Domingo, 26 Marzo 2017


Cambios profundos PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 11 de abril de 2013)

El caudal de lluvia que cayó en los últimos días en la región bonaerense fue inusual. La inundación en la Ciudad de Buenos Aires dejó en claro la ineficiencia del macrismo en la gestión de los problemas de la ciudad. Por eso no son las causas de la inundación lo que vale la pena analizar en términos políticos, más allá de la imprevisión municipal y de las consecuencias de un negocio inmobiliario descontrolado. Lo que corresponde analizar son las respuestas políticas que dio el Jefe de Gobierno de la Ciudad tras la catástrofe. Acusó al gobierno nacional por falta de obras, pero fue el propio Macri quien decidió gastar su presupuesto en el Metrobús y en carreras de autos antes que en las obras del arroyo Vega. La actitud de Macri quedó más en evidencia cuando la Presidenta en persona recorrió las zonas afectadas tanto en La Plata como en los barrios afectados de la Ciudad de Buenos Aires, en particular Villa Mitre. Mauricio gira en falso con su discurso antipolítico, intenta reproducirlo y no hacerse cargo de sus propias responsabilidades.

Hoy lo que la experiencia nos muestra es que sin militancia no hay Estado capaz de poder resolver de manera urgente las necesidades del pueblo. Sin militancia, hubiera sido imposible llegar tan rápido a organizar y colaborar con los inundados. El gobernador Daniel Scioli se defendió algo mejor, por lo menos fue comunicando las tristes nuevas y colocó a todo su gabinete a dar explicaciones prácticas. La organización, el esfuerzo económico, las respuestas extendidas deben ser del Estado, aunque muchos funcionarios públicos no estén a la altura de las responsabilidades. Pero sin dinero es difícil hacer infraestructura, más aún conel sistema tributario que sigue con una matriz neoliberal que prioriza un esquema regresivo. La reciente catástrofe muestra que hay que ponerle freno al capitalismo, a su modo salvaje de producir, de depredar, de apropiarse de la vida, de los bienes naturales, con el solo afán de lucro para unos pocos.

La Presidenta acaba de enviar al Parlamento distintos proyectos de reforma del Poder Judicial, entre ellos uno que regula las medidas cautelares, otro que reforma el Consejo de la Magistratura, así como uno que crea cámaras de Casación en los fueros Comercial, Laboral y Contencioso Administrativo. También un proyecto que refiere al acceso público y libre a las declaraciones juradas de funcionarios, y el que habilita el ingreso igualitario y democrático de personal al Poder Judicial. El proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura eleva de 13 a 19 los miembros de ese organismo, establece que los jueces, abogados, académicos y científicos serán elegidos por el voto popular, y se buscará que se voten en la próximas elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso), si es que se llega a tiempo con la sanción de la ley. Si bien estos proyectos son un paso importante en la tarea de «democratizar la Justicia», es necesario romper con la matriz liberal de nuestra Constitución Nacional, particularmente con las reformas neoliberales del 94, para lo cual se hace pertinente entonces avanzar en dirección a la generación del consenso necesario para promulgar una nueva Constitución que le dé andamiaje suficiente al proyecto de verdaderos y profundos cambios que nuestro país necesita.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / http://www.iescarmenmartingaite.com/