultado de la lucha política que llevamos adelante las mujeres, en particular las feministas”. Agregó: “es un acumulado histórico que se nutre de un montón de otras experiencias que se han dado a lo largo de la historia de la humanidad”.

En ese sentido, sostuvo que lo logrado “tiene que ver con la lucha de clases como también con la lucha de derechos humanos y la anticolonialista”. “El feminismo se nutre de todas esas luchas”, puntualizó y añadió: “viene gestando y desarrollando como movimiento feminista una resistencia y una transformación de muchos años”. “Ha logrado dar saltos cualitativos poniéndolo en un instante revolucionario”, expresó después.

Sobre las contradicciones dentro de las fuerzas políticas que integran el Congreso Nacional, dijo: “en la sociedad existe una única matriz opresora que tiene dos formas de expresarse, la de clase y la de género”. “Fuerzas políticas que pueden llegar a tener acuerdos en cuanto al brazo opresor en términos de clase, tienen contradicciones en cuanto al brazo opresor en términos de género”, explicó.

Sostuvo que “vamos a ver estas contradicciones en fuerzas políticas y en frentes que, además, expresan un policlasismo” y que “por eso es importante entender que estas contradicciones se profundizan y esa contradicción se expresa como producto de la lucha callejera”.

En ese camino, manifestó finalmente: “si no hubiésemos desarrollado el nivel de lucha en la calle y el nivel de masividad que tomó la reivindicación, esas tensiones no se hubiesen expresado de esta manera”.

 

PALABRAS LAMENTABLES14.6.2018

Zoología y feminismo en el Congreso

Una diputada que votó en contra del proyecto de aborto legal, seguro y gratuito llegó a comparar a las mujeres con perras y a sugerir que tengan a sus hijos no deseados y después los regalen.

Las intervenciones en la cámara baja del Congreso Nacional para arribar a la media sanción de la Ley que de ser aprobada por el Senado legalizaría el aborto, brindaron discursos que, además de demostrar las profundas contradicciones que se de dan en el seno de una misma fuerza política, permitieron dilucidar cuánto queda en diputados y diputadas de Argentina de machismo, arcaísmo e intolerancia patriarcal.

Algunas palabras de los congresales, también, anotaron un poroto ya a lo perverso, ya a lo cínico o hipócrita (un diputado de Cambiemos, Mario Arce, votó en contra del proyecto aunque una ex pareja lo denunció públicamente por obligarla a abortar) o ya a lo ridículo y vejatorio. Es el caso de lo que profiriera Estela Regidor.

Esta diputada macrista por Corrientes llegó a comparar a las mujeres con perras al articular: “¿qué pasa cuando una perrita queda embarazada? No la llevamos al veterinario a que aborte”. De esta manera y tras definirse como “protectora” de los animales justificó su voto en contra del proyecto de aborto legal que, se sabe, evitará cientos de muertes de mujeres por abortos clandestinos.

Así, entre perritas si y mujeres soberanas de su cuerpo no, la congresista, con tierna cara de cachorro mojado, siguió profiriendo: “si fuéramos un poquito más animales, no mataríamos a nuestras crías, las criaríamos como fuera” y explicó que cuando una perra queda preñada “enseguida salimos a buscar a quién regalarle los perritos”. O sea que, sin presentarlo formalmente como un proyecto, sugirió que las mujeres embarazadas sin desearlo gesten su cría y después la regalen a, digamos, la vecina.

Esta clase de manifestaciones expresó lo encontrado del asunto entre los seis congresales correntinos, que ni siquiera pudieron votar unánimemente por bloques y que terminaron 3 a 3 la difícil disputa. El justicialismo, opositor al macrismo en la provincia, tuvo votos en contra del proyecto, en tanto una diputada del mismo sello político de Regidor votó a favor y sufrió notables repudios de sus correligionarios en la provincia.

Machismo con cara de mujer

Sonia López, presidenta del PC de la provincia de Corrientes, tras recordar que Regidor “subió allí a dedo y no por trayectoria” enfatizó que “es el modelo de mujer patriarcal y machista”. “Tiene la concepción de la mujer como un ser inferior al hombre”, agregó.

“Si las mujeres nos emparentamos con una perra en celo tenemos las mismas facultades maternales que una perra”, consideró con ironía y repuso que “si los niños nacidos de una mujer pueden compararse con cachorros que se regalan, estamos ante la cultura de la mujer como vientre reproductor de los modelos y continuidad de la riqueza del patrón”.

