Levantamiento popular en Sudán

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Sigue la represión por parte del régimen de Al Bashir. Parte del Comité Central del Partido Comunista está preso y secuestraron a otro de sus integrantes, Masoud Ali, quien continúa desaparecido. 

Siguen en Sudán las protestas que protagonizan obreros, estudiantes, mujeres y jóvenes, que tienen su epicentro en la capital, Jartum, contra el régimen que encabeza Omar Hasán Ahmad al Bashir.

Este levantamiento popular contra tres décadas de régimen del Partido del Congreso Nacional, tiene como protagonista a una coalición de partidos, entre ellos, el Partido Comunista.

Vale recordar que Al-Bashir está acusado por la Corte Penal Internacional de haber perpetrado crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y genocidio en Darfur.

El régimen de Al-Bashir se deteriora desde que, en 2011 y tras una larga guerra civil, el país se dividiera en dos y el nuevo Estado surgido de la partición, Sudán del Sur, se quedase con dos tercios de los yacimientos de petróleo, lo que atrajo la atención de las potencias internacionales y regionales.

Así las cosas, a los conflictos armados y la represión destada, se añade una crisis económica que, siguiendo los dictados del FMI, conduce a Sudán a la bancarrota. Su inflación supera el setenta por ciento, lo que dificulta el acceso a los alimentos, medicinas y combustibles, pero también provoca iliquidez lo que dificulta que los trabajadores puedan cobrar sus salarios.

De ahí que las protestas masivas en Sudán constituyen una consecuencia de la crisis económica, que trae la imposición de políticas por parte del FMI y la injerencia de potencias extranjeras que buscan avanzar en su toma de posiciones en una zona caliente de África.

Es en este marco de violencia y represión política sobre el pueblo sudanés por parte del gobierno de Al-Bashir, que las fuerzas armadas irrumpieron en la sede del Partido Comunista sudanés y secuestraron a Masoud Ali, quien continúa desaparecido.

Este hecho se suma al secuestro y encarcelamiento de otros como presos políticos como los integrantes del Comité Central del Partido Comunista de Sudán Hanadi Fadl, Tariq abdul-Majeed, Sied Ahmed Alkhateeb y Amal Gaberalla.