Internacionales

 

Cien años de Revolución | 25.04.2017

Encuentro en Moscú

Se reunió el Grupo de Trabajo de cara a la celebración que tendrá lugar, en noviembre, en San Petersburgo.

El grupo de trabajo del Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros se convocó en Moscú donde, durante dos jornadas, protagonizó la 19 Reunión Internacional de su Grupo de Trabajo de cara a la celebración del centenario de la revolución de Octubre.

Ahí se dieron cita representantes de veintisiete partidos de todo el mundo que fueron recibidos por el presidente del anfitrión Partido Comunista de la Federación Rusa, Guenadi Zyuganov, que inauguró el debate sobre el tema convocante del encuentro: el 100 aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, los ideales del movimiento comunista, la revitalización de la lucha contra las guerras imperialistas, por la paz y socialismo.

Durante el segundo día de la reunión, los participantes del Grupo de Trabajo se unieron a la manifestación que tuvo lugar en la Plaza Roja, donde visitaron la tumba de Vladimir Ilich Lenin, en el 147 aniversario de su nacimiento.

Entre los asistentes al encuentro, estuvieron delegaciones del Partido Comunista de Brasil, sus pares de Cuba, la República Popular China, Francia, Grecia, Palestina, Ucrania y Vietnam, así como los de Siria, Turquía, Portugal, Francia, Kazajstán y España.

Vale recordar que el Encuentro Internacional conmemorativo, se va a llevar a cabo, en noviembre, en San Petersburgo.

Macron y Le Pen al balotage | 24.04.2017

Con los espolones de punta

El establishment europeo respira aliviado ¿Son tan diferentes los contendientes de la segunda vuelta? ¿Qué pasa con la izquierda?

¿Cómo se dice pesadilla en francés? Esta es la pregunta que recorrió como gota fría sobre la espalda de muchos franceses que, con la llegada de la noche, se dieron cuenta que la profecía autoproclamada durante gran parte de la campaña que desembocó en la primera vuelta electoral, se había cumplido.

El socio de la Banca Rothschild, Emmanuel Macron, recogió todo lo que Los Republicanos dejaron caer, encabezó –con comodidad- el primer round electoral y se prepara a dirimir con Marine Le Pen, el 7 de mayo, quién será el próximo presidente de Francia.

Las reacciones inmediatas fueron elocuentes. Mientras a poco de conocerse lo irreversible del resultado, la policía reprimía a manifestantes antifascistas en la zona de la Bastilla; minutos más tarde, con la apertura de la Bolsa de Tokio –poco después de la medianoche parisina- las acciones de multinacionales con cabecera en Francia saludaban lo que consideran un seguro triunfo de Macron en la segunda vuelta. Esto se reflejó, también, en el Mercado de Valores de París, donde las acciones del sector bancario encabezaron las ganancias.

Es que el postulante por En Marche!, rápidamente se presentó como aquel que está llamado a frenar el avance de lo que -con toda la carga negativa que este término tiene para el establishment político europeo- denomina populismo de derecha.

En este sentido, los grandes perdedores de la jornada, el socialdemócrata Benoit Hamon y neogaullista François Fillon, no perdieron mucho tiempo en rasgarse las vestiduras y se apresuraron a anunciar su apoyo a Macron que, después de todo, es lo más parecido al esquema de representación política que surgió de los acuerdos de 1944 y acaba de recibir un golpe que, quizás, sea letal.

 

Insumisos

El voto para Francia Insumisa llevó la candidatura de Jean-Luc Mélenchon a una situación de empate técnico con la de Fillon. Esto no es poco en términos electorales y, en ese terreno puede anticipar un panorama interesante de cara a las parlamentarias de junio. Pero para eso, primero, hay que pasar por el camino hacia el balotage en el que buena parte de las miradas también estarán depositadas sobre quien pretende liderar a una izquierda que volvió a mostrar que está viva, pero que aún tiene mucho más de social que de estructura política.

El establishment prefiere que el Frente Nacional (FN) ocupe el espacio contestatario del sistema de representación que –aún es temprano para afirmarlo- podría surgir tras la derrota electoral de gaullistas y socialdemócratas.

El capítulo europeo de la globalización capitalista excluye, también, en Francia. Por eso se siente más cómodo con que quienes estén llamados a dirimir el pleito e integren un nuevo esquema de representación, sean el FN y En Marche!

Después de todo, entre la derecha liberal que anunció que va a desmontar lo poco que queda de Estado de Bienestar y la derecha que anticipa un repliegue nacional-proteccionista y xenófobo, sólo puede haber contradicciones secundarias.

Porque, para que quede claro, lo que Le Pen cuestiona no es el capitalismo, tampoco la globalización: rechazar a las multinacionales no implica intentar favorecer a aquellas que tienen cabecera francesa, como pretende Le Pen.

