Tiro de gracia

Economía
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El ejecutivo y el Central prometen más ajuste al FMI a cambio de divisas para frenar al dólar. Apyme advierte que esto significa más destrucción de producción, trabajo y pymes”. Mientras suben las tasas y el precio de la divisa estadounidense.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), hizo pública su -una vez más- “profunda preocupación por las consecuencias de estas políticas en un marco de profundo deterioro social y económico”.

También adelantó que el 4 de abril -junto con otras entidades empresarias- va a presentar un proyecto de Ley de Emergencia “para frenar el cierre de empresas y el daño al tejido productivo nacional”.

Lo hizo al referirse al resultado del encuentro que, la semana pasada, celebró el FMI con el ejecutivo, durante la reunión celebrada en Washington por ese organismo con la delegación encabezada por Nicolás Dujovne.

Vale recordar que el Fondo autorizó a que el Tesoro destine -desde abril- 9.600 millones de dólares a realizar licitaciones diarias de sesenta millones de esa moneda para cumplir con la aspiración del Gobierno Cambiemos de que se reduzca la presión sobre el tipo de cambio.

Pero también, la advertencia de Apyme se dirige al cóctel explosivo que esa decisión representa, más aún, cuando se suma a la adoptada por el titular del banco Central, Guido Sandleris, quien ratificó la política monetaria contractiva basada en altísimas tasas que “ya se mostró ineficaz para frenar la inflación”.

Todo esto, resume Apyme, significa un “tiro de gracia para la producción, el trabajo y las pymes”, tras lo que recalca que “el destino de los recursos del FMI, no es otro que financiar la actividad especulativa y la fuga de capitales, mientras condena a la destrucción definitiva al conjunto de la economía real”.

Siga el baile

En este contexto, hoy el Central volvió a mirarle la luneta al dólar, pese a que en su locura por contener su precio avaló la licitación de Leliq, con una tasa que se catapultó -en promedio- hasta el 65 por ciento.

Pese a esto, en bancos y cuevas de la Ciudad de Buenos Aires, el billete estadounidense trepó hoy 53 centavos, por lo que se estaba vendiendo a 42,12 al promediar la jornada.

Este dato corrobora la preocupación de Apyme que también insiste en el peligro que representan los tarifazos y aumentos en marcha, que ya llevan la inflación anual por encima del cincuenta por ciento.

“Sólo en el último año, la pérdida del poder adquisitivo acumuló 11,6 por ciento para los trabajadores registrados y 13,8 por ciento para los informales, lo que profundiza la destrucción de la demanda en el mercado interno, principal sustento de las Pymes”, denuncia.

Asimismo, alerta que “las tasas de referencia que superan el sesenta por ciento hacen inviable la actividad productiva y comercial”, tras lo que aclara que los créditos recientemente anunciados con tasas de entre 25 y 29 por ciento de interés, “sólo habrían sido una paliativo para un reducido conjunto de empresas y quedaron sólo en el anuncio”.

Y hace hincapié en que “las pymes que aún pueden trabajar deben financiarse pagando documentos  y descuentos de cheques por más del 55 por ciento”,

Así las cosas, el conjunto de la industria funciona con apenas un 56, 2 por ciento de su capacidad instalada, “cada día cierran decenas de pymes y grandes empresas anuncian planes de ajustes, despidos y suspensiones, con el consiguiente perjuicio para miles de contratistas y subsidiarias”.

En este sentido, Apyme recuerda que desde que Mauricio Macri es presidente, se destruyeron 126.100 puestos de trabajo en la industria, esto es, el diez por ciento de la plantilla que existía a fines de 2015.

Mientras que, “el sector primario privilegiado por el modelo, tampoco aporta creación de mano de obra”, ya que “en comparación al período 2011-14, destruyó más de 6.500 puestos de trabajo registrados” y sólo entre 2017 y 2018 “el  modelo creó millón y medio de nuevos pobres en nuestro país”.