“Esta señora diputada es una esclava política del modelo conservador oscurantista y medieval que imponen en la provincia”, fustigó después y denunció: “las clases dominantes correntinas han pactado con los poderosos del puerto la pobreza que tenemos”. Analizó que “si vos creés que podés dejar crecer en un vientre ajeno una vida para después regalarla eso quiere decir que la mujer es sólo un vientre y que ese vientre no es de la mujer”. Y sostuvo que para Regidor “tiene más entidad la vida por nacer que la vida que existe”.

“Más allá de que hay leyes que le obligan a darle alimento, no hay ley que obligue al hombre a amar a su hijo”, reflexionó para inmediatamente manifestar que, en cambio, “si seguís con un embarazo no deseado y tenés ese hijo y lo das en adopción, sos una hija de puta que dejaste a tu hijo y ese es el punto que hay que superar”.

Por otro lado, Sonia López valoró el debate porque, a su juicio, “quedó clara la superioridad humanística, filosófica, científica, política, sociológica y, sobre todo, desde el punto de vista de la empatía en los legisladores y legisladoras que apoyan el proyecto de la campaña”. “Me gustaría saber cuántas vidas salvaron esos que hablan de las dos vidas”, añadió y adujo: “cuando se les acaba el argumento empiezan con razones sórdidas, bizarras, barrocas” y “te aparecen con bebés descuartizados o con que la mujer es una perra”.

Mientras en el Congreso Nacional se cerraba el debate tras una sesión maratónica de casi 24 horas, el presidente Macri visitaba Corrientes para decir, como si Regidor no representara a su fuerza política: “hemos podido dirimir nuestras diferencias con respeto”.

Al respecto, López consideró que el presidente se subió a un caballo que no es el suyo “desde el primer momento en que habilitó el debate al aborto”. Por eso sostuvo que “Macri no es un idiota”. Puntualizó: “vio cómo creció el movimiento de mujeres”. En ese sentido, sentenció: “la derecha argentina no subestima a las mujeres”.

El proyecto de ley irá al Senado14.6.2018

Mujeres que hacen historia

Después de una larga jornada, el aborto legal, seguro y gratuito logró media sanción en la Cámara de Diputados con 129 votos a favor. “Hicimos un gran trabajo coronado por este momento histórico”, celebró la integrante de la Corriente Lohana Berkins, Ivana Brighenti.

"Luego de una sesión de más de 24 horas, que culminó esta mañana, la Cámara de Diputados dio media sanción con 129 votos a favor y 123 en contra al proyecto de ley que busca despenalizar el aborto legal, seguro y gratuito.

La votación se terminó de definir cerca de las diez de la mañana cuando el interbloque del PJ pampeano, que estaba indeciso durante todo el miércoles, comunicó que se pronunciaba a favor de la despenalización. Ahora pasará por las diferentes comisiones de la Cámara Revisora del Senado que estaría en condiciones de debatir la iniciativa en julio.

Tal como ocurrió durante toda la campaña que devino en el tratamiento legislativo del proyecto que unificó diferentes miradas por medio de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, Seguro y Gratuito, ayer una multitud acompañó la votación.

El movimiento de mujeres tiñó de verde el área norte lindera al Congreso donde se estableció una vigilia en la que no estuvieron ausentes el Partido Comunista y la Fede que sumó el rojo de sus banderas y pancartas.

Pero también logró un hecho histórico en materia de salud pública, que avanza sobre una lucha que el feminismo viene desarrollando desde hace varias décadas y que tomó un reverdecido impulso después de 1983, año desde el que la Campaña Nacional registra más de seis mil muertes maternas derivadas de la práctica clandestina de interrupción del embarazo.

El torbellino a favor de la despenalización, que tuvo su principal concentración en Avenida Callao, fue de carácter masivo en todo el país y sin dudas incidió en la decisión de algunos diputados indecisos al momento de emitir su voto. “Había hecho encuestas en La Rioja y me indicaban que más del cincuenta por ciento estaba a favor”, señaló el ex gobernador de esa provincia, Luis Beder Herrera, que pasó de la indecisión al voto positivo.

Movilización

Ivana Brighenti, es integrante de la Corriente Lohana Berkins, y resalta el rol que las comunistas tienen en el movimiento de mujeres.

