Martes, 28 Febrero 2017


El camino del Che PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 17 de octubre de 2013)

Hace pocos días se cumplió un nuevo aniversario del asesinato de Ernesto Guevara. Con el paso del tiempo se verifica la energía de su pensamiento ante los problemas de hoy y del futuro. Los debates actuales nos demandan ideas a las que el Che aportó con su vigoroso pensamiento, tales como la concepción de enemigo fundamental, la idea de radicalidad y la necesidad de la unidad en una fuerza política capaz de afrontar los problemas actuales y conducir a los imprescindibles cambios estructurales. El capitalismo en su desarrollo contrario al orden de la naturaleza exige robar los recursos a escala mundial, hacer guerras, depredar el planeta, lo que nos obliga a tomar ejemplo y librar la batalla cultural acerca del papel del imperialismo en nuestros días.

El Che como enseñanza de radicalidad, tenía precisa idea sobre la liberación y la lucha contra la dependencia, sabía que no se podían llevar adelante sin propuestas de socialismo. Por él, disponemos de una acumulación de prácticas, ideas y sentimientos para proyectar fuerzas y estrategias eficaces, de liberación.

Hoy hemos decidido recordarlo más allá del guerrillero heroico, más allá del dirigente destacado de la Revolución Cubana, más allá de ser el teórico marxista al que siempre hay que volver. Queremos recordarlo como el político revolucionario que nunca perdió de vista lo que sucedía en su país, aquí en la Argentina, que conocía nuestros problemas y que supo leer, en el complejo conjunto de la política argentina, cuál era el tema central del que debíamos ocuparnos, cuál era el talón de Aquiles del movimiento popular: la ausencia de unidad. El Che hizo referencia a lo que él consideraba el principal problema del campo popular argentino que era la dispersión, la desunión, la falta de encuentro entre los distintos sectores del campo popular. Hoy, debemos reconocer que las palabras del Che tienen absoluta y urgente vigencia dado que aún cargamos como una deuda pendiente con nuestros pueblos, solucionar los temas de la división, resolver los temas de la unidad del campo popular.

Señalamos que es urgente resolver estos temas y lo hacemos teniendo en cuenta tanto los peligros como las posibilidades que enfrentamos en la actual coyuntura política de nuestro continente y que se pueden expresar en la dicotomía de: o marchamos hacia la liberación definitiva y a una perspectiva revolucionaria o hay restauración neoliberal.

Consideramos un deber revolucionario de los comunistas poner todo nuestro empeño, nuestra fuerza para conquistar este alto objetivo de la unidad del campo popular argentino. Pero no se puede avanzar en el trabajo unitario sin admitir que requiere una metodología, que la unidad es inseparable del debate enérgico, constructivo y de la disputa real y también leal. Y por eso nos esforzamos en debatir con el gobierno los rumbos a seguir, la profundización necesaria.

No se puede pensar que solo con mayorías electorales, que por caudalosas que sean no dejan de estar permanentemente acechadas por la transitoriedad, se puede defender y profundizar estos procesos. Hay que construir el sujeto popular que los sustente y los impulse, sabiendo que lo electoral es una condición necesaria, pero no es una condición suficiente.

Nuestra propuesta de unidad del campo popular debe ser respaldada con unidad al interior de nuestro partido. Si predicamos la unidad y nos dedicamos a combatirnos entusiastamente entre nosotros, nuestro discurso no será creíble para un aporte sólido y decisivo a la unidad del movimiento popular como nos pedía el Che.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / sap dissertation Louisiana