Se probó que en la VIII Brigada de Moreno funcionó un centro clandestino de detención

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El juez federal Daniel Rafecas, procesó a varios oficiales tras comprobar los hechos en la VIII Brigada Aérea de Moreno, ubicada en José C. Paz.

El juez Daniel Rafecas, y futuro Procurador de la Nación, procesó en distintos tramos de la investigación a seis oficiales retirados de la Fuerza Aérea y a otros cuatro del Ejército, incluido el ex médico militar y apropiador Norberto Atilio Bianco, responsable de la maternidad clandestina de Campo de Mayo, a quien responsabilizó por el secuestro y las torturas a una mujer embarazada a la que habría obligado a abortar.

El ex capitán Ernesto Rafael Lynch fue procesado por crímenes en la VIII Brigada Aérea de Moreno, que hasta el momento no tenía visibilidad concreta como centro de detención. Bajo el mando del capitán Lynch actuaron las llamadas “Tres Marías”, tres camionetas que usaban para patrullar las calles y cargar a los secuestrados.

De esa unidad militar dependían la comisaría de Moreno, el destacamento de Paso del Rey y la subcomisaría de Francisco Álvarez, detalla la resolución de más de 1500 páginas, que desmenuza los cautiverios de 127 víctimas en al menos tres brigadas aéreas (Palomar, Morón y Moreno) y seis comisarías.

Los otros dos procesados son el entonces cabo primero Julio César Leston y el ex personal civil de inteligencia (PCI) Arturo Rafael Giménez, ambos de la Regional de Inteligencia “Buenos Aires” (RIBA) de la Fuerza Aérea, a quienes responsabilizó por la privación ilegal de la libertad y los tormentos a secuestrados en la comisaría de Castelar, uno de los más cruentos centros de tortura.

Los oficiales retirados del Ejército fueron procesados con prisión preventiva por crímenes en la comisaría de Ramos Mejía (Matanza segunda), donde se probó el cautiverio y la tortura de al menos nueve víctimas.

Rodolfo Enrique Godoy era segundo jefe de la plana mayor del Grupo de Artillería 1 de Ciudadela, del que dependía la comisaría. Roberto Obdulio Godoy era oficial de operaciones. Francisco Rodolfo Novotny era auxiliar de operaciones y fue reconocido por las víctimas como cara visible de esa unidad militar en la comisaría de Ramos Mejía.

El último procesado es el médico Bianco, apropiador y repartidor de bebés de Campo de Mayo, quien ya acumula dos condenas, dos fugas del país y dos extradiciones. Rafecas lo procesó ahora por su actuación en el circuito represivo que dependía del Grupo de Artillería de Ciudadela que comandaba el fallecido coronel Antonino Fichera, mientras investiga su paso por el centro clandestino Sheraton.

La lucha sigue

“Cada uno de estos espacios que se reconoce, para las y los luchadores por los Derechos Humanos es otra conquista por los treinta mil desaparecidos”, aseveró la titular de Género de la CTA de San Miguel, Chavela Miño.

En este sentido, aseguró que “tiene un significado muy importante porque es un avance más en derechos humanos en estos años, poniendo blanco sobre negro espacios donde ha habido gente torturada y desaparecida”.

A su vez, destacó a la Liga Argentina por los Derechos Humanos y elogió a su vicepresidente, Iris Avellaneda. “La Liga siempre está jugando un papel fundamental en todo esto, más con la incansable Iris que es un ejemplo para todos nosotros.”

Tras lo que dijo que “los treinta mil hoy están más presentes que nunca, por lo que nada de lo que se viene haciendo y luchando es inútil”.

Por último, Chavela Miño dejó en claro que “el gobierno del Frente de Todos debe seguir profundizando la senda de los derechos humanos, después de tener un gobierno que le dio beneficios a genocidas y trataba a los DDHH como un curro”.