“Llegamos hasta acá tras un largo proceso horizontal donde el 99 por ciento del movimiento de mujeres estaba por la ley de aborto legal, seguro y gratuito”, remarcó a lo que agregó que “es una reivindicación que venimos peleando desde la vuelta de la democracia, en búsqueda de autonomía para que las mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos”.

En la misma línea, la militante del PC, expresó que “los sectores que están en contra no ven esta medida como una cuestión de salud pública” porque, recalcó, “ellos realmente no quieren que la mujer pueda decidir”.

Además, Brighenti hizo hincapié en la mirada clasista de la despenalización: “peleamos por el aborto legal porque entendemos que son las pobres las que están obligadas a someterse a una interrupción clandestina del embarazo”. Asimismo, fue contundente cuando aseveró que “esta perspectiva de clase, que estuvo presente en el proceso que llevó a la sanción favorable de hoy, también tiene que estar para los debates venideros como el de la abolición de la prostitución”.

Y, en este sentido, insistió en que “el sector que busca la reglamentación de la prostitución, habla de romanticismo y libertad de decidir” pero, hizo hincapié, “las comunistas no debemos dejar de denunciar que es una explotación y que son las pobres las que no tienen más alternativa que prostituirse para alimentarse”.

También resaltó el rol activo que las comunistas tuvieron en todo el proceso que llevó a la sesión que culminó esta mañana. “Fue muy importante nuestro trabajo dentro de la Corriente Lohana Berkins, donde dimos mucho debate y mucha militancia y ayer, desde muy temprano, nos estuvimos organizando para poder estar en la Plaza más de 26 horas”.

Tras lo que celebró “el clima festivo que hubo en la Plaza que culminó con este triunfo para el que, desde el PC y la Corriente, hicimos un gran trabajo que se ve coronado por este momento histórico que nos debíamos hace muchos años”.

Y, finalmente, Ivana Brighenti remarcó que, “seguramente, el Gobierno Cambiemos tiró la idea de que se pueda discutir en el Congreso para tapar otros temas”, pero aclaró que “la cosa no le salió bien, porque no creo que ellos pensaran que íbamos a lograr este nivel de debate, que se profundizó y consiguió un fuerte manejo de las calles”.

 

Mañana se debate en diputados12.6.2018

Vamos los pibes

Varios colegios secundarios fueron tomados hoy por los alumnos que se proclaman a favor de la despenalización del aborto. “Tenemos derecho a recibir información y a tener una Ley”, coinciden estudiantes de diferentes establecimientos.

"Es un símbolo del pasado que se resiste a irse", dijo el ministro de Educación Alejandro Finochiaro, al referirse a la toma de catorce establecimientos educativos secundarios, que miles de estudiantes protagonizan en el contexto de la vigilia que se está desarrollando para impulsar la sanción favorable del proyecto de ley que regula la interrupción legal de embarazo.

Pero contra lo que asevera el ministro, la demanda de los alumnos tiene mucho que ver con el presente y también con el futuro. “Hay una historia del movimiento feminista y de la campaña que esta hace trece años”, dijo Lucia Itzcovich, coordinadora de Cuerpo de Delegados del turno mañana, de la Enem 12 Julio Cortazar y militante de la FJC.

Tras lo que hizo hincapié en que “es increíble como las nuevas generaciones se proclaman, cada vez más, a favor de esta iniciativa, algo ves en el colegio donde este año entraron a primero pibes con el pañuelo verde”.

Como se recordará, al cierre de esta edición comenzaba la vigilia que rodea el Congreso donde, mañana miércoles, se espera la votación que va a definir si la iniciativa que tiende a regular la interrupción del embarazo pasa tal cual está al Senado.

Pero esto es sólo una parte del problema. Mientras en 2015 la inversión destinada a la Ley de Educación Sexual Integral fue de 55.755.738 pesos, hoy sólo alcanza a 27.662.623.

Otro dato que alarma es el que señala, que mientras en 2015 se capacitaron, 16.914 docentes online en esta temática, dos años más tarde apenas alcanzaban a 4.450.

“El tema de la educación sexual integral es algo que reivindicamos hace años dentro del movimiento estudiantil secundario”, recalcó la secretaria general de Centro de Estudiantes del Colegio Julio Cortázar, Juanita Pedraza.

Y fue clara cuando resaltó que, los jóvenes y adolescentes, “somos el sector más vulnerado ya que no estamos recibiendo ningún tipo de información sobre cómo cuidarnos ni cómo manejar nuestra salud sexual”, por lo que “somos las pibas dentro de los colegios las que estamos llevando a cabo estas tareas de capacitación para ser promotores en salud y poder brindarla dentro de nuestros colegios”.

