Hora de construir la universidad del pueblo

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Representantes universitarios de todo el país coinciden en la difícil situación que dejó el macrismo en el ámbito de la educación superior.

Los diferentes estamentos del mundo universitario de todo el país – autoridades académicas, investigadores, docentes, no docentes y gremialistas– realizaron un duro balance de los cuatro años de políticas del macrismo hacia las casas de estudios superiores públicas y se mostraron con expectativas en torno a los proyectos para el sector que deberá poner en práctica el gobierno de Alberto Fernández.

El plan universitario de lo que fue el gobierno Cambiemos se sintetiza cuando la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal en mayo de 2018 se preguntó: “¿Es de equidad que durante años hayamos poblado la provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?”.

Reducciones presupuestarias –del plan Progresar y de fondos para infraestructura–, disminución salarial, un plan económico que obligó a estudiantes a abandonar sus estudios y el abandono de la investigación científica son algunas de las decisiones tomadas por la gestión de Mauricio Macri que fueron cuestionadas por los referentes consultados.

Con respecto al financiamiento, la meta del seis por ciento de inversión anual establecida por la Ley de Educación no se cumplió en ninguno de los cuatro años de la gestión de Cambiemos.

Por otra parte, diversos estudios sostienen que entre 2016 y 2018 se produjo una caída del nueve por ciento la inversión educativa nacional en términos reales, que sumado a los índices inflacionarios tuvieron un impacto adverso en los presupuestos y en el poder adquisitivo del salario de docentes e investigadores.

 

“Redoblar los esfuerzos para 2020”

 

Así se expresó Guadalupe Viñuela Flores, Secretaria de Derechos Humanos de la Fulp, militante de La Fede, tras lo que dijo que “el desafío vuelve a ser la unidad, pero una unidad que empiece a trabajar sobre lo programático del movimiento estudiantil”.

“Venimos de cuatro años de resistencia al neoliberalismo y cuando tenés un enemigo  semejante, los procesos de unidad son menos complejos”, aseveró Flores.

En este sentido, remarcó que el desafío es “las construcción de políticas de estado que pongan en común cuales van a ser las agendas, las demandas  y las luchas del movimiento estudiantil para seguir construyendo una Universidad democrática, plural, participativa, que esté al servicio del pueblo de la mano de un proyecto de país”.

Por otro lado, destacó la importancia del Congreso de la Federación Universitaria Argentina (FUA) que se realizará este año, la cual es presidida desde 1983 por la Franja Morada.

“En los congresos de la FUA se ven las disputas en cada centro de estudiantes de las universidades. Es un proceso largo y es un objetivo  que nos tenemos que dar para seguir debilitando a la derecha en la universidad, hoy mayormente representada por la Franja”, sostuvo la secretaria de Derechos Humanos de la Fulp.

Por lo que dejó en claro que “si bien la Franja no es gobierno, termina siendo la proyección de los cuadros políticos de la derecha argentina y ante esto debemos seguir organizándonos”.

Y continuo: “Es un error pensar que los únicos que pensamos la universidad en la línea de construcción de un proyecto de país somos los que estamos de este lado de la vereda, la derecha lo tiene muy claro y ha sabido utilizar la universidad pública, por eso la Franja conduce la FUA de alguna manera”.

Para finalizar, fue optimista cuando aseguró que “es positivo de cara al 2020 el crecimiento de Movimiento Universitario de Izquierda(MUI), ya que nos posicionamos muy bien en distintas universidades este año”.

Además, declaró que “el 2019 fue un año muy intenso para toda la militancia y el MUI y La Fede han demostrado estar a la altura de las demandas históricas, de qué tipo de conocimiento queremos tener; latinoamericanista, feminista, popular”.