Viernes, 24 Marzo 2017


El imperio y los medios PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 4 de octubre de 2012)

Recientemente algunos medios americanos denunciaron que Washington financiaba la creación de redes secretas para facilitar las comunicaciones entre grupos subversivos, con la finalidad de desestabilizar a naciones como Irán y Siria. Por ejemplo, el New York Times señaló que el Departamento de Estado y el Pentágono gastaron 50 millones de dólares para una red telefónica en Afganistán, usando las torres de las bases militares en ese territorio. También introducen en distintos países equipamientos de manera ilegal para luego utilizarlos en un sistema de comunicación con acceso global a la red de acuerdo a los intereses de EEUU. Y es en este ambiente que se produce la escalada de guerra contra Irán por parte de Israel, Estados Unidos y la Unión Europea, que acusan al país persa de construir un arsenal nuclear, aunque las agencias de inteligencia estadounidenses han concluido que Teherán abandonó su programa de armas nucleares en 2003 y que no hay evidencia sólida de que haya vuelto a intentar desarrollar y crear un arsenal nuclear.

En la ONU el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, amenazó a Irán y rechazó cualquier iniciativa de paz en Oriente Medio y amenazó: “Se está haciendo tarde, muy tarde”, para contener a Irán. Por su parte Obama advirtió que el tiempo de Irán no es ilimitado. Además, Washington podría cerrar acuerdos con los países árabes para contrarrestar la supuesta amenaza iraní suministrando armas al bloque formado por Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Arabes, Qatar, Bahréin y Omán.

Parece ser este el contexto en que los medios dominantes en nuestro país condenan la decisión del gobierno argentino de pedir a favor de Palestina y que el gobierno israelí vuelva a respetar las fronteras previas a la guerra de 1967, y de escuchar a Irán en torno del tema del atentado a la Amia. Fue en Nueva York, en la ONU, que se inició el encuentro entre los cancilleres de Buenos Aires y Teherán, lo que irrita a los voceros del militarismo y la guerra en Medio Oriente.

La aceptación del diálogo fue con la condición de consulta a las organizaciones judías, a los familiares de las víctimas y al Parlamento nacional. Pero de eso no se habla. Otro tanto sucede con la relación de Argentina con Venezuela, con la línea aérea de bandera, con YPF o la Asignación Universal por Hijo.

La jefa del FMI amenazó con la tarjeta roja de la falta total de credibilidad internacional de un gobierno mentiroso. Para Mariano Grondona, la movilización del 13 de setiembre proveniente de la clase media que es mayoritaria y que espontáneamente fue una protesta convergente con la del Fondo, también es tarjeta roja.

La toma de una escuela es calificada de chavista, la ocupación de tierras es atentado a la propiedad y materia policial, salvo que Estados Unidos invada países, destruya la infraestructura y mate a la población, ahí se describe como ocupación humanitaria.

Los medios concentrados, conservadores, venales y golpistas no pierden el tiempo en pergeñar planes desestabilizadores, verdadero terrorismo mediático que juzga, ordena, descalifica, silencia o condena a quien sea.

Pero la conciencia democrática por largos años exigió el marco regulatorio para la comunicación social, aportó sus puntos programáticos, debatió en los foros y se logró que se aprobara la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual. Ahora viene una batalla muy dura para su cumplimiento, los monopolios seguirán conspirando y los sectores populares debemos protagonizar la pelea para que se cumpla en serio.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://www.luisangelmate.com/