Y aquí es donde cobra realce la elección de la izquierda, sobre todo la que hizo entre la juventud donde obtuvo una votación superior a la promedio.

Es que el debate que comenzó a plasmarse en este escenario electoral y, posiblemente, siga profundizándose, se vincula a la adscripción definitiva -o no- de Francia a la globalización que impone la delegación de soberanía política, económica y popular hacia una instancia supranacional como es la UE.

La performance que tuvo la candidatura de Mélenchon –e incluso lo que recibieron Hamon y Philippe Poutou-, deja en claro que la izquierda no está afuera de este debate, ya que hablan de un sujeto político que busca su representación.

En este sentido, el resultado del domingo reafirma la vigencia de lo dicho –días atrás- desde este mismo diario. Hay un espacio de izquierda que debe hacerse cargo de la tarea de reconstruir identidad a partir de un proyecto alternativo que dispute banderas que, por ahora, se apoderó por derecha, el FN.

La candidatura de Mélenchon disputó la batalla de ideas y dejó claro que se puede construir, desde la izquierda, oposición real al establishment y plantear una agenda que vuelva a incluir temas como la soberanía política, económica y popular respecto a Bruselas y Banco Europeo.

Francia Insumisa también se animó a volver a hablar conceptualmente de pueblo y dejar en claro que este concepto está lejos del criterio etnicista del FN, pero también del que la socialdemocracia acota a las capas medias de la sociedad.

Hay un sujeto social que demanda representación política. Es un sujeto mestizo, joven y pobre, aquel que protagoniza revueltas y vive en la periferia de las grandes ciudades.

Por eso, la izquierda tiene el desafío de revertir la pérdida histórica de conciencia de clase que existió en periodos anteriores y avanzar en la reconstrucción de mecanismos de sociabilización popular, esto es, hacia la reconstrucción de una idea de pueblo inclusiva y militante.

Quizás así, se consiga que el resentimiento nacional y antisistémico de buena parte de los excluidos -obreros y capas medias-, no se objetive contra los que están más abajo y al borde, para apuntar hacia las élites ganadoras de la Francia de la UE.

El decurso histórico de la Europa de la globalización capitalista, pone a varios de sus Estados miembro -entre ellos a Francia- en una especie de dilema existencial, no sólo como Estado Nacional, sino como sociedad. Esta primera vuelta electoral habló sobre eso. Quizás también hayan comenzado a hacerlo los pueblos y, en esto, la izquierda tendrá que decir lo suyo.

 

 

Elecciones en Francia | 21.04.2017

Lo que se juega

Un sistema de representación en crisis ¿Le Pen y Macron al balotage? ¿Qué pasa con la izquierda? Encima, apareció EI.

El que quizás sea el peor telón de fondo para los comicios del domingo venidero, es el que se estableció cuando, el jueves, se perpetró en los Champs Elysées parisinos un ataque terrorista que se atribuyó Estado Islámico (EI).

Este ataque en el que asesinaron a un policía y otros dos resultaron heridos, aparece como el final de acto de la opaca presidencia del socialdemócrata, François Hollande, que se dirigió a los franceses para prometer “una vigilancia absoluta durante el proceso electoral” del domingo. De todos modos distintas fuentes calificadas ponen en duda que se trate de un acto perpetrado por EI, ya que quien fuera identificado como su autor, Abu Yusuf al-Beljiki, carecerìa de antecedentes vinculados con el terrorismo.

Pero más allá del hecho en sí, ya se especula con cuál de los candidatos puede sacar ventaja del clima que provocó el atentado.

Pero en las elecciones francesas y en la segunda vuelta del 7 de mayo, se juega algo más que incluye parte del futuro de Europa. Está claro el impacto que tuvo la globalización capitalista y su capítulo europeo representado en la UE, a la hora de delinear el escenario electoral francés que -además- denota el agotamiento del acuerdo que, en 1944, alumbraron gaullistas, socialistas y comunistas, que permitió el nacimiento del sistema de representación política, que con algunas variantes, atravesó más de sesenta años de vida en Francia.

Por primera vez desde entonces, los dos principales bloques que ejercieron esa representación -socialdemócratas y gaullistas- llegan, según coinciden los sondeos, sin chances de pasar al balotage. Aquí es donde se ve el efecto letal que el neoliberalismo tiene, también, para los partidos del sistema y en países centrales.

Hollande ni siquiera pudo aspirar a su reelección y bendijo a Manuel Valls, que fue pasado por arriba en la interna partidaria por Benoit Hamon. Valls es el actor central del recorte de derechos laborales y sociales impuesto por el gobierno de Hollande, pero asimismo el que desde el Ministerio de Interior sacó la policía a la calle para reprimir, sobre todo, a jóvenes de barriadas pobres y trabajadores organizados. Pero en lugar de buscar por izquierda, Hamon incorporó el equipo de Valls.

