Viernes, 24 Marzo 2017


Para pensar PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 9 de agosto de 2012)

Hace 67 años, en la mañana del 6 de agosto de 1945, se produjo la primera agresión nuclear de la historia, con un ataque de Estados Unidos a la ciudad de Hiroshima en Japón. Mataron cerca de 140.000 personas. Tres días después, el 9 de agosto, otra bomba fue lanzada en la ciudad de Nagasaki y otras 80.000 personas fueron asesinadas. Se conoció así el poder devastador de una bomba atómica, se había acercado al mundo al límite final en la capacidad de destrucción.

Hay mucho en qué pensar sobre aquel tenebroso 6 de agosto, ya que esa amenaza continúa sobrevolando a la humanidad, con el imperialismo que busca imponer su poder, la forma de dominar pueblos y naciones, que utiliza armas cada vez más sofisticadas como drones, escudos antimisiles, armas cibernéticas, reforzando el principio de que Estados Unidos y sus aliados de la Otan e Israel tienen derechos unilaterales para atrocidades como las que cometen en Afganistán, Somalía, Palestina o Libia.

Así es como las británicas Fuerzas Especiales de Operaciones, el M16, Servicio Británico de Inteligencia y otras fuerzas de la Otan, como lo consigna oficialmente el Daily Star, están operando en Siria, así como Turquía, Francia y “posiblemente” Estados Unidos, con creciente agresividad expansionista. Y Siria tiene fronteras con Líbano, Israel y Turquía, a través de cuyos territorios están llevando armamento y contingentes militares a los llamados rebeldes, en un plan cínicamente ejecutado, bajo el pretexto de principios humanitarios. Blackwater, empresa militar privada norteamericana, ha abierto campos de entrenamiento militar en la frontera turca para apoyar los intereses de Washington y Tel Aviv.

Siria es víctima de una ilegal operación planeada, fomentada y ejecutada bajo control de la Otan. Estos ataques a sangre fría hacen prever una guerra abierta.

Pero no solo se trata de Siria, la República Democrática Popular de Corea afirma que las maniobras militares de fuerzas de Estados Unidos y Surcorea que están en preparación para el 20 de agosto próximo, con la movilización de 30.000 soldados del Pentágono, 56.000 militares y 440.000 civiles surcoreanos, constituyen una expresión de la política de hostilidad contra este país y un acto peligroso para desatar a toda costa una guerra en la península.

La guerra contra Irán es otra amenaza en curso, que incluye el asesinato de científicos y presiones económicas que han llegado al nivel de guerra no declarada. Un barco estadounidense, parte de la enorme fuerza militar en el Golfo, el mes pasado, disparó contra una pequeña nave de pesca, matando a un miembro de la tripulación india e hiriendo a otros tres, lo que aumenta la amenaza de una guerra accidental a gran escala. Las excusas van en el sentido del peligro nuclear que representa Irán.

En nuestra región, se sabe que el objetivo estratégico permanente de los Estados Unidos era la creación de una única área económica desde un acuerdo de libre comercio de las Américas y la adopción del dólar para todos los países, pero al liquidarse en Mar del Plata la versión Bush de ese objetivo, el Alca, y con los procesos de integración regional, se ve tambalear lo que se consideraba el carácter inevitable de la hegemonía económica norteamericana y las políticas de subordinación a los Estados Unidos. Este es el ingrediente a considerar de este lado del mundo para no pensarse excluidos de las políticas agresivas del imperio. Para eso están la 4a Flota y las bases militares.

Hay que tener en cuenta, también aquí, que el único país que ya usó una bomba nuclear fue Estados Unidos.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / the great depression essays