Viernes, 24 Marzo 2017


Argentina -Estados Unidos PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 6 de setiembre de 2012)

La definición presidencial en la cena por el Día de la Industria, acerca de que su postulado no es un modelo, sino que constituye un proyecto político, reviste enorme importancia para avanzar en las definiciones de ese proyecto. Un punto no menor a considerar es el de las relaciones de la Argentina con los Estados Unidos, que tiene afincadas en el país numerosas empresas y según recordara el presidente Obama, más de 150.000 empleados en ellas. Esto, tras su definición en abril pasado sobre que todos los negocios y todos los países deben adherir a estándares claros, reclamando que se respeten los “climas de inversión”. De hecho el gobierno norteamericano llevó a la Organización Mundial de Comercio la queja por el régimen de importaciones del país, calificándola de desleal y poco transparente.

A su vez, los republicanos que dominan en el Congreso yanqui,impulsados por los fondos buitres, exigen que Argentina normalice su relación con la comunidad financiera internacional y el gobierno norteamericano vota contra el otorgamiento de créditos a Argentina en el Banco Interamericano de Desarrollo.

También insistió Obama en que Argentina se sume a la presión internacional sobre Irán y se impuso en el reclamo de nuevas reformas a la Ley Antiterrorista para la lucha contra el terrorismoy las drogas, que aprobó el Parlamento argentino para su oprobio. A su vez nuestro país fue sancionado por no dar cumplimiento a dos fallos arbitrales del Ciadi, organismo que depende del Banco Mundial y cuyo director lo designa el presidente de los Estados Unidos, que iguala a empresas privadas con Estados soberanos, lo que lleva a la renuncia explícita de las jurisdicciones nacionales a favor de un tribunal extranjero.

Si a estas referencias se suma un caso inquietante como el del avión militar norteamericano detectado en Ezeiza el año pasado, ingresado sin permiso para entrenar a la Policía Federal, o el intento de instalar una supuesta base-oficina de ayuda humanitaria en el Chaco, el incansable lobby de la embajadora yanqui para las empresas de su país, el interés por los recursos petroleros, incluso en Malvinas, la existencia de la 4a Flota, el llamado “quinto campo de batalla”, luego de tierra, mar, aire y espacio, el ciberespacio como terreno operativo de penetración y control, discutido hoy en el parlamento norteamericano y que recomienda utilizar las redes sociales para sus objetivos políticos en América Latina, el panorama es para tener en cuenta. Por otra parte, la larga y lenta declinación de los Estados Unidos como potencia hegemónica, en medio de la crisis de carácter global del capitalismo, las mediciones sobre el clima social en Argen tina, contrarias al alineamiento automático con la política norteamericana, nos muestran que el papel pérfido de Washington puede ser enfrentado con elementos favorables a la soberanía e independencia nacional, en primer lugar, los alineamientos y solidaridades regionales, como Celac, Unasur o Mercosur, la intervención estatal en la economía, o el control sobre la extranjerización de tierras.

Un punto a incorporar a ese programa es la revisión de la vigencia de la Ley de Inversiones extranjeras, que protege a empresas trasnacionales y les permite ocupar un lugar dominante en la producción y las finanzas, limitando así los propósitos de carácter reformista.

Para avanzar en las definiciones planteadas más arriba, no viene nada mal recordar a Lenin cuando apuntaba la tendencia del imperialismo en crisis hacia la reacción en toda la línea.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://www.elmitodegea.com/