Los esteros privatizados

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La ex diputada provincial, Sonia López, recalcó que el Congreso aprobó un “Parque Transnacional Ibera, porque su gobierno y administración estará a cargo de la norteamericana Conservation Land Trust”.

“Lo que se votó en el Congreso de la Nación es un Parque Trasnacional Ibera, ya que el gobierno y administración del mismo estará a cargo de Conservation Land Trust (CLT) por diez años y renovable al infinito”, lamentó la ex diputada provincial y actual titular del Partido Comunista de Corrientes, Sonia López, al referirse a la sanción favorable de Diputados que -en extraordinarias- aprobó el proyecto por el que el ejecutivo cede a esa multinacional una zona de alrededor de 712.800 hectáreas.

“La mayoría parlamentaria, oficialistas y opositores, votaron a favor del manejo imperialista yanqui del Ibera, y de los negocios privados de Macri y sus insaciables socios locales”, recalcó sobre la decisión que entrega esta área rica en biodiversidad y agua dulce, humedales, pastizales, bosques de espinal, malezales y pequeñas selvas donde viven especies únicas de fauna.

Asimismo, denunció que “199 diputados votaron a espaldas de nuestro pedido social, sindical y político de ser escuchados”.

Vale recordar que desde hace mucho organizaciones sociales, sindicales y políticas -además de moradores del Iberá- están movilizadas para intentar provocar una toma de consciencia sobre los peligros que la iniciativa que se votó favorablemente trae aparejada.

En este sentido, en la ciudad de Corrientes, poco antes de que se llevara a cabo la sesión en que se votó el proyecto, se realizó una multitudinaria movilización en contra de la creación del Parque Nacional Ibera, que se dirigió hacia la Casa de Gobierno.

Pero, pese a esto, “no quisieron escuchar ni cinco minutos a los sectores agredidos por este proyecto”, dijo Sonia López y destacó que “solo seis diputados y diputadas, entre ellos Araceli Ferreyra, defendieron los derechos de las comunidades guaraníes, lugareños y pequeños productores Ibereños”.

Y, sin dudarlo definió al proceso que culminó en la sanción favorable como “una estafa al conocimiento público”, ya que “la propaganda gubernamental que enternece la idea del Parque Ecologista con fotos de yaguaretés cachorros oculta el acopio de materiales de construcción en las estancias, para invadir de cabañas contaminantes las islas vírgenes más inexploradas del centro del Parque Provincial.

 

La lucha sigue

 

La titular del PC de Corrientes también se refirió a la actitud de los bloques opositores que acompañaron, con sus votos, el proyecto de Ley. “Fracasó la oposición parlamentaria, porque no representan, ni quieren hacerlo, los intereses del pueblo argentino”, sentenció y apuntó que “su política de buenos modales con la Embajada de EE.UU. está dejando solo al pueblo real a su suerte”.

En este sentido, hizo público su repudio “al voto de Óscar Macías, Jorge Romero y José Ruíz Aragón, diputados por Corrientes pero sin Corrientes” que, recalcó, “no representan al gobierno provincial que es Cambiemos, pero tampoco a la oposición que somos los que luchamos contra el saqueo y la pobreza”.

Por lo que, reflexionó, “tendremos que descartar esta forma de representación impotente que no es capaz de asumir el desafío de nuestro pueblo”, para lo que es preciso “transformar la política desde el poder popular territorial, desde las luchas, que es desde donde se construye confianza”.

También hizo hincapié en que “debemos preparar y desplegar una nueva etapa en esta lucha por nuestro territorio”tras lo que adelantó que “en semanas vamos a articular todas las acciones judiciales federales necesarias con el auxilio de los organismos de derechos humanos nacionales”.

Tras lo que adelantó que “nos vincularemos con la red de resistencia de los pueblos originarios, para articular la unión de lugareños y pequeños productores rurales, porque cada hectárea de tierra será defendida como corresponde”.

Y fue clara cuando remarcó que “será una etapa netamente antimperialista, campesina y popular”, porque “ya no hay tiempo de divisiones, ni de distracciones palaciegas”.