Garro no quiere Marcha del Orgullo

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Municipalidad de La Plata se niega a garantizar la seguridad el 17 de noviembre. “Los crímenes de odio son la mayor causal de asesinatos de trans y travestis, este colectivo necesita protección especial del Estado”, recordó la abogada Silvina Perugino.

El intendente de la ciudad de La Plata, Julio Garro, no se hace responsable de la seguridad durante la quinta Marcha del Orgullo Lgttbi, que se va a realizar en la capital bonaerense el 17 de noviembre.

De esta forma, una vez más, el macrismo muestra sin tapujos su ánimo de discriminar al colectivo Lgttbi y de administrar los recursos de la ciudad, para unos pocos.

Frente al requerimiento de las organizaciones sociales y activistas del movimiento Lgttbi, para que la comuna garantice la seguridad durante la Marcha, Garro respondió que no cuenta con personal suficiente de Control Urbano.

Sin embargo, la Ciudad de las Diagonales se caracteriza por recibir a miles de personas, no solo para actividades de trascendencia internacional, como el reciente recital de Roger Waters, sino que además es una localidad que diariamente -y en este contexto de ajuste- es escenario de manifestaciones de personas provenientes de todo el territorio de la provincia de Buenos Aires.

 

Que se haga cargo

 

Al respecto, la abogada feminista e investigadora de la Unlp, Silvina Perugino, fue clara cuando recalcó que “no es novedoso el posicionamiento del intendente Garro, quien antes de asumir y refiriéndose a las personas trans y travestis manifestó que las mandaría al psicólogo”.

Tras lo que hizo hincapié en que el jefe municipal de La Plata “vuelve a demostrar un total desconocimiento de la legislación internacional de Derechos Humanos y de las leyes nacionales de identidad de género”.

Y puntualizó que “aquella y esta vez, Garro hace públicas valoraciones que, por lo menos, resultan preocupantes cuando provienen de alguien que tiene un rol como funcionario público, que debe estar al servicio de la comunidad”.

En esta línea y con respecto a las consecuencias de la posición asumida por la Intendencia, Perugino aseguró que “el corrimiento del Municipio de su labor de organizar el tránsito ante una manifestación y brindar seguridad a través de la policía municipal a quienes se manifiesten, nos presenta un escenario complejo”.

Por lo que denunció que las autoridades comunales “de manera descarada no asumen su responsabilidad institucional”, pero además “se deja una zona liberada donde cualquier persona puede arremeter contra quienes manifiestan”.

Y finalizó alertando que “hay que tener en cuenta que los crímenes de odio son la mayor causal de muertes, asesinatos, de trans y travestis, por ello este colectivo necesita una protección especial del Estado”.