Por una Navidad sin presos políticos

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lo exigieron referentes de diferentes espacios de defensa de los Derechos Humanos. Solidaridad del Secretariado Nacional Partido Comunista con los familaires y compañeros de Rodolfo Orellana y Marcos Soria.

En un contexto en el que la violencia institucional, acaba de cobrarse dos nuevas vidas, desde diferentes espacios se convocó a una jornada en la que se exigió una Navidad sin presos políticos.

Fue en la sede de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, donde coordinado por la integrante del Comité por la Libertad de Milagro Sala, Mara Brawer, se presentó un panel que reflexionó sobre esta situación.

La mesa estuvo integrada por el secretario de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (Ladh), José Schulman, el constitucionalista y también integrante de la Liga, Eduardo Barcesat, la abogada de Facundo Jones Huala, Sonia Ivanoff, el médico sanitarista Jorge Rachid y Rodrigo Kirchner, cuyo padre Carlos es preso político, además del referente social Luis D’Elía.

Al respecto, por medio de una carta abierta “al movimiento de lucha por los Derechos Humanos, al conjunto de fuerzas sociales y políticas comprometidas con la conquista de espacios de libertad y derechos para el pueblo”, la Ladh señala que “Hemos luchado y todavía luchamos por la libertad de las y los presos políticos, aunque no necesariamente coincidamos con los objetivos, modos y formas de bregar de todos ellos”, recalca y recuerda que “preso político”, no es solo una categoría jurídica sino, “sobre todo, una categoría política”.

Pero también hace hincapié en que no es una categoría histórica congelada de una vez y para siempre, sino una realidad condicionada por los proyectos de dominación y los modos de resistencia popular”.

Y, en esta dirección, resalta que “algo se mantiene en el tiempo: es el bloque de poder, el poder político real sustentado en el poder económico en relación de dependencia subordinada al Imperialismo norteamericano, que nos pone en el lugar de perseguidos políticos por nuestras ideas, acciones y por pertenecer a un proyecto político”.

Tras lo que recuerda que “a los perseguidos políticos los difaman, estigmatizan y castigan de todos los modos posibles, les arman causas para encarcelarlos incluso del modo más disparatado como algunas que hoy prosperan”.

Después de repasar algunos de los casos de presos políticos más emblemáticos de la región, como Jesús Santrich y Luiz Inácio Lula Da Silva, indica que en nuestro país ya hay cerca de tres decenas.

“Desde compañeros que participaron en las movilizaciones de diciembre de 2017 contra las leyes de ajuste, hasta ex ministros del anterior gobierno acusados de utilizar una Universidad Nacional como auditoría para una obra pública. Causas como la de Irán en que se condena la supuesta intención de suspender un Alerta Rojo que la Interpol dice que mantuvo siempre. Y ahora ‘los cuadernos’”.

Por lo que denuncia que se abandonó “el camino de juzgar los delitos por medio de investigaciones criminalísticas serias y autónomas para volver al método secular de arrancar ‘confesiones’ bajo presión directa o indirecta”.

Y aclara que “la persecución, actos represivos homicidas y de violencia extrema, las detenciones y aún las acciones pretendidamente judiciales, constituyen una parte de un plan internacional de remodelación colonial de las periferias capitalistas del sur de América” a la vez que “buscan amedrentar, disciplinar castigar y vengarse de agravios reales o imaginarios que sienten haber sufrido en el núcleo del poder”.

Asimismo destaca que “todos los que el macrismo persigue para consolidar el modelo, desprestigiar algún sector popular, desmoralizar, disciplinar, castigar, naturalizar la impunidad de ayer y de hoy, recibirán nuestra solidaridad por la violación de las garantías constitucionales y la persecución y estigmatización a las que lo someten”.

Ya que “para el movimiento popular en su conjunto, la lucha por la libertad de  presos políticos es una cuestión de principios, de identidad y fundamental de la política de confrontación con el macrismo y su amo imperial”.

Pero también, remarca la Ladh, la solidaridad con todos los presos políticos, por su condición de tales “es el piso de la conciencia política, de la subjetividad imprescindible para frenar la oleada fascista que nos amenaza”. Y, aclara, esta solidaridad no alcanza sólo a “aquellos compañeros con los que coincidimos política y culturalmente”, sino que “la conciencia democrática antiimperialista emerge al solidarizarnos con el que no n como nosotros ni hemos coincidido siempre”.

Y después de recordar que luchar por la libertad de los presos políticos es hacerlo “contra el individualismo y el sectarismo suicida que nos acosa desde hace tantos años”, propone que, como tantas otras veces, se milite la consigna Navidad sin Presos Políticos.

Por su parte, D`Elía fue contundente a la hora de señalar el papel que tiene la Ladh. "La tarea de la Liga en las cárceles es extraordinaria", aseveró y  recordó que esto es algo que vivió, no hace mucho, cuando fue encarcelado. Por lo que pidió "que nos pongamos de pie y demos un largo aplauso a la Liga".  

 

Repudio

 

Por su parte, después de repudiar los asesinatos de Rodolfo Orellana y de Marcos Soria y solidarizarse con su familia y compañeros de militancia, el Secretariado Nacional del Partido Comunista, instó a “organizar a los sectores agredidos por el neoliberalismo”.

Asimismo, hizo público su reclamo de que se esclarezca y castigue “a los responsables materiales del fusilamiento”, al tiempo que responsabilizó “a las fuerzas de seguridad de la Provincia de Buenos Aires, a la ministra Patricia Bullrich y a las políticas de exclusión del gobierno nacional de Mauricio Macri” de provocar un “clima de terror antipopular en el que se enmarcan estos asesinatos”.

Al respecto, el Secretariado del PC recordó que, “a poco de cumplir tres años en el poder, las políticas neoliberales aplicadas a rajatabla desde la primera hora del Gobierno Macri, diseñadas desde el corazón del Imperio y del FMI, han devastado al país provocando la mayor pauperización de los sectores populares y degradando y hundiendo en la pobreza a los sectores medios y a los sectores productivos”.

Tras señalar que Orellana, junto a otros militantes sociales de la OLP, habían  organizado a un grupo de vecinos para demandar soluciones habitacionales que el gobierno provincial desoyó, “empujándolos a acciones desesperadas en pos de un lugar donde vivir”.

Recordó que la desocupación “golpea fuerte en el conurbano bonaerense, al igual que en todo el país, llevando a que las familias ya no puedan solventar un alquiler, entre otras necesidades básicas insatisfechas”.

Por lo que, “ante el  desmantelamiento del país y el creciente clima de terror que las fuerzas más oscuras pretenden instalar, el PC reitera la necesidad de consolidar la organización de todos los sectores agredidos por el neoliberalismo y el neocolonialismo” así como la de “construir una alternativa de paz, restablecimiento del mercado interno y justa distribución de la riqueza”.