Viernes, 24 Marzo 2017


El reto de la radicalización PDF Imprimir E-mail
(Editorial de Nuestra Propuesta del 10 de mayo de 2012) 
L
a complejidad de la situación mundial, debida a la crisis profunda y general del sistema capitalista, puede llevarnos a una lectura de la realidad desde un punto de vista indeterminado. 
 
 
Siempre es más práctico hacerlo desde un punto de observación elegido, el de la necesidad de una sociedad justa, democrática y libre. Una vez elegido el punto de ubicación, hace falta, sin dudas, el contexto histórico.
 
 
Por eso nuestro punto de observación y análisis es el de la necesidad de un proceso de liberación nacional y social, y antimperialista, por lo que el contexto no puede ser otro que el del acontecer de la situación latinoamericana. Bajo ningun punto de vista puede bastar una imagen fija, sobre todo porque en nuestro país el gobierno es un espacio de poder contradictorio, humanista, capaz de hacer aprobar la Ley Antiterrorista impuesta por el imperio, con actitudes nacional-populares, admonitorio hacia los trabajadores y otra vez nacional y popular. 
 
 
La idea de oposición en toda la línea o la de un apoyo acrítico al gobierno fueron ya desechadas en el análisis partidario, en el 24º Congreso, cuando decíamos que caracterizamos al actual gobierno desde el punto de vista de clases como un gobierno burgues con predominio en su centro de la vacilante burguesía local, y políticamente como un gobierno centroprogresista y, por lo tanto, contradictorio, que tiene consenso entre las élites dominantes así como en las mayorías populares, asegurando gobernabilidad a los primeros para proseguir con sus negocios y continuar acumulando riquezas y ofreciendo a los segundos frenar el deterioro social.
 
 
Y es en estas condiciones que se van produciendo hechos como la estatización parcial de YPF, que la derecha califica de anticonstitucional y que una mirada severa puede percibir que se trata de un hecho de carácter estructural que desespera a los neoliberales por el “intervencionismo estatal” y les hace preguntarse por los próximos pasos, el gas, la electricidad, las empresas mineras, la red ferroviaria. Esos serían pasos de profundización de la política gubernamental en un sentido favorable a los intereses populares, que alentamos decididamente.
 
 
El modo en que lo hace, los retaceos que incluye, los tratos con los capitales internacionales, están en la cuenta del gobierno. Los sectores populares, entretanto, necesitan articularse, acumular fuerzas, unidad y organización, como se dijera en el acto de Vélez, para afrontar los desafíos de esa profundización. Esta realidad  nos demanda trazar estrategias que favorezcan nuestro objetivo central: la unidad de las fuerzas populares, vasto abanico de identidades, para frenar a la derecha y reclamar con energía avances en el camino de construir una fuerza frentista, plural, unitaria, capaz de organizar a grandes sectores, una poderosa herramienta para el cambio social, en la que la relación de fuerzas establecerá el despliegue económico popular, la integración latinoamericana, la democratización de la sociedad, la distribución de la riqueza.
 
 
El desarrollo político nacional está ante el reto de radicalizarse para no retroceder y el de crear la fuerza y organización popular que defienda y sustente ese programa fundamental. Es ahí donde debemos comprometer todo nuestro esfuerzo, responsabilidad, sin prejuicios, con inteligencia y sin perder tiempo, para saber luchar y destruir las viejas cadenas con que amenaza amarrarnos el imperialismo, como nos señalaba el Che Guevara.  
 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://megustaserfriki.es/literacy-case-study-examples/