Domingo, 26 Marzo 2017


Una de cal, una de arena PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 12 de setiembre de 2013)

Elevar la base del mínimo no imponible a fin de que una importante masa de trabajadores deje de ver afectados sus salarios por un impuesto que además de injusto es incorrecto fue una resolución largamente esperada y reclamada.

La cuestión del impuesto a los salarios fue un reclamo que motivó la actividad de las organizaciones sindicales y sus representados, independientemente de la central a la cual estuvieran afiliadas. Es claro que algunas de ellas agitaron esas justas banderas en un intento por agrandar el malestar de una parte de los trabajadores a favor de las postulaciones de la derecha y de cuanto “opositor” oportunista rondara por el escenario electoral, contando asimismo con la amplificación oral, escrita y televisada de los medios monopólicos de desinformación.

De todos modos la lucha por la elevación del mínimo no imponible estuvo ampliamente justificada y hubiese sido un gran error si el gobierno no saliera a dar respuesta al reclamo, a nuestro juicio con retraso, debido a que el tema fue aprovechado para asegurar una parte del voto castigo registrado en las recientes elecciones primarias.

Asimismo, si no se toman las medidas conducentes a los efectos de bajar las tasas de inflación, esta irá nuevamente devorando la conquista lograda.

Al respecto, cabe apuntar que la tasa anual de inflación fue del 23,7 por ciento en 2012, con un mayor ritmo de aumentos interanuales en el segundo semestre del año. No se trató, como afirman varios sectores de la ortodoxia, de un típico proceso de “estanflación”, dado que la puja entre capital y trabajo fue posible por tratarse de un proceso de desaceleración económica, pero con crecimiento del mercado interno. En consecuencia, según nuestro criterio, resultaría más acorde con esta realidad la aplicación de un concepto móvil que impida el envilecimiento de las conquistas y, por lo tanto, que marche en un camino de consolidación de una eficaz política de profundización de medidas satisfactorias del reclamo popular, entre ellas, una real modificación del sistema impositivo, dándole un carácter de progresivo y eliminando el salario como sujeto expuesto al gravamen de “ganancias”.

En tanto, de verdad y no solo de manera discursiva, es necesario adoptar los recaudos que aseguren el fin del proceso altamente inflacionario oxigenado por los monopolios y oligopolios formadores de precios, interesados antes que nada en esmerilar la gobernabilidad e incrementar sus abultadas tasas de ganancias, al tiempo que tratan de asegurar la restauración del neoliberalismo en nuestra Patria. Por supuesto, contando para ello con el apoyo de todo el derechaje político y los variopintos provenientes de otras corrientes.

Por otra parte lo negativo, los cambios en Seguridad en la provincia de Buenos Aires y las cuestionables declaraciones del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, en cuanto a la imputabilidad de los menores, para no dejarle a Sergio Massa la bandera de la inseguridad.

Se equivocan en proponer la aprobación de la baja de la imputabilidad y ese error, creemos, se basa en un error conceptual más profundo: no es haciendo concesiones a la derecha que se la frena y derrota, sino enfrentándola en todos los terrenos, incluido el de la disputa cultural por el significado de la seguridad y los derechos humanos.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / illegal immigration in usa