Cuba: Ataque a los bustos de José Martí

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba repudió los hechos vandálicos efectuados contra los bustos de José Martí.

Los hechos fueron realizados por una supuesta organización mediáticamente construida, que pretendía crear la imagen de la existencia de una “oposición” al Gobierno cubano y actuaba desde la clandestinidad, de ahí el nombre de “Clandestinos” con el que la bautizaron, cuyo propósito era fomentar un ambiente de inseguridad en el país. Panter Rodríguez Baró, de 44 años, y Yoel Prieto Tamayo, de 29 años, fueron las personas detenidas en la capital cubana.

“Manos torpes, mercenarios comprados por un puñado de dólares otorgados por la remanente gusanería de Miami y dentro de los planes de recrudecimiento del bloqueo que lleva adelante la administración Trump, ofendieron los monumentos con los que el heroico pueblo cubano rinde homenaje al héroe que ilumina sus conciencias”, decía un comunicado del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba.

No fue solo un ataque, sino que fueron once contra bustos del “Apóstol de la Revolución” lo que provocó la repulsa de la inmensa mayoría de cubanos dentro y fuera de la Isla.

Como se recordará, hace unos días en Argentina se realizó un homenaje a José Martí con la presencia del nuevo embajador de Cuba en Argentina, Pedro Pablo Prada y diplomáticos de la Embajada, junto a militantes del Movimiento Argentino de Solidaridad (MAS Cuba) y de otras organizaciones sociales y populares argentinas, entre las cuales una delegación del Partido Comunista, donde se recordó el 167 aniversario del natalicio de José Martí.

Mientras que en la isla, miles de jóvenes cubanos participaron  en la tradicional Marcha de las Antorchas en conmemoración del 167 aniversario del natalicio del Apóstol de la Independencia de Cuba, José Martí. La actividad la encabezaron el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, y el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel.

La marcha comenzó en la histórica escalinata de la Universidad de La Habana y finalizó en la Fragua Martiana, lugar donde Martí cumplió condena de trabajo forzado en el año 1869 por sus ideas independentistas.