Viernes, 24 Marzo 2017


Plan Basura: Cero para Mauricio PDF Imprimir E-mail
(Otro récord de la gestión PRO)
E
l macrismo no se cansa de batir marcas. De acuerdo a una ley que su bloque aprobó, debía bajar en un cincuenta por ciento el volumen de residuos que envía al Ceamse, pero lo aumentó un 52,57 por ciento. La destrucción del medio ambiente, un negocio que cada vez nos sale más caro a los porteños, pero que beneficia a los amigos del jefe de gobierno.


En una nueva puesta en escena, Mauricio Macri, trató de deslindar la responsabilidad de su gestión en lo inherente al depósito final de la basura que, cotidianamente, se produce en la Ciudad de Buenos Aires y se deposita en el Conurbano.


Por su parte y en coincidencia con el titular de la Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), Raúl de Elizalde, el gobernador Daniel Scioli, volvió a reclamarle a su par porteño que cumpla con la ley que lo obliga a aplicar el Plan de Basura Cero que la reducción de las emisiones que, entre 2004 y 2011, crecieron más de un cincuenta por ciento.


Para tener una idea hay que recordar que, diariamente, el Area Metropolitana deposita alrededor de 15.700 toneladas de basura al relleno que la Ceamse posee en José León Suárez, Ensenada y La Matanza. De ese volumen, 6.300 toneladas provienen de territorio porteño, esto es, el cuarenta por ciento de las 5.706.063 toneladas que se depositan cada año.


Pero el negativo impacto ambiental que esto genera es proporcionalmente inverso a las formidables ganancias que obtienen las empresas recolectoras que, básicamente, cobran por tonelada arrojada a los basurales. Una barbaridad en términos ecológicos, pero un negocio redondo para las recolectoras, un rubro empresario parasitario del Estado que el clan Macri conoce muy bien.


Notificado


En este marco, Elizalde, le notificó al gobierno porteño que, desde junio, se va a priorizar la asignación de espacio para la basura que se origina en el Conurbano bonaerense, por sobre aquella que llega de la ciudad; al tiempo que dispuso un aumento del 35 por ciento para las tarifas que abona la capital argentina.


La decisión fue fundamentada en “la crítica disponibilidad de espacio para continuar con la recepción y disposición de la basura” y el marcado crecimiento de los envíos provenientes de la ciudad, algo que evidencia que, a diferencia de los municipios del Conurbano, durante los últimos años no hizo nada para evitar esta situación.


Por lo que, exigió a las autoridades de la Ciudad “la inmediata ejecución de un programa que, en el marco de la Ley de Basura Cero asegure una disminución del cincuenta por ciento en treinta meses”, de los residuos que envía al territorio bonaerense y demandó que el gobierno porteño compense a los municipios de San Miguel y Tigre, por el uso de sus territorios como sitio de disposición final.


Esta compensación es solicitada por la entrega de los predios que se utilizaron para el relleno sanitario Norte 3 donde, de acuerdo a datos oficiales, se depositan 11.300 toneladas diarias de basura.


Hace una semana, la presidenta Cristina Fernández, hizo hincapié en la injusticia que presenta el sistema de tratamiento de residuos, ya que la planta del Ceamse está “literalmente exhausta” y “se cobra muy poco” al gobierno porteño por la prestación del servicio.


Basura Cero


Lejos parece haber quedado, al menos de la agenda PRO, el objetivo que la Legislatura se fijó en 2007 cuando sancionó la Ley 1854 que dio nacimiento al Plan Basura Cero, incluso con el apoyo de la bancada macrista.


En su artículo seis, la norma explica que se establece un cronograma de reducción progresiva de la disposición final de residuos sólidos urbanos, lo que debió llevar a una drástica disminución del volumen de desechos que se depositan en rellenos sanitarios.


Los objetivos del Plan, que tomaban como referencia el volumen de depósitos de 2004, eran claros y hablaban de una disminución del treinta por ciento en 2010 y de un cincuenta para 2012 para llegar al 75 por ciento en 2017.


¿Qué progresos hizo la gestión PRO en este sentido?  


Durante 2004 la Ciudad mandó a enterrar 1.492.867 toneladas, un año después, 1.847.748, en 2010, 2.110.122, y el año pasado 2.277.772. Esto es, un incremento en el envío que alcanza las 784.905 toneladas, lo que significa un 52,57 por ciento.


La falta de decisión del Ejecutivo de la ciudad a la hora de avanzar en la aplicación de esta ley es evidente. 


Municipios del Conurbano, con presupuestos contundentemente inferiores al porteño, pusieron énfasis en el desarrollo de estrategias de clasificación y tratamiento de residuos, tendientes a la recuperación de material no desechable, lo que impacta en la reducción de los volúmenes que se envían al Ceamse.


Pero nada de esto ocurrió en la Ciudad. Resulta agraviante ver cómo los pocos contenedores públicos diseñados para la clasificación de residuos secos y húmedos, son volcados indiscriminadamente en camiones de basura que terminarán arrojando su contenido en el Ceamse.


Así las cosas, el gobierno porteño no sólo evita fomentar conductas que favorezcan un uso racional de aquello que tiramos, sino que tampoco se preocupa por lo que esto nos cuesta a los vecinos de la ciudad, que cada vez pagamos más caro por el servicio de recolección que, durante el último año, se incrementó en un 33 por ciento.



Las puntas del negocio


La diferencia en el volumen per cápita de basura al Ceamse es considerable. Diariamente, cada vecino de la Ciudad, envía 2,17 kilos de residuos, en tanto que, en el caso de los bonaerenses, el volumen se reduce a menos de un kilo. 


Pero a la hora de cuantificar el negocio de las empresas que hacen la recolección, parece no haber demasiados distingos.


Entre las firmas que manejan este negocio en el área metropolitana se destaca Covelia, fuerte en varios municipios del Gran Buenos Aires, empresa a la que se vinculó con Hugo Moyano, cuando se produjo un guiño entre el titular de la CGT y Mauricio Macri, a raíz de la negociación por una deuda que la Ciudad tiene con trabajadores despedidos de la empresa Manliba, ligada al grupo Macri y antecesora de Cliba en la recolección de residuos de la capital.


Uno de los intendentes que cuestiona a Covelia, es Fernando Gray, el jefe comunal de Esteban Echeverría, el distrito desde el que la presidenta reflexionó, en un mensaje público, sobre la injusticia que presenta el sistema de recolección.
 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://www.intralogistiek.nl/

Afiliacion

Aparición con vida