Viernes, 24 Marzo 2017


La crisis y sus costos PDF Imprimir E-mail
(Editorial de Nuestra Propuesta del 14 de junio de 2012)
T
ras recibir un rescate carísimo de hasta cien mil millones de euros para los bancos ibéricos, España constata que en dos años la pobreza infantil ha crecido un diez por ciento. Así son las recomendaciones de la banca internacional y sus insaciables organismos vigilantes: ajuste y miseria.


Por otra parte, en Venezuela se logró bajar la pobreza desde más del sesenta por ciento en 1999 a veintiocho por ciento en la actualidad, y la extrema pobreza del veintinueve al siete por ciento.
En nuestro país, más del ochenta por ciento de las ganancias de Repsol fueron sacadas de la Argentina sin reinvertir en la producción de combustibles. Datos estos suficientes para sostener la importancia de la reestatización parcial de la empresa petrolera YPF por parte del gobierno nacional y, en todo caso, preguntarse por qué demorar medidas de esta naturaleza cuando se trata de recursos vitales. 


Esto mismo urge aplicarse a la situación de los trabajadores. La demora en aumentar el salario mínimo, vital y móvil, que debiera, según criterio del PC, llegar a los cinco mil pesos, con una inflación realmente existente que cuestiona las recuperaciones del poder de compra, se traga los acuerdos paritarios y retrasa brutalmente los salarios en general, además de la injusticia de cobrar impuesto a las ganancias a los asalariados, en realidad a los trabajadores registrados. 


El sector privado posee una alta proporción de empleados no registrados (42,18 por ciento) y en el sector público no es menor (11,1 por ciento). Esta masa de trabajadores pertenece al sector informal o no regularizado, sin seguridad social, que perciben ingresos por debajo del mínimo. Otro tope a los salarios es el que quita el derecho a cobrar las asignaciones familiares, caso que afecta a miles de trabajadores. Se agrega que las ganancias empresarias son las que definen la distancia en la división del ingreso, garantizando una creciente concentración y centralización del capital, lo que reduce la demanda en la economía, afectando no sólo los ingresos, sino la capacidad de consumo.


Pero las medidas redistributivas para salir al encuentro de la incrementada polarización de la renta encuentra a las capacidades de reclamo y lucha afectadas por las disputas en las organizaciones de los trabajadores. Prácticamente existen cuatro centrales sindicales y a su vez la oposición de derechas se relame con la posibilidad de volver a un grupo A en el Parlamento, despues de la dispersión generada en octubre luego de las elecciones y están quienes añoran los cacerolazos de 2008. 


El momento exige potenciar la fuerza de la izquierda, de los sectores progresistas, de quienes pergeñan la idea de un frente y consolidar la organización del movimiento popular. Efectivamente, unidad y organización. Pero esto, con su enorme importancia, no es bastante para dar vuelta la taba, hace falta contactar con la subjetividad existente en los sectores populares y desde ella, desde la conciencia de pertenecer al proceso latinoamericano que está en curso, desde el antimonopolismo, librar la batalla cotidiana. 
 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://megustaserfriki.es/essay-on-the-importance-of-college-education/