Domingo, 26 Marzo 2017


Batalla de ideas PDF Imprimir E-mail

(Comunicación y hegemonía)

L
os comunistas debemos reconocer que este singular momento nos encuentra atrasados, pero también nos pone ante el reto de avanzar aceleradamente y a paso firme, en  la realización de distintas tareas fundamentales en esta etapa. Expandir la comunicación mediante los  instrumentos de que disponemos, de las redes que particularmente utilizan los jóvenes, articular todos nuestros mensajes  y hacerlo de manera eficiente y militantemente entusiasta, cada uno de nosotros y nosotras.


Durante la primera década del siglo 21 -y quizá como nunca antes- la comunicación social cobró relevancia como escenario preponderante donde se libra una formidable batalla de ideas en la que se dirime poder, no sólo vinculado a la apropiación de los recursos materiales, sino a la forma en que imaginamos, pensamos, decimos y, por ende, materializamos las relaciones sociales, culturales, económicas y políticas.


Fueron estos, años en los que el neoliberalismo y, más aún, el capitalismo, sufrió un duro cachetazo en nuestra región a raíz del agotamiento de la implementación del Consenso de Washington, lo que hundió en un profundo desprestigio al sistema de partidos burgueses diseñado por las clases dominantes locales que, además, exhibió ser absolutamente funcional a los intereses del capital financiero trasnacional.


Ante la clara dificultad de reconstruir un sistema de representación política de derecha que tenga oportunidad de disputar espacios institucionales, en gran parte de Latinoamérica y, particularmente en nuestro país, ese nicho fue ocupado por la industria massmediática que, en los años 90, terminó de concentrarse en un puñado de grupos como consecuencia de las formidables ventajas que les otorgaba el decreto sancionado por la dictadura y la complicidad que pactaron con el poder político, para acompañar la estrategia de desguace del Estado.


Es prudente recordar que se trata de un poder corporativo que, además de la propiedad monopólica de medios en todo el país, posee la de áreas estratégicas como la fabricación de papel y la producción y distribución de televisión por cable. Pero también tiene ramificaciones que se extienden, al menos, a dos áreas clave: el mercado de capital especulativo financiero y el acopio y exportación de oleaginosas.


Así, en Argentina, la massmedia en tanto representación política de la derecha, hizo su presentación en sociedad durante el enfrentamiento entre nuestra sociedad y las patronales agroexportadoras, que siguió a la decisión del gobierno nacional de impulsar la Resolución 125.
Fue una situación que -hay que reconocerlo- nos tomó a los sectores populares, incluido el gobierno, con la guardia baja. Algunos más y otros menos, todos tardamos en comprender qué estaba pasando, qué era eso del maratón mediático al que -en una especie de cadena nacional- nos sometía cada día la industria massmediática por medio de sus distintas bocas de expendio.


Pero nada de esto es azaroso. Con el triunfo que logró en la Guerra Fría, el poder que mueve los hilos de la Casa Blanca dispuso la salida al mercado de nuevas tecnologías nacidas en el complejo militar industrial estadounidense en el marco de la confrontación con la Urss.


Lo que se designó como Revolución Tecnológica con su correlato en las Nuevas Tecnologías de la Comunicación y la Información, le abrieron un abanico de posibilidades a la profundización del consumismo, pero también fomentaron novedosas formas vinculares entre las sociedades y el poder o, mejor dicho, el capital que, como nunca antes, contó con la ventaja concreta de penetrar defensas culturales, ideológicas, religiosas o cosmovisionales para tratar de imponer un relato único basado en la construcción de una realidad alterna y funcional a sus intereses, para lo que ya venían preparando cuadros profesionales orgánicos capaces de asumir liderazgos en este nuevo escenario.


Que quede claro, esta vez vienen a quebrar la articulación regional, a frenar las estrategias progresistas y populares en las que institucionalmente se avanzó durante los últimos años, a desarticular la construcción de poder popular y ciudadano, a retrotraer la estructura económico-social a la etapa de apogeo del Consenso de Washington y a imponer una restauración de pautas culturales decimonónicas.


Ley de Medios


En este contexto, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual cuya sanción parlamentaria impulsó el gobierno en 2009 vino a operar como un multiplicador virtuoso de múltiples posibilidades para horadar el discurso único de la massmedia hegemónica. Pero junto a la flamante norma, el acceso y uso de las nuevas tecnologías plantea desafíos para los tenemos que estar preparados.


Los comunistas debemos reconocer que este singular momento nos encuentra atrasados, pero también nos pone ante el reto de avanzar aceleradamente y a paso firme, en  la realización de distintas tareas fundamentales en esta etapa.


En una relación dialéctica imprescindible, estamos obligados a multiplicar la comunicación sobre nuestra propuesta política emanada del 24º Congreso, nuestro programa de puntos mínimos expresado en las reuniones Castelar I y II, para avanzar en la creación de un frente político amplio y plural que hoy busca expresarse en el Nuevo Encuentro Popular y Solidario, y el cúmulo ideológico y cultural de que disponemos los comunistas, que, al decir de Hobsbawm, constituye un tema de importancia en la música intelectual del mundo moderno por su capacidad de movilizar fuerzas sociales, para agregar, que es el momento de tomarse a Marx en serio.


Por nuestra parte, es expandir la comunicación mediante los  instrumentos de que disponemos, de las redes que particularmente nuestros jóvenes utilizan, de articular todos nuestros mensajes  y de hacerlo de manera eficiente y militantemente entusiasta, cada uno de nosotros y nosotras.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://www.mybenjo.net/index.php/harvard-research-paper/