Domingo, 26 Marzo 2017


Los comunistas ante los nuevos desafíos PDF Imprimir E-mail

Conferencia nacional para el crecimiento del PC

El sábado 1 de diciembre en el salón de actos del Comité Central del Partido Comunista, con la presencia de 153 camaradas que representaron a 21 provincias del interior y una delegación de 37 compañeros de la FJC, se llevó adelante el acto de inauguración de la Conferencia Nacional para el crecimiento del Partido Comunista.

La jornada, moderada por la secretaria del PC de Córdoba, Solana López, estuvo presidida por el secretario general del PC, Patricio Echegaray, el responsable nacional de Organización, Salvador Caputo, el titular de la FJC, Alejandro Forni, y tuvo la presencia de la periodista Stella Calloni.

La reunión recibió la adhesión del politólogo Atilio Borón, que se encontraba en un seminario en la República Dominicana. Calloni se refirió a la lucha del pueblo palestino que enfrenta a la expansión colonial e imperial que también se cobra miles de víctimas en Afganistán, Siria, y Libia, y recordó que mientras se bombardeaba al pueblo palestino, también se atacaba a la población libia. Asimismo, denunció que el imperio está preparando el asalto a Siria.

Luego, Salvador Caputo señaló que «esta conferencia debe servir para el fortalecimiento del partido y de la juventud comunista desde el punto de vista político, ideológico, organizativo; tiene que servir para su crecimiento, como un elemento fundamental en la construcción de la alternativa política en nuestro país».

Además indicó que «hemos visto la necesidad de profundizar el carácter leninista de nuestra fuerza, no como un dogma sino en relación a nuestra realidad histórica, en un mundo muy complejo.

Nuestra línea política es la más acertada para este momento político, por este motivo necesitamos poner al partido en otra actitud frente al debate, tenemos que salir de la resistencia y pasar a una actitud de ofensiva para el crecimiento de nuestra fuerza revolucionaria».

 

El Partido que necesitamos

Lo que sigue a continuación, son extractos del discurso de Patricio Echegaray ante la Conferencia:

«El principal objetivo de esta conferencia no es abordar todos los elementos sobre la teoría del Partido, ni abordar todos los análisis sobre la situación del movimiento obrero y tampoco lo es el analizar a fondo la situación política actual aunque, obviamente haremos referencia a ella. Lo que queremos producir hoy es un acuerdo entre los cuadros del Partido alrededor de un punto que pasa por dejar de lado ciertas tendencias al espontaneísmo en que se encuentra la tarea de construcción y crecimiento del Partido.

Estas tendencias hacen que por momentos no haya una suficiente inversión de esfuerzo consciente y planificado de los cuadros en el tema de construcción, fortalecimiento, engrandecimiento y ampliación de la frontera del Partido tanto en el sentido ideológico, político, cultural, como en el sentido organizativo y numérico.

La diferencia entre el ayer y el mañana que puede establecer esta reunión es que consigamos ese acuerdo. Hemos logrado defender este Partido cuando se encontraba primero en la lista de los partidos a desaparecer en el mundo, y esto fue así porque vivimos en uno de los países donde, junto a México, la burguesía tiene uno de los partidos de Estado más fuertes del continente con una gran tendencia a la cooptación de fuerzas, porque fuimos, por acciones políticas y por acciones represivas, desplazados del núcleo del sujeto social que debemos representar, la clase obrera, y porque era un partido que tenía una fortísima relación con el socialismo real que se derrumbó en los años 90. Muchos auguraron y trabajaron para nuestra disolución, la que no fue posible porque hubo un acuerdo de los cuadros y una importante acción de los militantes alrededor de que era necesario para el pueblo argentino, para la clase obrera, que siguiera existiendo una fuerza marxista, leninista, guevarista con capacidad de plantear la lucha anticapitalista en la Argentina en términos modernos y renovados como lo habían planteado los debates del 16° y en el 17° congresos del PC.

