Caso Melmann

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se anuló la absolución del ex policía Ricardo Panadero en la causa que investiga el secuestro, violación y asesinato de Natalia Melmann en 2001 en Miramar.

El poder judicial anuló la absolución del ex policía Ricardo Panadero por el crimen de Natalia Melmann cometido en 2001 en Miramar. El fallo de Casación señala que la decisión del Tribunal en lo Criminal N°4 de Mar del Plata fue “arbitraria” y tuvo “una valoración sesgada del material probatorio”. Así los jueces Ricardo Maidana y Fernando Luis María Mancini anularon el veredicto y reenviaron el expediente para que se haga un nuevo juicio.

Panadero había sido absuelto en junio de 2018, en un proceso que juzgaba exclusivamente su responsabilidad en el crimen contra Melmann. En el primer juicio, en el que estuvo acusado junto a los policías Ricardo Suárez, Oscar Echenique y Ricardo Anselmini, obtuvo el sobreseimiento a poco de comenzar el proceso que terminó con perpetua de los antes mencionados.

“Panadero tuvo que haber sido juzgado en 2002 con Echenique, Fernández, Suárez y Anselmini. Nos decían que más de dos no podían juzgar”, remarcó Laura Calampuca, la madre de Natalia Melmann.

En esa línea expresó que “la absolución se la dieron en 2018 con un juez que lo defendía más que su abogado. Nosotros apelamos y después de un año la respuesta del tribunal de casación es la apertura a un nuevo juicio. Sin embargo Panadero volvió a apelar, por lo cual vamos a tener que esperar otro año. Nosotros seguiremos adelante hasta que se haga un nuevo juicio y tengamos una condena firme”.

En cuanto a los motivos de los jueces, Calampuca detalló que “son ejemplares las razones por las cuales ellos anulan el veredicto. Ahora ponen el tema del femicidio,  hay que recordar que esto pasó en 2011, el juicio fue en 2002 y no existía el femicidio”.

En ese sentido la madre de Natalia hizo énfasis en lo adverso que fue encarar este proceso tras el crimen de su hija. “La policía es una corporación muy difícil, sobre todo en un pueblo tan chiquito como Miramar. Cada testigo al otro día tenía una amenaza de muerte”, enfatizó a lo que añadió: “el pueblo vino y nos dijo que era la policía la que mataba mujeres, no los locos de la ruta”.

Calampuca mencionó el aporte del PC: “pertenezco al partido desde que tengo uso de razón. Mi abuela me llevaba a Plaza de Mayo, nosotros seguimos ese camino, la militancia nos salvó de una infancia terrible. Todo lo que sabemos lo aprendimos del partido”.

“Amenazaron a toda la familia, pero seguiremos en Miramar y no vamos a descansar hasta lograr la justicia por Natalia”, finalizó.