Rechazan la domiciliaria para D’Elía   

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lo hizo la jueza Sabrina Namer, pese a que otro magistrado reconoció que la vida del dirigente social está en riesgo porque el Servicio Penitenciario no le suministra los medicamentos que precisa.

El viernes se conoció el fallo de la jueza a cargo del Tribunal Oral Criminal Federal 6, Sabrina Namer, que le niega la prisión domiciliaria a Luis D’Elía, pese a que el dirigente social presenta un grave estado de salud.

“Si bien D’Elía presenta diversas dolencias de entidad, todas se encuentran debidamente tratadas por los médicos del centro penitenciario donde está alojado”, señala en su decisión la magistrada.

Pero esto colisiona con el fallo que –casi simultáneamente- emitió el juez Federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé, quien hizo lugar a una acción de hábeas corpus reconociendo que la falta de seguridad en la entrega de la medicación por parte del Servicio Penitenciario Federal, pone “en peligro” el derecho a la salud “y a la vida” que le asiste a D’Elía.

Y recalca que “dicha medicación resulta imprescindible para tratar el cuadro de gravedad cardiovascular que presenta, como así también su diabetes, aumentando notablemente las posibilidades de sufrir una muerte súbita en caso de interrumpir el tratamiento”.

Al respecto, la Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh) advirtió que lo resuelto por la jueza Namer “constituye una nueva arbitrariedad en el marco del proceso judicial que llevó a D’Elía a estar detenido en el penal de Ezeiza desde el 25 de febrero de 2019 por haber participado de una protesta en una comisaría del barrio de La Boca exigiendo justicia y la inmediata detención del asesino del militante de la organización Los Pibes del barrio de La Boca, Martín Oso Cisneros”.

Tras lo que recuerda que “el asesino, Juan Carlos Duarte, contaba con el amparo de los miembros de la Comisaría 24 de La Boca y es por eso que la protesta se concentro en esa dependencia policial”.

Vale citar que por ese episodio que tuvo lugar en 2003, D’Elía fue condenado a tres años y nueve meses de prisión, acusado de instigación a cometer delitos.

“Paradójicamente, el asesino de Cisneros ya se encuentra en libertad”, hace hincapié la Ladh.

Asimismo, recuerda que el dirigente social presenta un estado de salud muy deteriorado, ya que sufre de una enfermedad coronaria por la que fue intervenido quirúrgicamente y es un paciente diabético insulinodependiente. De ahí que sus abogados solicitaron que se le otorgara la prisión domiciliaria que fue rechazada.