Ese acuerdo de los cuadros permitió, con el esfuerzo de muchos militantes, que llegáramos del momento de la hegemonía del neoliberalismo y el pensamiento único a este momento de crisis del capitalismo. Si nosotros logramos este acuerdo, de salir del tema de la espontaneidad en que está el partido y empezamos a invertir esfuerzo, inteligencia y medios en el Partido teniendo en claro que para hacer política de alianzas en general y en cada movimiento de masas necesitamos de una estructura partidaria políticamente fuerte y logramos generar junto a nuestra política inteligente y adecuada a la coyuntura que está viviendo América Latina y el país una estructura que crezca y se consolide, podemos lograr más fuerza en el terreno revolucionario y en el terreno popular.

Este es el sentido fundamental de la reunión, lograr ese acuerdo. Como cuadros tenemos que valorar mucho que más allá de las dificultades que enfrentamos, podemos hacer una valoración positiva de la calidad de las opiniones que hemos elaborado alrededor de la crisis capitalista mundial.

Esto lo empezamos a argumentar cuando gran parte de la izquierda y algunos sectores de nuestro Partido argumentaban sobre la inconmovilidad del capitalismo neoliberal. Nosotros les hicimos frente, recuerden, por ejemplo, que en la Carta de los cinco y en la conclusiones del 23° y del 24° congresos, quedaron demostrados el nivel de análisis y producción que hemos tenido en momentos en que los gurues del capitalismo anunciaban que el capitalismo saldría de su crisis y que solo era un problema financiero.

Nosotros tuvimos las previsiones por parte de la dirección para decir que esto era una crisis sistémica del capitalismo, que es una crisis global de la civilización burguesa.

Hoy, Olivier Blanchard, economista jefe del FMI, anuncia que la economía mundial necesitara al menos diez años para salir de la crisis financiera que comenzó en 2008 y dice que el «enfriamiento durable» de los cuatro motores de la economía mundial, EE.UU., China, Japón y la Unión Europea, los obliga a descartar cualquier esperanza de una recuperación general a corto plazo, mientras los analistas de al gunos bancos europeos ha blan de que la crisis puede durar al menos veinte años.

La complejidad de la situación radica, por un lado, en la degradación del capitalismo y en los peligros a que este sistema agonizante somete a la humanidad como vemos en Irán, Siria y América Latina y, por otro, en que hay una gran crisis capitalista pero seguimos en una gran crisis de las alternativas.

Tanto es así que el nuevo fantasma revolucionario no está aún reconstruido y esa es la misión que tenemos ahora, reconstruir el nuevo fantasma. Tuvimos un fantasma que hizo la Comuna de París, otro que hizo la Revolución Rusa, la China y duró hasta la Cubana, después el imperialismo lo hizo retroceder y ahora hay condiciones para que el fantasma nazca de nuevo.

Lo tenemos que hacer nacer y para eso no hay ninguna duda que necesitamos Partidos Comunistas muy fuertes en todo el mundo y entre ellos el nuestro.

Esta Conferencia sobre el crecimiento es cercana a un hecho muy trascendente, el 95° aniversario del PC que se cumplirá el próximo 6 de enero y que debemos trabajarlo en un proceso que nos haga llegar fortalecidos al 2018 cuando cumpliremos cien años, pero además, las deliberaciones de esta Conferencia están bajo el principal elemento de la lucha de clases que nos inspira en este momento en el continente y que no es otro que el triunfo del Presidente Chávez en Venezuela y la lucha del pueblo venezolano, del cual debemos sacar muchas conclusiones desde el punto de vista de la izquierda y también conclusiones de cómo se mueve la derecha y de cómo trata de dar respuesta a sus problemas que nos pueden ser muy útiles.

Este debe ser un encuentro de ratificación del compromiso del Partido y la Juventud Comunista con el pueblo y la juventud. Todas nuestras acciones deben tener ese núcleo principal, dar más y más por los derechos del pueblo y la juventud, por el derecho al trabajo, al salario digno, a la lucha por la tierra, por las reivindicaciones de género, de los pueblos originarios, por los derechos a la salud,a la educación, por la vigencia integral de los derechos humanos, por nuestra soberanía en Malvinas y contra la base de la Otan que allí se encuentra.

Un encuentro que ratifique nuestro compromiso con el fortalecimiento del Nuevo Encuentro y de Unidos y Organizados, para que se constituyan como espacios de construcción de poder popular.

