Incertidumbre que se profundiza

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Tía Maruca pidió concurso preventivo y peligran seiscientos puestos de trabajo en la planta sanjuanina.

Tía Maruca solicitó concurso preventivo y los seiscientos empleados de la planta de San Juan están a un paso de quedarse en la calle. La firma de galletitas busca renegociar una deuda de casi 300 millones de pesos.

La grave situación económica que sufre el país producto de las políticas de ajuste del Gobierno Cambiemos diagramadas por el FMI llevó a la empresa a solicitar dicho concurso preventivo en los tribunales sanjuaninos, donde tiene su sede y su planta principal.

La patronal arrastra un conflicto con su personal por salarios y aguinaldos atrasados según el Sindicato de Trabajadores de la Industria de Alimentación de San Juan, y si bien expresan que no planean reducir su personal, sus empleados se suman a la gran masa de operarios que viven en la incertidumbre con despidos y suspensiones que no cesan ante la profundización de las medidas macristas.

Arcor anunció su tercer parate en la producción en lo que va del año en su planta de glucosa de Arroyito ante el desplome del consumo que no le permite reducir el stock en sus tanques de materia prima. Asimismo, la multinacional dispuso vacaciones anticipadas para la planta de Bagley Salto ante la crisis de Cambiemos que destruye el consumo interno y aumenta el valor de la harina con la escalada del dólar.

 

Un combo explosivo

 

Desempleo que no cesa y salario que se pulveriza: los ejes de la economía macrista para empujar a la miseria a los sectores vulnerables de la Argentina.

Entre 2016 y 2018 se duplicó el hambre: más de cinco millones de personas no acceden a la alimentación básica según datos del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda.

También entre julio de 2018 y julio de 2019 los alimentos y bebidas aumentaron casi el doble de lo que aumentó el salario mínimo. Mientras los precios de alimentos y bebidas escalaron un sesenta por ciento el salario solo un 31.

En lo que respecta al empleo, un informe oficial confirmó el desguace al mencionar que la caída es del 1,4 por ciento respecto al mes de junio del año pasado: 172 mil trabajadores registrados menos.