La decadencia de la Salud Pública

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hospitales bonaerenses denuncian falta de insumos que está complejizando el funcionamiento cotidiano. Se moviliza Cicop.

“Todos los días recibimos denuncias de lo mal que están funcionando los hospitales por la falta de recursos”, señaló la delegada Cicop del Hospital Gandulfo, Edith Renis, tras lo que apuntó contra los gobiernos Nacional y Provincial que “sólo taparon baches”.

En ese sentido, para mañana está prevista una jornada de protesta en la que Cicop volverá a hacer públicos diversos reclamos que María Eugenia Vidal desoyó durante su gestión.

Ante la sede del Ministerio de Salud ubicado en La Plata, se volverá a exigir la reapertura de paritaria, que el ejecutivo cumpla con la cláusula de revisión pautada para noviembre, que ponga en vigencia el nuevo Reglamento de Residentes y aumente el presupuesto del área, entre otros reclamos.

Al respecto, Cicop hizo hincapié en que Vidal implementó “el presupuesto más bajo en la historia sanitaria provincial” y adelantó que va a presentar sus reclamos a la gestión que encabezará Axel Kicillof.

Todo esto, en un contexto en el que, tras la renuncia de Adolfo Rubinstein, el área sanitaria de la Nación que hace meses fue degradada de Ministerio a Secretaría, ahora ni siquiera tiene secretario. 

 

Pesada herencia  

 

Con este telón de fondo,  el Hospital Fiorito -ubicado en Avellaneda- suspendió el servicio a los pacientes de consultorios externos y a la demanda ambulatoria, debido a la falta de insumos.

Ante esto, Cicop denunció que el laboratorio del hospital no cuenta con los elementos necesarios para hacer varias de las prácticas que requiere cotidianamente, lo que restringe derechos y afecta la calidad de atención de los pacientes.

A su vez, criticó al Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires por  “no brindar un presupuesto y un aporte adicional para resolver la situación”.

Esto se suma a otros casos donde la desidia gubernamental se hace presente. El Hospital Oñativia está en la localidad bonaerense de Rafael Calzada y se incendió en enero.

La Gestión Vidal paró las obras de reconstrucción, lo que afecta el servicio de guardia y sus pacientes deben trasladarse al Gandulfo que tiene su propio problema de falta de personal en la guardia.

A este cuadro de situación se suma el Hospital Evita de Lanús, donde desde hace varios meses no funcionan los ascensores.

Así las cosas, no sorprende el resultado de una encuesta realizada por la UCA y la Defensoría del Pueblo Bonaerense, que da cuenta de que el veinte por ciento de la población del conurbano ya no asiste al médico.

“Esto es algo que ya pasó durante la década del 90”, recordó Edith Renis y explicó que el sistema público está al borde del colapso y hay quienes “ni siquiera pueden ir al hospital por falta de dinero para el transporte y tampoco pueden comprar medicamentos”.

Todo esto coadyuva para que “haya un gran deterioro de la salud pública, porque hace mucho que se diluye la presencia del Estado”, pero destacó la resistencia de los trabajadores de la Salud a las políticas de ajuste que impuso el Gobierno Cambiemos.

“No se pudo implantar la Cobertura Universal de Salud (CUS) que es parecido al seguro de salud de Chile”, celebró la integrante de Cicop y recordó que esa iniciativa “sólo buscaba excluir al que más necesita la salud pública” y añadió que “hay un problema de infraestructura y falta de inversión en los hospitales”.