Pero la cosa puede ser aún peor. Si prospera el acuerdo que el Gobierno Cambiemos pretende sellar con el FMI, tal como lo señaló ese organismo en su informe 2017, las partidas correspondientes a Salud y Educación estarán entre las principales áreas que van a sufrir considerables recortes.

Entonces, más allá de militar y saludar la posible sanción favorable del proyecto, es prudente no olvidar la necesaria mirada que, desde una perspectiva de clase y género, debe tenerse sobre esta cuestión.

Luche que se escuche

Al respecto, Lucia Itzcovich remarcó la importancia que tiene la lucha estudiantil, particularmente en este caso la que desarrollan los colegios secundarios, para lograr concientizar sobre la necesidad que tiene la sanción favorable del proyecto.

Y fue contundente cuando destacó que “dentro del movimiento de jóvenes, se viene avanzado mucho en lo que se refiere a la política de género”.

Además analizó las reformas educativas que intenta implementar el gobierno nacional. “La Secundaria del Futuro y lo que es la reforma Unicaba, no vienen de la nada”, recalcó e hizo hincapié en que “por eso debemos dar la lucha en conjunto con los terciarios y otros sectores para frenar este nuevo intento que ataca a la Educación Pública”.

Por otro lado, a la hora de analizar el papel que tienen los jóvenes en el debate abierto en torno a la problemática de género y el aborto, Juanita Pedraza, celebró que “el movimiento estudiantil logró llevar adelante la discusión y la clarificó”.

Y reflexionó: “pusimos sobre la mesa que abortamos, que esto sucede, y que va a seguir sucediendo”, tras lo que “no somos una generación que planteamos tabúes, sino que venimos a la plantear realidades y lo hacemos en un marco derecho que entiende y clarifica que las mujeres debemos decidir sobre nuestro cuerpo” por eso, reclamó, “como jóvenes tenemos el derecho a recibir información”.

DE CARA A UNA VOTACIÓN HISTÓRICA12.6.2018

La importancia del aborto legal

El miércoles los diputados nacionales pueden dar un primer paso para que las mujeres sean un poco más libres en la Argentina. Pero no todo está dicho y las comunistas estarán allí para profundizar y luchar, sin olvidar que el enemigo es el capitalismo y que el patriarcado sigue firme.

A horas de que empiece la crucial votación en la cámara baja del Congreso Nacional por despenalizar el aborto en la Argentina, el país vive terribles situaciones:

1) El ajuste gubernamental del gobierno sobre los que menos tienen está atizado por el retorno del FMI, que augura un paquete más drástico todavía de medidas antipopulares.

2) Marines de EE.UU. se muestran impunemente custodiando nadie sabe qué en las inmediaciones de Plaza de Mayo mientras se cierran pactos entre el Estado argentino y el estadounidense para consolidar la presencia imperial dentro de nuestras fronteras.

3) El gobierno británico abiertamente diseña y construye los más avanzados dispositivos misilísticos para instalarlos en nuestras Malvinas. En tanto, los malvinenses tuitean mensajes en los que el actual gobierno argentino es visto poco menos que como un amigo por esos monarquistas ocupando territorio argentino para beneficio de la corona.

4) Prosperan debates congresales para convertir en parques nacionales algunos de nuestros más valiosos recursos. Detrás de esas intenciones, aparentemente probas, no dejan de vislumbrarse los colmillos imperialistas camuflados en “oenegés” amantes del medio ambiente cuando no de los seres humanos que los habitan.

5) Estudios del espectro docente comprueban que a las escuelas argentinas, en un país que produce alimentos para más de 450 millones de personas, acuden nuevamente niños con desnutrición y parásitos.

Presentada esta somera lista, que sólo puede expresar algunos puntos demasiado evidentes de esta hora histórica de la patria argentina, conviene especificar las razones comunistas para seguir planteando en el Congreso y en las calles la lucha antipatriarcal, sobre todo en estos días en que, a la luz de todo lo mucho que pasa, surgen voces que cuestionan el rol jugado por el movimiento de mujeres.

De aquí al miércoles, cuando se vote en el Congreso, en tanto no cesará el “poroteo”, porque aunque el off the record augure que el proyecto de legalización del aborto médicamente asistido supere los debates y dé su primer paso para convertirse en ley, ya hay diputados leyendo encuestas y cambiando su voto público.