Por su lado, aunque tiene la bendición de Sarkozy, la candidatura de su ex premier, François Fillon, fue afectada por el Penelopegate, un caso de desvío de fondos públicos en el que aparece involucrada su esposa.

Así, el socio en la Banca Rothschild, Emmanuel Macron, fue recogiendo todo lo que se le caía al postulante de Los Republicanos y aparece como el mejor posicionado para estar en el balotage, junto a Marine Le Pen.

Si este análisis es correcto, el 7 de mayo la opción será por un candidato que anticipa que va a terminar de destruir lo poco que queda de Estado de Bienestar y otra que con una versión un poco más endulcorada que la de Jean-Marie, anuncia un giro nacional-proteccionista y xenófobo.

 

¿Hora de insumisión?

Otra cosa que se está jugando, se vincula a la construcción de una suerte de relanzamiento del relato que, en este marco, tendría un carácter fundante. En el centro está la adscripción definitiva, o no, a la globalización que -entre otras cosas- impone la delegación de soberanía política y económica hacia una instancia supranacional como es la UE, algo que ya dejó varios sectores heridos en Francia.

¿Pero acaso la izquierda está afuera de este debate? Durante las semanas previas a los comicios la candidatura de Jean Luc Mélenchon -que cuenta con el apoyo del PC- generó expectativas crecientes. De todos modos, parece poco probable que le alcance para llegar a mayo, pero aun así, el dato puede servir para analizar el escenario del día después.

Más allá de las personas aquello que puedan generar las candidaturas de Mélenchon e incluso la Hamon -sobre todo en tanto emergente contra lo que significa Valls- hablan de un sujeto político que busca representación desde la izquierda.

Pero también de una izquierda que tiene una tarea inexorable en la necesidad de reconstruir identidad a partir de un proyecto alternativo que dispute banderas que, al menos por ahora, se apoderó la derecha del Frente Nacional (FN) de Le Pen.

En esto se ganó durante el sprint final de la candidatura de Mélenchon que supo salir a disputar, desde la izquierda, la batalla de ideas necesaria para que quede en claro quién puede construir oposición real al establishment y plantear una agenda que vuelva a incluir temas como la soberanía política, económica y popular respecto a Bruselas y Banco Europeo.

El candidato de Francia Insumisa supo plantear que rechazar a las multinacionales no quiere decir favorecer a las de cabecera francesa como pretende Le Pen. Pero también se animó a volver a hablar conceptualmente de pueblo, lejos del criterio etnicista del FN y de aquel acotado a las capas medias de la socialdemocracia.

Porque es ahí donde está un sujeto social que reclama representación política. Es ese sujeto mestizo, joven, pobre que desde hace años aparece en revueltas que -regularmente- tienen lugar en la periferia de las grandes ciudades.

Así las cosas, la izquierda tiene por delante el desafío de lograr que el resentimiento nacional y antisistémico de una buena parte de excluidos -obreros y capas medias-, no se objetive contra los que están más abajo y al borde, sino que apunte hacia aquellas élites ganadoras de la Francia de la UE.

Porque, a fin de cuentas, de lo que se trata es de revertir la pérdida histórica de conciencia de clase que existió en periodos anteriores y avanzar en la reconstrucción de mecanismos de sociabilización popular, esto es, hacia la reconstrucción de una idea de pueblo inclusiva y militante. Es decir, que esta Francia Insumisa, se exprese real y políticamente insumisa.

Día del Prisionero Palestino | 19.04.2017

Resistir y luchar

Palestinos encarcelados en prisiones israelíes, llevan a cabo una medida de fuerza conocida como Huelga de Libertad y Dignidad.

Más de 1.200 palestinos presos en las cárceles israelíes comenzaron una huelga de hambre para exigir condiciones dignas de detención. Se trata, fundamentalmente, de integrantes de Fatah, del Frente Popular de Liberación Palestina y de Hamás que son parte de los más de 6.500 palestinos encarcelados por Israel que adoptaron esta medida conocida como Huelga de Libertad y Dignidad.

Al respecto, el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbás, instó a la comunidad internacional a “intervenir para salvar las vidas” de quienes llevan a cabo esta protesta, entre ellos, el dirigente político, Marwan Barghouti, que está prisionero desde 2002 y fue trasladado desde la cárcel de Hadarim al penal de Kishon donde se lo confinó en solitario.

Ante esta situación, el ministro de Seguridad Pública de Israel, Gilad Erdan, aseveró que se trata de una huelga que tiene motivos políticos. “La huelga dirigida por Barghouti, está motivada por la política interna palestina y, por lo tanto, incluye demandas poco razonables relativas a las condiciones en las cárceles”, puntualizó.

