Movilización a la embajada de EE.UU.

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Organizaciones sociales, políticas, sindicales y de defensa de los Derechos Humanos marcharon ayer hacia la sede diplomática yanqui para repudiar la agresión contra Venezuela.

“¡Yanqui go home!, fuera Trump de Venezuela”, fue la consigna con la que ayer, miles de personas se movilizaron hacia la embajada de EE.UU. para rechazar “la escalada de presiones y acciones del Gobierno estadounidense para preparar una aventura militar disfrazada de ‘intervención humanitaria’ en la República Bolivariana de Venezuela”.

Entre los manifestantes estuvo presente una columna del Partido Comunista, el MTL, la Conat y la Fede que junto a otras fuerzas, suscribieron una declaración en la que se recuerda que el gobierno de Cuba denunció públicamente que entre el 6 y el 10 de febrero de este año se realizaron vuelos de aviones de transporte militar hacia el aeropuerto Rafael Miranda de Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y hacia otras islas estratégicamente ubicadas en el Caribe, “seguramente sin conocimiento de los gobiernos de esas naciones, que se originaron en instalaciones militares estadounidenses desde las cuales operan unidades de Fuerzas de Operaciones Especiales y de la Infantería de Marina que se utilizan para acciones encubiertas, incluso contra líderes de otros países”.

Asimismo, el documento detalla que “medios políticos y de prensa, incluso estadounidenses, han revelado que figuras de ultra-derecha de ese gobierno, con una larga trayectoria de acciones y calumnias dirigidas a provocar o alentar guerras, como el asesor de seguridad nacional John Bolton, el director del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone, con la participación del Senador de la Florida, Marco Rubio, diseñaron, gestionaron el financiamiento y organizaron directa y detalladamente, desde Washington, el intento de golpe de estado en Venezuela mediante la ilegal autoproclamación de su títere pro-imperialista, Juan Guaidó”.

Y recalca que “son ellos mismos los que, personalmente o a través del Departamento de Estado, vienen realizando presiones brutales contra numerosos gobiernos para forzar su apoyo al llamado arbitrario a nuevas elecciones presidenciales venezolanas, mientras promueven el reconocimiento al usurpador que apenas cuenta con 97 mil votos como parlamentario, frente a los más de 6 millones de venezolanos que el pasado mes de mayo eligieron al presidente constitucional Nicolás Maduro”.                                

También recuerda que Washington intensifica “su campaña política y mediática internacional y recrudece las medidas económicas coercitivas unilaterales contra Venezuela, entre las que puede citarse el bloqueo en bancos de terceros países de miles de millones de dólares pertenecientes a Venezuela y el robo de los ingresos de las ventas de petróleo de esa hermana nación, lo que está provocando graves daños humanitarios y duras privaciones a su pueblo”.

Tras lo que hace hincapié en que “se decide hoy en Venezuela la soberanía y la dignidad de América Latina y el Caribe y de los pueblos del Sur”, por eso insta a impulsar una movilización internacional en defensa de la paz en ese país y en la región.

Y que, “junto a este cruel e injustificable despojo, EE.UU. pretende fabricar un pretexto humanitario para iniciar una agresión militar contra Venezuela y se ha propuesto introducir en el territorio de esa nación soberana, mediante la intimidación, la presión y la fuerza, una supuesta ayuda humanitaria, que es mil veces inferior a los daños económicos que provoca la política de cerco, impuesta desde Washington”.

Por lo que los firmantes reiteran su “firme e invariable solidaridad con el presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, la Revolución bolivariana y chavista y la unión cívico-militar de su pueblo, y hacemos un llamado a todos los pueblos y gobiernos del mundo a defender la Paz y a oponerse unidos, por encima de diferencias políticas o ideológicas, para detener una nueva intervención militar imperialista en la América Latina y el Caribe que dañará la independencia, la soberanía y los intereses de los pueblos del Río Bravo a la Patagonia”.

También suscriben la declaración, ente otros, la Agrupación Envar El Kadri-Peronismo de Base, Casa de la Amistad                   Argentino-Cubana-Venezolana de La Matanza, Corriente Peronista Descamisados, CTA de los Trabajadores, Confederación General de Jubilados, Pensionados y Adultos Mayores, Frente Patria Grande, Partido Miles, Partido Piquetero y Venceremos.