Viernes, 24 Marzo 2017


Para la defensa nacional: autonomía PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 13 de septiembre de 2012)

La creación de organismos que, sin la participación de los Estados Unidos, ahondan la integración política y económica nuestramericana, confronta de hecho con aspectos principales de la política exterior yanqui, como lo son la profundización del neoliberalismo y el aumento de la militarización. Esto es visible dada la desproporción tecnológica y militar que contribuye a la pretensión colonialista norteamericana, y no sólo son aviones, barcos de guerra y satélites, también está el bombardeo mediático ante las denominadas nuevas amenazas como la droga y el delito, y el criterio de legalidad y jurisdicción que aplican a piacere.

Pese a que el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, se esforzó en minimizarlo, explicando que sólo participarían civiles, lo cierto es que se ha prestado la sede del Edificio Libertador para desarrollar el dictado del Imet (International Military Education and Training), un programa “para capacitar sobre defensa y asuntos de interés para las Fuerzas Armadas”, según explican en EE.UU. La capacitación al personal de Defensa, a cargo de especialistas yanquis en “Seguridad Nacional, Guerra No Convencional y Operaciones de Información”, tendrá una segunda parte el mes que viene en Uruguay, conformando así una escalada imperialista en lo que denominan el control de disturbios, las operaciones antidrogas y antiterroristas. De este modo se avanza presionando sobre el criterio gubernamental aprobado, de separación entre Seguridad Interior y Defensa Nacional, que prohíbe la intervención militar en cuestiones de seguridad interior.

No es ingenua ni ajena a estos objetivos del imperio la exigencia de que nuestro país cuente con la Ley Antiterrorista, que contempla la modificación de varios artículos del Código Penal, y de este modo cualquier protesta social contra una decisión gubernamental puede ser tomada como un acto terrorista. En conjunto este combo significa un paso atrás en materia de soberanía nacional.

Recientemente el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, resolvió que no enviará más tropas a la Escuela de las Américas, con base en Fort Benning, en el estado norteamericano de Georgia, sumándose así a Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Venezuela, que ya anunciaron el fin de sus vínculos con la entidad. El presidente Chávez y la presidenta Rousseff avanzan en medidas de defensa autónomas, la presidenta Fernández de Kirchner plantea el tema de la soberanía en las Malvinas en cuanto foro internacional se presenta, el presidente Evo Morales ha despedido a varias “inocentes” oficinas yanquis de su territorio y en su conjunto está constituido el Consejo de Defensa de Unasur, construyendo un necesario sentido latinoamericano, antecedente básico de independencia para cada país de la región, como parte estratégica de la construcción de un proyecto político, social, económico y cultural liberador.

En ese mismo sentido es que tiene importancia estratégica la reelección del presidente Chávez en este momento, puesto que, como lo explicitan los candidatos republicano y demócrata en Estados Unidos, se proponen incrementar la ingerencia política contra Cuba y Venezuela, e implementar medidas de intromisión en los asuntos internos de ambos países latinoamericanos, para alterar el actual orden social y político y a la vez golpear el aporte audaz y anticipador de Fidel y Chávez a la integración soberana ante el predominio yanqui, con un cambio sustantivo en la relación de fuerzas en la región, al afirmar los lazos solidarios que unen a nuestros pueblos.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / critical thinking nursing