Historia y presente de lucha

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lito Sorbellini y Quique Guglielmotti - Entre los dos suman muchos años de sueños, construcción y resistencia dentro del movimiento obrero y el Partido Comunista. Dos camaradas imprescindibles reflexionan sobre los desafíos de la hora.

Protagonistas de incontables luchas de la clase obrera, Lito Sorbellini y Pascual Quique Guglielmotti, son dos dirigentes del Partido Comunista que tienen mucho para decir y aportar  en este momento clave.

“El paro es positivo pero tardío”, evalúa Sorbellini quien en los 70 acompañara en la militancia al Gringo Tosco y recordó que “tenemos una situación límite para los sectores vulnerables de nuestra población”.

Por eso, recalcó que es preciso “exigir la renuncia del gobierno actual, porque viola la Constitución, condena al hambre y a la muerte a chicos que no tienen que comer y la población que está en peores condiciones que nunca”, por eso “hay que lograr un gobierno provisorio que llame a elecciones”.

Por su parte Guglielmotti, quien fuera secretario Sindical y titular del PC de la Ciudad, destacó que el paro general “es un hecho extraordinario que va a marcar un antes y un después”, ya que “hay un nuevo realineamiento del movimiento obrero y sindical”.

Y, en esta dirección, recordó que “va quedando de un lado el Triunvirato junto con el FMI, mientras que del otro están sectores combativos y, ahí, vienen jugando un papel esencial la resistencia a estas políticas, que hacen las dos CTA”.

Guglielmotti también celebró la reciente irrupción en el escenario político del Frente Sindical por el Modelo Nacional que conforman corrientes y gremios de la CGT, críticos de la actual conducción de la central, así como la Corriente Federal de los Trabajadores, Camioneros, Smata y los seis gremios Aeronáuticos.

“Si a las dos CTA le sumamos el grupo de gremios que están encabezados por los bancarios de Palazzo y otros, que se oponen a todas las políticas dominantes, vemos que la modalidad burocrática de la CGT va quedando vieja, porque acá no se puede negociar nada, ya que el país está gobernado directamente por el FMI”.

 

Unidad en acción

 

¿Pero las jornadas del lunes y el martes se pueden transformar en combustible que aporte a la construcción de unidad en acción para enfrentar al macrismo y el FMI? Y en tal caso ¿cuál es el papel que en esta tarea deben jugar los comunistas?

“Están dadas las condiciones como para conformar un frente”, resalta sin dudar Lito Sorbellini y añade: “la clase obrera se moviliza y las condiciones están dadas desde el punto de vista electoral”.

Y asevera que es preciso avanzar en esta construcción “para lograr una fuerza, en unidad, que remplace a este gobierno y que no permita que ninguno de sus socios disfrazados de opositores siga con estas políticas terribles del macrismo para con toda la clase trabajadora y el pueblo”.

En tanto que Guglielmotti es claro cuando señala que se está construyendo masa crítica. “La resistencia de nuestro pueblo va a crecer de manera extraordinaria, tal como viene creciendo y se viene movilizando hasta el momento” insiste., tras lo que aclara que “el punto hoy es la unidad en acción, porque lo que hace falta es una unidad política programática, y una fuerza política como planeta nuestro Partido”.

Esto es, “una fuerza política antiimperialista, democrática y latinoamericanista que reúna a todas las culturas que resisten a estas políticas” y, así, “pasar de la etapa del diagnóstico del ‘que malo es este gobierno’, a la de propuestas políticas”.

Y recordó que el PC “propone la renuncia inmediata de Macri, la renuncia de la Corte Suprema, la construcción de un programa de emergencia y una reforma constitucional”, ya que “los trabajadores no podemos esperar a 2019 para ver que hacemos, porque la crisis es ahora”.

Una propuesta y una tarea “en la que los comunistas tenemos un rol esencial para aportar en esa construcción política y para lograr esa unidad tan necesaria del campo popular”.