En esa jornada, que comenzará a las 11 de la mañana, las comunistas estarán en la plaza dando su grito a favor de la despenalización y la legalización. Pero, imbuidas de una mirada de clase muy precisa y distinguida dentro del movimiento de mujeres, estarán diciendo mucho más, todavía, que el revolucionario eco del “vivas nos queremos”.

La vuelta roja

La comunista Bárbara Palumbo, secretaria de Género de la CTA Río Negro, tras observar que “lo que se trata en la cámara de diputados, que sería el primer paso, es absolutamente transversal a los partidos” ya que “no es que los partidos políticos tienen unanimidad respecto de sus posturas”, remarcó tajantemente que lo debatido es fruto de “una lucha que lleva en Argentina 13 años”.

Recordó que la lucha del pañuelo verde “empezó siendo pensada por la despenalización” aunque ahora “luchamos por la despenalización y legalización” del aborto médicamente asistido. Y señaló que en consecuencia “la campaña lleva más de diez años y consideramos una victoria del movimiento de mujeres que se esté tratando en la Cámara este proyecto”.

“Es una victoria del movimiento de mujeres lograr este nivel de debate al respecto del tema”, recalcó, dicho lo cual, puntualizó: “en principio se dijo que el gobierno de Macri habilitó la discusión y había sectores que lo legitimaban diciendo que la iniciativa venía del gobierno nacional, pero la verdad es que el gobierno de Macri se maneja mucho por cuestiones de marketing y ha leído que hubo movilizaciones masivas de mujeres que son cada vez más masivas”.

En ese sentido, aclaró que “hay unos pronunciamientos fuertemente antineoliberales en expresiones colectivas del movimiento de mujeres, como el rechazo al endeudamiento y al acuerdo con el FMI”. Repuso: “el movimiento de mujeres en su mayoría está en contra de este gobierno y lucha no solamente por los derechos de las mujeres sino también contra este contexto neoliberal de ajuste”.

“En nuestros documentos y discursos, además de la exigencia de una ley como esta, aparece el rechazo al endeudamiento, el ajuste y las reformas”, resaltó. Y adujo que si bien “las cuestiones específicas son importantes”, la eventual aprobación del aborto legal, seguro y gratuito sería “un paso más en el movimiento de mujeres”.

Palumbo también valoró el nivel organizativo del movimiento y lo usó de ejemplo recordando que en él “se logra amplitud y diversidad previa para la organización”. “Emociona mucho ver que en todos los puntos del país estamos coordinadas”, añadió y consideró: “el movimiento de mujeres está dando demostraciones fuertes de que hace planteos políticos respecto de los derechos de las mujeres y su lucha histórica contra el patriarcado pero también contra el capitalismo”.

“Está todo en disputa”, apuntó y recordó que la vitalidad actual del movimiento argentino de mujeres “tiene que ver con sacudir lo instituido”. “Eso toca fibras genera resistencias”, le sumó y advirtió que las comunistas buscan “concientizar de lo dañino que es el sistema capitalista, el sistema patriarcal” para “generar cada vez más consenso y niveles de unidad y amplitud y, como decimos siempre nosotras, de profundidad”.

 

CRIMEN DE NATALIA MELMANN8.6.2018

El cuarto femicida

Incriminado por su ADN en el cuerpo de la víctima, llegó a juicio a 17 años del femicidio. La madre de la chica aseveró que la Justicia sigue sin investigar sobre el quinto criminal, cuyo ADN también se ha identificado.

A comienzos de febrero del 2001, cuando Miramar vivía el pleno de su temporada estival, un grupo de policías bonaerenses secuestró a Natalia Melmann, la torturó, violó y asesinó. Los uniformados mantuvieron oculto el cadáver durante cuatro días y después lo arrojaron al Vivero Dunícola, un bosque lindero a la ciudad balnearia, para que la descomposición del cadáver borrara las pruebas de su participación en los hechos.

Hallado el cuerpo, tres de los policías fueron detenidos y juzgados por el crimen, no sin antes pasar los familiares de la joven miramarense notables tribulaciones en pos de la justicia. En consecuencia, los femicidas fueron condenados a reclusión perpetua lo que, aunque significó un mínimo de 25 años de cárcel para cada uno, no impidió que a menos de 15 años de haberse efectuado la sentencia salgan a la calle con el beneficio de salidas transitorias.