Aquí reafirmamos nuestro patriotismo e internacionalismo y nos comprometemos a fortalecer la lucha por la libertad de los Cinco, nuestro apoyo a la Revolución Cubana y nuestra solidaridad con el proceso de paz abierto en Colombia.

Venimos a ratificar nuestra línea de construir fuerza para impulsar un frente que avance hacia la revolución socialista de liberación social y nacional en vistas al comunismo.

Estamos viviendo un momento político de tensión especial que merece un análisis detallado. En los últimos sesenta días el gobierno ha enfrentado una fuerte protesta por parte de la Prefectura y la Gendarmería, el paro realizado el 20 de noviembre y dos movilizaciones importantes que deben ser analizadas con detenimiento, superando el facilismo de la descalificación por ironía o por tratamiento peyorativo. No es posible tranquilizarse diciendo que estas protestas, que buscan recrear un clima similar al del conflicto del 2008 por la resolución 125, están dirigidas tanto al gobierno como a la oposición y la afirmación cierta de que carecen de una representación política no les quita peligrosidad.

Esto se da en el marco de una situación económica compleja como la caída del crecimiento, que este año apenas superará el uno por ciento, lo que lleva a un estancamiento de la economía en un contexto en el que ha crecido la inflación y la concentración, extranjerización y monopolización de la economía. También debemos mencionar el impacto de los fallos del juez Griesa, que demuestran que el tema de la deuda externa no es un tema superado y que ha sido un gran error no investigarla, denunciar su ilegalidad y dejar su jurisprudencia en manos de tribunales extranjeros, a los que se suma en estos días la ofensiva lanzada por la Iglesia en su último documento.

En este contexto vemos con preocupación que el gobierno perdió la iniciativa política, el domino de la calle y el espacio público, mientras que la agenda es marcada por la derecha. La tendencia a sostener a Clarín como enemigo único, sin dar cuenta en su justa medida de las políticas del imperialismo, del accionar de los demás grupos económicos, establecen una dificultad en la visión del enemigo que debería aparecer más clara.

En diferentes posicionamientos del Partido Comunista hemos dejado en claro nuestro firme respaldo al gobierno de Cristina Fernández y nuestra convicción de que mantener abierto este proceso resulta fundamental para el país y también para América Latina. Pero no está de más insistir en la manera en que entendemos esta defensa debe ser llevada a cabo, con independencia y autonomía política para no transigir con algunas medidas inadecuadas que significan un retroceso en el proceso de transformación como la Ley Antiterrorista o la nueva Ley de ART.

Continuamos sosteniendo que resulta inadecuado caer en una defensa a libro cerrado de todo lo actuado por el gobierno, creyendo que admitir y formular críticas significan un gesto de debilidad frente a la oposición. Estamos convencidos de que todo el proceso latinoamericano, y el argentino también, están sujetos a la necesidad del avance constante, ya que estancarse sólo nos llevara a retroceder. Por eso seguimos impulsando las propuestas programáticas que realizamos en los dos encuentros realizados en el Hotel Castelar, para profundizar la transformación. Debemos rescatar las propuestas del Castelar, que van en la línea de fortalecer la integración latinoamericana en el plano económico-político, profundizar la distribución de la riqueza, impulsar una reforma impositiva y la recuperación de la plena soberanía del Estado sobre el patrimonio nacional rnajenado y nuestros recursos naturales, entre otras propuestas, y hacer, como lo fue a lo largo de la historia, de nuestras propuestas programáticas un rasgo de nuestra identidad.

Como sucedió tras el conflicto por la 125, el gobierno debe tomar medidas políticas fuertes para salir de esta situación como en su momento fueron, por ejemplo, la ratificación de su alineamiento internacional dejando atrás las nefastas «relaciones carnales», la Asignación Universal por Hijo y el impulso de la Ley de Medios Audiovisuales, por medio de las cuales pudo recuperar apoyo popular y superar el desgaste.

