Larreta contra los enfermeros

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“La lucha va a ser larga como todas las que enfrenta el campo popular contra el ajuste y la destrucción del Estado que impulsa el gobierno” dijo Marta Salazar, referente de los trabajadores sanitarios y enfermera.

A dos semanas de la masiva movilización de enfermeros que tuvo lugar en la Ciudad de Buenos Aires, donde se exigió que se los reconozca como profesionales de la Salud, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta sigue sin escuchar el reclamo.

El conflicto, inició hace pocas semanas cuando la Legislatura sancionó una Ley que regula el sistema público de Salud y, directamente, excluye de sus alcances al personal de enfermería, al que considera “técnico-administrativo”.

Para Marta Salazar, licenciada en enfermería y docente, la decisión se explica por qué “el personal de enfermería representa entre el 75 y el ochenta por ciento de la planta total de trabajadores de la Salud Pública, por lo que no considerarlos profesionales, permite al gobierno profundizar los recortes presupuestarios”.

Así las cosas, Salazar explicó que “el ataque del macrismo contra los enfermeros unió a gran parte de los trabajadores de la Salud, como son los enfermeros, un sector con mucha fuerza y muy numeroso”.

El personal de enfermería dentro de las instituciones hospitalarias –inclusive los centros de Salud– representa casi el ochenta por ciento de los trabajadores. “Es un número muy grande, por lo que queda expuesto a la vista rápidamente que ningún hospital podría funcionar sin enfermeros”, explicó.

Y detalló que “hay dos motivos importantes que explican el conflicto: los bajos salarios y la mafia de la asociación de enfermeros, que digita toda la actividad y se mantiene a espalda de los trabajadores”.

Tras lo que sostuvo que, entre los principales problemas, está el que se deriva de que “el personal de enfermería se encuentra enmarcado en el escalafón general y no es considerado parte del personal profesional”.

Además, uno de los principales sectores que se oponen a considerar a los enfermeros como profesionales es la asociación de médicos de la Ciudad. Sucede que, “en el caso de obtener el reconocimiento, los enfermeros estarían en condiciones de competir con ellos en los cargos de dirección de la salud pública”, explica Salazar y enfatiza que, pese a esto, “la lucha va a seguir y va a ser larga como todas las luchas que enfrenta el campo popular contra las políticas de ajuste y de destrucción del Estado que impulsa el gobierno”.