Así, mientras la injusticia asesina camina por las calles de la pequeña ciudad, otro de los acusados llegó al juicio. Se trata de Ricardo Panadero quien, pese a haberse hallado ya en el proceso original su ADN en el cuerpo ultrajado de Natalia Melmann, esperó en la calle durante 17 años para enfrentar a los jueces.

En tanto, un quinto asesino sigue sin ser buscado por la Justicia ni investigado. La existencia de este se colige de la presencia de su ADN, también, en el cuerpo de Melmann. Su madre, Laura Calampuca, lo ilustró así: “las pruebas más científicas y justas sobre el cuerpo de mi hija determinaron que había ADN de cinco personas”. Agregó: “no se encontró más por la descomposición”.

Su testimonio, como el del padre de la niña (tenía 15 años cuando la mataron), ya se brindaron en el marco de este nuevo proceso, llevado por el Tribunal Oral 4 de Mar del Plata y sobre el que no se aplica el agravante de femicidio, figura legal que no existía al momento de concretarse el crimen. Debido a esto, Panadero es juzgado por privación ilegal de la libertad, violación y homicidio.

Luchar como una madre

Laura Calampuca, madre de Natalia Melmann, es afiliada al PC, partido que en todo momento acompañó sus luchas. Recordó que su hija asistía a reuniones partidarias desde temprana edad.

Luego enfatizó que el rol de Ricardo Panadero en el crimen es “el mismo que el de los demás: el secuestro, la tortura, el abuso sexual y el asesinato”. “La tiraron en el vivero dunícola para que el asesinato recaiga en un único civil”, señaló y remarcó que “de este otro hombre que está siendo ahora juzgado hay un bello pubiano”, tal como demostraron los estudios de ADN.

“Del quinto existe el ADN pero no sabemos de quién es porque la justicia no se abocó a buscarlo”, expresó y resaltó que “a las pruebas las aportó casi todas mi hija” y que “hay una sola testigo que vio cuando subían a mi hija al móvil policial, cuando la arrastraban”. “Primero la golpearon para reducirla y después la metieron en un móvil”, recordó.

Calampuca adujo que todavía se pregunta a sí misma por qué Panadero no llegó antes a juicio así “como por qué tampoco están buscando al quinto asesino”. “En un momento nos dijeron que nos teníamos que conformar con lo que hay”, dijo y observó: “no olvidemos que estamos hablando de la corporación policial bonaerense”.

Con respecto a Miramar, sostuvo que “esto es un pueblo feudal donde estos tipos manejaban la calle y la caja”. Y le sumó: “cuando fuimos a declarar la desaparición de mi hija nosotros no sabíamos, pero ellos sí, lo que había pasado”. No es raro esto: estaban hablando con los asesinos de la niña que todavía buscaban. Se quejó que en su momento al caso “lo catalogaron como fuga de hogar” y de que entonces “venían a mi casa a buscar a mis otros hijos para salir a buscar a Natalia”.

Sobre las salidas transitorias de los condenados, manifestó: “no tienen ni pulsera, ni tobillera, los familiares los llevan y los traen”. “Andan por las calles cuando tendrían que estar en su casa o en la casa que eligieron, que encima está a dos cuadras de la mía”, repuso y consideró esto como “una improcedencia por parte del juez”.

“Espero que se haga Justicia aunque la Justicia no aplaque el dolor ni me devuelva a mi hija”, dijo. “Mi mayor deseo es que el pueblo de Miramar, que nunca salió a pedir ni un pedazo de pan por terror, tome conciencia y luche”, expresó y añadió: “Naty sembró la semillita y hoy se puede ver cantidad de mujeres que han salido a la calle”.

“No hay que tener miedo porque el miedo paraliza”, sentenció y sostuvo: “esto debe dejar de ser un pueblo feudal para que podamos vivir libres”.

Una ciudad vestida de verde (y rojo)5.6.2018

Ni una Menos y algo más

La movilización llevada a cabo ayer hacia el Congreso Nacional fue multitudinaria y dejó consignas claras. El Partido Comunista dijo presente.

“Sin aborto legal no hay Ni Una Menos”, fue una de las consignas que más fuerte se hicieron sentir ayer durante la multitudinaria movilización que se llevó a cabo hacia el Congreso de la Nación conmemorando el tercer aniversario de la primera marcha Ni Una Menos.