Hoy habría que seguir la misma dirección y tomar medidas contra la carestía que está pegando muy fuerte en los bolsillos de los trabajadores impulsando el control de precios donde estos se generan, impulsando un plan de recuperación de los ferrocarriles y el aumento de las regalías mineras y por qué no pensar en la nacionalización de esa explotación. También debemos utilizar nuestra capacidad de generar y promover debates. Esta capacidad es algo que nos asiste y debemos usarla mucho a lo largo y ancho del país.

La situación política que estamos atravesando es un llamado al fortalecimiento y crecimiento del PC. Existen condiciones para que el Partido crezca. Hemos realizado 20000 afiliados para enfrentar la antidemocrática Ley de Partidos Políticos.

Como nunca había pasado, vienen compañeros al local que piden afiliarse. Hay una posibilidad real que debemos registrarla y obrar en consecuencia traduciendo esto en un plan de crecimiento. Podemos hacer un plan de duplicación de nuestra fuerza que abarque el 2013, repetirla en el 2015 y llegar al centenario del Partido con decenas de miles de afiliados y militantes.

Para lograr esto, no se trata de definir de nuevo el tipo de Partido, eso ya lo tenemos, nos mantenemos en el marco del marxismo ideológicamente y en el leninismo tanto ideológica como organizativamente. Hemos ratificado la organización celular porque entendemos que es el enfoque organizativo más coherente con nuestra política de construcción de poder popular. Esta discusión está hecha, tenemos que trabajar y caminar en este sentido.

También debemos superar una confusión que muchas veces aparece cuando discutimos partido de cuadros o partido de masas. Todos los partidos son partidos de cuadros, no hay contradicción, pero los cuadros trabajan en el marco de otros cuadros, afiliados, colaboradores, amigos e incluso de votantes en épocas democráticas, lo que no quita que hay un núcleo que es fundamental, y los partidos van para donde van los capitanes, por eso le damos importancia a los acuerdos que podamos lograr los cuadros para el crecimiento del partido, los que están acá y los que no han podido estar por las dificultades operativas y financieras que una reunión como esta impone.

Otro punto es el estilo de la acción política y para nosotros la lucha y el conflicto de clases es nuestro espacio, somos un partido de lucha y de combate por cada reivindicación y por el poder, como decía Lenin vamos a luchar por el vaso de agua caliente y por el poder de los soviets.

Debemos impulsar una política de concentración en tres ámbitos fundamentales en esta etapa: movimiento obrero, movimiento estudiantil y género. Estos son ámbitos de concentración fundamentales en los cuales debemos crecer.

Siempre decimos que para aplicar nuestra línea se requiere amplitud y capacidad de tejer alianzas. En esta reunión remarco que así como somos activos en las políticas de alianzas debemos ser mucho más activos en nuestra actividad de partido, en nuestras actividades propias, sin ir en detrimento de la política de alianzas debemos tener más actividad propia, que nos fortalecerá más en estas alianzas que estamos haciendo con fuerzas progresistas.

Para esto tenemos que impulsar actividades propias, fortalecer el funcionamiento de las células, celebrar nuestras efemérides, realizar tareas de reclutamiento y asimilación al Partido.

Debemos trabajar más con Nuestra Propuesta, con Cuadernos Marxistas, hemos recuperado la Editorial Carta go y publicamos el libro de Fidel, tenemos la comisión de educación y debemos multiplicar su actividad, y tenemos el Centro de Estudios y Formación Marxista Héctor P. Agosti (Cefma) que nos permite trabajar en otros planos. Tenemos un bagaje cultural que ha formado a muchos de los grandes artistas plásticos, escritores, músicos e intelectuales del país, este trabajo cultural es uno de los rasgos más fuertes de nuestra identidad que tenemos que trabajar.

Para esto es fundamental reforzar y mejorar nuestra situación financiera que es central para llevar adelante nuestra política. Todo esto podemos y debemos hacerlo, para lo cual es fundamental la unidad del Partido y la Fede, el tema de la unidad no es solo para la construcción del frente que propiciamos, es para el interior del partido, dejar de lado ciertas tendencias a la conflictividad interna, y para esto es fundamental el acuerdo de los cuadros para el crecimiento del PC, su expansión y organización. Este acuerdo es el objetivo principal de esta conferencia».

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / walking research paper