Martes, 28 Febrero 2017


Cambios imprescindibles PDF Imprimir E-mail

(Editorial de Nuestra Propuesta del 24 de octubre de 2013)

La pretensión de la derecha es anunciar un fin de ciclo. Ahora, sin esperar los próximos dos años. Por eso lo afirman en cada oportunidad, como si fuera algo presente a partir del resultado de las elecciones legislativas del domingo 27. En las quejas de empresarios y banqueros sobre la disminución de la rentabilidad de su actividad, está encubierto su objetivo: ir por los salarios.

Sin explicitarlo, quieren fuerte devaluación.

La vía cambiaria ha sido el mecanismo más eficaz de redistribución regresiva del ingreso en democracia; en la última dictadura fue con represión, congelamiento del salario, devaluación y liberalización de los precios.

El último gran ajuste del tipo de cambio fue en 2002 con Eduardo Duhalde y su ministro de Devaluación y Pesificación Asimétrica, José Ignacio de Mendiguren, que provocó una profunda transferencia de ingresos del trabajo al capital. El último informe del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra-CTA) precisa que ese brusco cambio en la paridad resultó una caída de 7,2 puntos porcentuales en la participación de los trabajadores en el Producto Bruto Interno. Luego describe que, a partir de 2003, la elevada generación de puestos de trabajo y la recomposición de los salarios posibilitaron, en el marco de un acelerado ritmo de expansión de la actividad económica, una recuperación del terreno perdido tras el estallido de la convertibilidad. Destaca que, ya en 2007, el peso de los salarios en el Producto Bruto (39,5 por ciento) superó el nivel de 2001 (38,5 por ciento). Afirma que “transcurrido el conflicto del agro, en el marco de la crisis mundial, la desaceleración del crecimiento de la economía argentina, el agotamiento de la capacidad instalada ociosa y la recomposición de los salarios reales, se intensificó la puja distributiva entre el trabajo y el capital”. Y señala que esa puja ha tenido la particularidad de que los incrementos salariales fueron compensados por los avances de la productividad. “Tan es así que, tras un leve descenso en 2010 y 2011, la participación de los asalariados alcanzó el 39,0 por ciento del Producto Bruto en 2012, un nivel similar al registrado en 2008”, concluye el informe.

En consonancia con empresarios y banqueros, Sergio Massa, el favorito de los medios concentrados, ya manifestó que su propuesta “se basa en la seguridad jurídica para las empresas privadas, desideologización y desregulación, reformulación de alianzas internacionales, generación de confianza para atraer inversiones, superación de fricciones con ‘el campo’, mejora de la competitividad industrial tocando el tipo de cambio; mirar al futuro y no al pasado, volver a endeudarse en el mercado financiero; permitir que los bancos vuelvan a intervenir en el sistema jubilatorio; establecer una política de metas de inflación (ajuste sobre salarios y gasto público); luchar contra la corrupción, replantear la política energética y garantizar la independencia de la Justicia”. Clarito: otra vez hacernos pagar los costos al pueblo.

Desde el Partido Comunista hemos venido alertando insistentemente sobre los riesgos que se enfrentaban si no se resolvía favorablemente la disyuntiva entre radicalización de los procesos de cambio estructural o restauración neoliberal.

Este momento exige profundizar en la necesidad de construir una fuerza política de nuevo tipo, frentista, plural, respetuosa de las tradiciones políticas que la integran, amplia en su conformación y profunda en sus definiciones programáticas que bien podría ser Unidos y Organizados que debiera conformarse como el cimiento de una nueva fuerza frentista y plural que sirva para enfrentar las presidenciales de 2015 y pueda proyectarse más allá de y más allá de los resultados que se logren. Que impulse y sostenga una acción del gobierno para llevar adelante los cambios estructurales que a esta altura resultan imprescindibles.

 

 

Sitio web de Nuestra Propuesta, el semanario del Partido Comunista de la Argentina

Av. Entre Ríos 1039 (Código Postal C1080ABQ) Tel./Fax: (54) 11-4304-0066 / 68 / essay about social problem homelessness

Afiliacion

Aparición con vida