En la oportunidad, el verde de los pañuelos rodeó el Palacio legislativo en una movilización en la que participaron representantes de colectivos feministas, partidos políticos -entre ellos el PC-, organizaciones sociales y sindicales, entre ellas las CTA y gremios enrolados en la CGT, así como colectivos feministas.

Presente en la movilización, la responsable de la Cátedra de Género y Clase Alcira De la Peña del Cefma, Ivana Brighenti, hizo hincapié en las “consignas claras” con las que el Partido Comunista se movilizó como derecho al aborto, cese de la feminización de la pobreza, fin de los travesticidios, justicia para Diana Sacayán y el rechazo al acuerdo entre el Gobierno Cambiemos y el FMI.

“Esas razones juntas significan Ni una menos, incluso la libertad de Milagro Sala y las compañeras de La Tupac” recalcó y reflexionó que “no puede haber Ni una Menos, si no hay justicia por el travesticidio de Diana Sacayán, si el FMI se inserta otra vez en nuestro país y seguimos sus lineamientos”.

Pero tampoco “si no se aprueba la ley sobre el aborto que motiva esta campaña que se está haciendo”, en cuyo contexto, tiene lugar en el Congreso “una discusión histórica”.

Tras lo que definió: “no hay Ni una Menos, si no hay una defensa acérrima de las travestis que están siendo prostituidas junto con otras mujeres”, algo que sumado a las anteriores “significan Ni una Menos para nosotros, para nuestro Partido”.

Presencia juvenil

A la hora de calificar la contundencia de la movilización de ayer, Ivana Brighenti fue clara. “Es una marcha bastante importante” y resaltó la gran presencia de jóvenes, tras lo que añadió que fue “una marcha de mujeres, de travestis, de varones que también nos acompañan porque es lo que corresponde”.

Asimismo, definió el papel de la lucha del movimiento de mujeres en contra las política del Gobierno Cambiemos. “Es parte sustancial de la lucha en contra del gobierno y del macrismo” indicó y recalcó que “el movimiento de mujeres es muy difícil y heterogéneo, pero está en la calle permanentemente y ha salido a apoyar las otras marchas que hemos realizado en contra de los tarifazos y el FMI”.

Por eso, insistió, “es un rol importante de las mujeres, de las travestis, de las jóvenes que cada vez mas están tomando las calles para la defensa de sus derechos y los del conjunto”.

 

SORORIDAD EN LAS CALLES4.6.2018

Ellas marchan por ellas

Al cierre de esta edición el colectivo de mujeres se manifestaba multitudinariamente en las calles en el marco de la cuarta marcha #Niunamenos. Las comunistas exigen el aborto médico, el cese de femicidios y travesticidios, el fin de la feminización de la pobreza y el retiro del FMI.

El grito que lanzaran las mujeres argentinas el 3 de junio del 2015 tuvo eco en todo el mundo. Desde aquella fenomenal convocatoria en contra de los femicidios, efectuada tras la consigna #Niunamenos y surgida tras varios terribles y resonados hechos de violencia patriarcal, las marchas de mujeres bajo la misma consigna se reprodujeron de país en país y conformaron una ola magnífica, imparable.

De esta suerte, hoy podemos decir que la marcha por el #Niunamenos ya no es un fenómeno argentino sino uno que recorre toda Nuestra América y Europa para exigir el fin de la fiebre femicida, discriminatoria y violenta contra la mayoría de la humanidad: las mujeres. Por eso el día de ayer, se realizó la cuarta gran muestra de unidad femenina en pos de un grito que exige Justicia.

Tuvo réplicas en muchas partes del mundo, desde España hasta Italia y México, pasando por Chile, Brasil o Uruguay. En nuestro país, cediéndose a Buenos Aires el privilegio de realizar su movilización masiva hoy lunes, las calles de las principales ciudades se tiñeron de violeta, el color que las une, y de verde, que manifiesta un reclamo colectivo cada vez más fuerte: aborto legal, seguro y gratuito.

Cada 18 horas una mujer es asesinada en Argentina por su condición de mujer, cifra que por sí sola habla a las claras de la urgencia que reviste tomar medidas al respecto y que explica, aunque sólo en parte, la marcha que al cierre de esta edición se hacía multitudinaria en la capital. A este reclamo urgente, las comunistas agregaron otros no menos urgentes: el fin de los travesticidios, el reclamo por que se detenga la feminización de la pobreza, la exigencia de justicia para Diana Sacayán y el retiro del FMI en nuestro país.

