Domingo, 26 Marzo 2017


Una política frentista PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 2 de agosto de 2012)

En la inauguración de la Exposición de la Sociedad Rural, su presidente, Hugo Biolcati, interpretó los deseos de todas las derechas al criticar el estatismo, el intervencionismo y los controles por parte del Estado.

Como la incertidumbre que provoca la extendida crisis mundial acosa, Biolcati quiere que sus agoreras previsiones sucedan y abran cancha a sus objetivos, los de la derecha y el poder concentrado que él denomina recuperación de la calidad institucional, erradicación de la corrupción y garantizar la seguridad, para lo que hacen falta “políticas económicas serias”. De esas políticas de la oligarquía sabemos sobradamente, desde la masacre en la Patagonia hasta la pelea contra la 125. Esa es su agenda.

Los medios dominantes parecen haberse puesto de acuerdo en señalar que el gobierno nacional ha agotado su capacidad de instalar agenda. Sin embargo algunas políticas contracíclicas como el plan de construcción de viviendas, sector sensible por nivel de ocupación y significativo por su efecto en la reactivación sobre otros sectores, la recuperación de las acciones de la empresa petrolera YPF y el acuerdo con la petrolera venezolana, el plan de créditos a la inversión productiva, que obliga a los bancos a destinar el cinco por ciento de los depósitos a préstamos con ese destino, el 50 por ciento al menos a favor de pymes con un monto a prestar de 14.000 millones de pesos, si se logra que los bancos cumplan con su parte, se hará sentir sobre la actividad económica. Esta es una agenda, por más que no se la quiera ver.

Pero aun así no se está a salvo de los efectos de la crisis en curso. Si consideramos importante el reconocimiento público, aunque tardío, de la llegada de los embates de la economía mundial y la atención puesta en el mantenimiento del empleo como un factor fundamental por parte del gobierno, el estímulo de la demanda, los aumentos salariales, la promoción del crédito y el propósito de no someterse a los mercados internacionales de crédito, se encuentra que el planteo de las derechas de tono “moralizante” está ocultando la intención de restauración del neoliberalismo, el ajuste sistemático, el regreso al monitoreo del FMI, el acercamiento a los poderes económicos concentrados y aparece más certeramente cuál tiene que ser la agenda del movimiento popular.

Se señala de esta manera la necesidad de una política frentista, asociada a la movilización en pos de la profundización audaz de medidas económicas, políticas y culturales que acaben con los rasgos estructurales de la desigualdad social. Debido a que estamos ante una crisis civilizatoria se hace necesario transformar los patrones culturales y el sistema productivo.

En ese camino es que se crean espacios unitarios en defensa de los recursos naturales, por la creación de una nueva constitución, iniciativas de solidaridad con el proceso latinoamericano, altos niveles de acuerdo en defensa de la soberanía sobre nuestras islas del Atlántico sur, mayoritaria adhesión a la recuperación del petróleo, acuerdos políticos como en el movimiento universitario, y muchas otras instancias que dan idea de un programa y reclaman la necesaria articulación en una fuerza única, respetuosa de cada uno y capaz de actuar colectivamente.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / read more