Domingo, 26 Marzo 2017


Habemus desafíos PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del  21 de marzo de 2013)

La elección de Jorge Bergoglio como el nuevo papa Francisco abre un conjunto de interrogantes para América Latina. Los gobiernos deberán revisar su relación con las iglesias locales y ver hasta qué punto el rol del papa impacta en las políticas y acciones futuras de una región que, actualmente, transita un proceso de una integración y una autonomía por demás infrecuentes.

Se trata de la institución iglesia que disputa históricamente el consenso de la sociedad, hoy en tiempos de crisis capitalista, considerada también una crisis de civilización, ya que esta civilización contemporánea está regida por el capital, o sea, por la explotación del hombre por el hombre, por la depredación de la Naturaleza.

Es posible que la iglesia quiera intervenir en el proceso que se desarrolla en nuestros países latinoamericanos, y no para profundizar los cambios, sino para disciplinar a los pueblos. La disputa es nuevamente por las ideas, es una batalla de ideas. A la iglesia le preocupa el legado de Chávez en la región.

La elección de un papa latinoamericano puede ser interpretada, desde un punto de vista geopolítico, como reflejo del ascenso de las políticas inclusivas y de la consolidación del papel de la región sudamericana en el mundo. Sin embargo, el nuevo pontificado podría reforzar la política de los Estados Unidos en la región, pareciera destinado a colocar un palo en la rueda de la integración regional e intentar aislar así a Brasil y a Venezuela.

Francisco el papa es un antiguo militante de la organización de la derecha del peronismo “Guardia de Hierro” en los años sesenta y setenta, fue general de los Jesuitas en los setenta y estuvo a cargo de la Universidad del Salvador en plena dictadura militar. Ya como arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, prefirió no reunirse ni convocar a los organismos de derechos humanos, se abstuvo de pedir perdón por el papel de la jerarquía eclesiástica durante la dictadura, más recientemente levantó la voz y defendió primero a las organizaciones rurales y luego inició una cruzada en contra del matrimonio igualitario y en contra del aborto, dos temas que están presentes en la agenda del Vaticano como esenciales.

El obispo de Roma tendrá una agenda con la centralidad del poder vaticano y pesarán en ella las diferencias con el gobierno argentino con el que sin embargo, seguramente va a tener “cordiales” relaciones. Ahora, la iglesia tiene el desafío de intentar construir una alternativa a la de los líderes políticos progresistas que buscan cambios más profundos de los buscados por la Iglesia Católica.

Pero, por más intentos institucionales por acompañar la ofensiva del capital contra los trabajadores y los sectores populares, incluida la iglesia de los pobres y el movimiento religioso popular, los pueblos persistirán en la búsqueda por organizar la sociedad del vivir bien (Bolivia), el buen vivir (Ecuador), el socialismo cubano. Son nuestros pueblos los que tienen que profundizar la búsqueda y avanzar en la construcción de un nuevo paradigma de sociedad en la continua lucha contra la explotación, por la emancipación social, contra el capitalismo y el imperialismo, por el socialismo.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://www.samenferforge.com/

Aparición con vida