Mendoza, Rosario y La Plata ayer protagonizaron las convocatorias más fuertes. Hoy, las calles de Buenos Aires replican esos gritos realizados en otras grandes ciudades argentinas. Son las manifestaciones que, rebelándose contra muchas injusticias, impulsan a los “machos” a replantearse sus privilegios, dan combate al patriarcado con envidiable valentía y ponen al colectivo de mujeres al frente de las luchas contra el capitalismo neoliberal.

Motivos rojos

Las comunistas acudían a la manifestación porteña bajo el mismo convocante unánime: #Niunamenos. Pero agregaron otros, fruto de nutridos y renovados debates, como la exigencia del cese de la violencia contra mujeres, travestis y trans, el fin de la feminización de la pobreza y la partida del FMI de nuestro país. Ello sumado, claro, el reclamo por el aborto médico.

Romina Pereira, activista lesbiana, responsable de diversidad del PC y secretaria de Género de la CTA La Matanza, tras aclarar que “el debate del aborto es histórico” y explicitar que en esa instancia congresal “hubo ausencias y está claro que el debate no representa al movimiento popular de mujeres argentino y mucho menos al movimiento feminista”, manifestó: “vamos a encontrarnos con una marea verde”.

Dijo que las mujeres están expresando “este es nuestro cuerpo, nuestro territorio” y consideró que el movimiento de mujeres en la Argentina “se va parando en política de una manera que tiene que ver con enfrentarse al macrismo”.

Asimismo, puntualizó que estas luchas salen al cruce del “planteo que hubo en el movimiento popular de que Macri impulsaba el debate del aborto en relación a una ofensiva anti Papa Francisco”. En ese sentido, adujo: “eso es tirar por la borda años de lucha del movimiento de mujeres en la Argentina”.

Explicó que mientras “algunos planteaban que era como una cortina de humo discutir aborto en lugar de discutir otras cuestiones, la realidad es que se pudo discutir el aborto y desarrollar dos marchas federales y una cantidad de movilizaciones en contra del macrismo”. Agregó: “la cortina de humo sólo produjo un poco de tos a los ministerios del Estado macrista”.

“Es mentira que moral y culturalmente no se podía hablar de aborto”, señaló Pereira para remarcar que lo que hoy “sostienen los números es que sin dudas el pañuelito verde le ganó al muñequito del feto-ingeniero”. “La realidad es que les venimos ganando”, resaltó para luego advertir que “el pañuelito no le lava la cara absolutamente a nadie”.

Posteriormente, valoró el rol de las comunistas “en todas las movilizaciones que hubo ayer en muchas provincias”. Repuso: “más allá de las presiones logísticas de los aparatos del trotskismo, que discuten aborto de manera mecánica, las comunistas vienen jugando un rol profundo, dialéctico, de horizonte y están construyendo las relaciones internacionales que tienen que ver con que la movida va a ser en distintos países del continente”. “Hemos logrado que esta lucha verde se vaya traduciendo en una marea importante en términos regionales”, añadió.

Con respecto a los ítems de la marcha, Pereira destacó que el reclamo de “fuera el FMI” tiene que ver con que “esta es una movilización que responde a la ofensiva patriarcal que está encarnada hoy por la derecha más ortodoxa”. Le sumó que “el mundo de la femineidad es oprimido por el patriarcado y por el capitalismo”.

Explicó el pedido por el cese de la feminización de la pobreza diciendo que “en un país en el que está habiendo despidos masivos, las primeras despedidas son las mujeres porque son las que, supuestamente, generan más gastos a la patronal”. En ese marco, sostuvo: “la plusvalía de la patronal no está en riesgo en la Argentina”.

Con respecto a los travesticidios y femicidios, manifestó que “el asunto en Argentina crece en términos de números” mientras “el poder judicial está más preocupado por Nisman que por las cientos de mujeres asesinadas el año pasado”. “El poder judicial es el núcleo fundamental de los poderes fascistas”, repuso y agregó: “eso contagia profundas concepciones patriarcales”.

“El número de personas travestis asesinadas en el país crece”, advirtió y remarcó que “el grado de violencia creció en Argentina comparativamente con Brasil, que es el país en el continente con más crímenes de odio en los últimos 15 años”. “Hay una ofensiva patriarcal”, recalcó y observó: “no puede haber ofensiva neoliberal y fascista sin ofensiva del patriarcado”.