Los cargos inútiles de Gerardo

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

RECORTES EN JUJUY - El despido de 106 funcionarios en la provincia en el marco del ajuste presupuestario, permitió que el pueblo jujeño conociera algunos cargos insólitos o ridículos que pagaba con sus contribuciones.

El gobierno nacional dio señales de ajuste sobre ciertos roles en el Estado, acaso para distraer la opinión pública del fenomenal endeudamiento al que somete al país (bicicleta financiera para los amigos del macrismo mediante). En ese sentido, se deshizo de varios ministerios, degradándolos a secretarías, como es el caso de Salud, Ciencias y Agroindustria, entre otros.

Pronto, los gobernadores afines al macrismo se apresuraron a ejercitar la misma demagogia. En ese marco, el acólito más notable de Macri en el norte, el gobernador jujeño, Gerardo Morales, se atuvo al corsé representado por el presupuesto 2019 y despidió a 106 funcionarios jerárquicos. La situación permitió que algunos cargos insólitos en la provincia de Jujuy, se conocieran a la luz pública.

Es que en plan de hacer rodar la birome roja sobre la hoja del presupuesto provincial, Morales decidió deshacerse de cargos insólitos, como los que detentaran los coordinadores de “Cosas por su nombre” y del plan “Movete familia”, estamentos burocráticos tan turbios como sus raros nombres.

Al respecto habló Leonardo Rosales, secretario del PC jujeño, quien aseveró que lo actuado por Morales en Jujuy “es el mismo circo que a nivel nacional está haciendo el gobierno de Macri”. Además, destacó que el ajuste no es tal porque, señaló, “acá la plata de funcionarios jerárquicos se ha incrementado al menos el doble desde el gobierno anterior”.

“Han inventado ministerios y subsecretarías con nombres ridículos para acomodar a familiares”, fustigó y se quejó: “presentan como un mérito el reducir una planta de funcionarios que sigue siendo excesiva y con sueldos que van de 50 mil pesos en adelante”.

“Es toda una falacia tratar de instalar esto como sacrificio de parte del gobierno provincial cuando sabemos que al verdadero ajuste lo sufren los trabajadores, con puestos de miseria y trabajo precarizado”, señaló. Añadió: “la soberbia de Morales no tiene límites” porque  “mientras reprime a los trabajadores, judicializa la lucha” y “trata de vender humo a la sociedad jujeña”.

Por otro lado, el dirigente comunista analizó los recientes datos del ministerio de Modernización, que al par de confirmar una reducción drástica de personal en el Estado nacional, dataron un aumento del número de trabajadores en los Estados provincial y municipal. En ese sentido, expresó: “si bien se han despedido muchos trabajadores, también es cierto que por cuestiones de favoritismo político o clientelismo, también han entrado otros”.

“Con lo que pagaban a un trabajador en blanco con todas las condiciones, ahora pagan a dos o tres trabajadores precarizados que son militantes radicales”, denunció Rosales para enfatizar que “esto es una constante en Jujuy, donde el primer empleador es el Estado”.

Consideró también que los cargos eliminados en Jujuy “no tenían ninguna utilidad ni impacto” y “el común de la gente ni sabía de la existencia de estos ministerios”. “Esto marca la impunidad con que se manejan desde el poder, creyendo que pueden acomodar familiares y amigos para darles sueldos exorbitantes mientras hambrean al pueblo”, expresó.