 

La lucha por la libertad

Mientras tanto, en los territorios ocupados fueron miles las personas que ganaron las calles para manifestar su solidaridad con los prisioneros palestinos. Una de las más importantes se llevó a cabo en la zona céntrica de Ramala, mientras que en Belén, soldados israelíes reprimieron a personas que se habían movilizado.

Los manifestantes y quienes protagonizan la huelga de hambre, también repudian la detención administrativa a la que se somete a cientos de palestinos, mecanismo por el que el Estado de Israel -por medio de tribunales militares en los territorios ocupados- arresta arbitrariamente a personas a las que, sin acusación, prorroga regularmente la detención y les niega cualquier derecho de defensa y juicio.

Asimismo, demandan que cesen los tratos indignantes, torturas físicas y psicológicas a las que se somete a hombres, mujeres, adolescentes y niños que padecen hacinados en cárceles israelíes. Hay cincuenta personas palestinas presos políticos desde hace más de un cuarto de siglo, ciento diez permanecen encarcelados desde antes de que se firmaran los Acuerdos de Oslo, en 1993. Asimismo, hay más de 235 niños y alrededor de treinta mujeres en esta condición.

Desde que en 1967 tuvo lugar la Guerra de los Seis Días, alrededor de un millón de palestinos fueron detenidos, al menos una vez, por el Estado de Israel. Y, entre 1948 y 2012, son 207 los presos políticos palestinos que murieron en prisiones del Estado de Israel.

 

 

Sigue la represión | 18.04.2017

Atacan a manifestantes saharauis

Policía marroquí cargó contra una movilización pacífica en El Aaiún. Hay presos y heridos.

El Buró Permanente del Secretariado Nacional del Polisario condenó “la barbarie y las brutales prácticas represivas del Estado de la ocupación marroquí contra los indefensos ciudadanos saharauis”, que fueron perpetradas durante la manifestación popular en la que, de forma pacífica, saharauis exigían que el reino de Marruecos respete su derecho a la libertad y la independencia.

Fue durante el fin de semana en las ciudades de El Aaiún y Smara, que están ocupadas ilegalmente por Marruecos, cuya policía golpeó y detuvo a un número de saharauis que aún no fue establecido.

Al respecto, el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Gali, hizo hincapié en la necesidad de que la ONU asuma su plena responsabilidad en la tarea de protección “a los indefensos ciudadanos saharauis de la opresión y la brutalidad de las fuerzas de ocupación marroquí”, al tiempo que solicitó que cese del saqueo de los recursos naturales de su país que llevan adelante empresas internacionales apañadas por Rabat.

Asimismo, reclamó la liberación de los presos políticos saharauis que, como los del Grupo de Gdeim Izik, están confinados en cárceles marroquíes.

Y, tras exigir que se garantice el derecho a la independencia saharaui, recordó que “la ocupación marroquí no deja de poner obstáculos a los esfuerzos que hace la ONU para la descolonización de la última colonia en África”.

Por su parte, en la misma dirección se pronunció la Comisión Nacional Saharaui de Derechos Humanos repudió “enérgicamente” el ataque perpetrado por fuerzas marroquíes. “La intervención brutal de las fuerzas de ocupación y sus arremetidas contra un grupo de manifestantes saharauis”, es condenable e inaceptable, resaltó y recordó que los represaliados también demandaban la liberación de todos los presos políticos saharauis.

Y destacó su postura solidaria e incondicional “con la lucha de todos los saharauis, sus demandas legítimas y su heroico desafío a la represión sistemática perpetrada por Marruecos, que ya ha dejado cientos de víctimas”.

 

Desmantelar la mentira

Pero la violencia ejercida por Marruecos contra el pueblo saharaui se manifiesta también en el feroz ataque que lleva a cabo, con la complicidad de representantes de la massmedia global, para intentar deslegitimar la lucha saharaui.

Esta semana, el gobierno de la Rads, condenó “enérgicamente el intento de vincularlo con grupos terroristas”, maniobra que se orinó en usinas de Riad. En esta dirección, el Ministerio de Información saharaui, desmintió al director de la llamada Oficina Central de investigaciones judiciales de Marruecos, Abdul Haq Aljiyam, quien en una entrevista concedida al canal francés France 24, el domingo pasado, vinculó al Frente Polisario con Estado Islámico (EI).

“El intento de acusar y vincular al pueblo saharaui con grupos terroristas, no encuentra ningún apoyo legal, moral o histórico”, destacó el ministerio saharaui y recordó que la ideología de EI y otros grupos terroristas que actúan junto a esa banda, “son totalmente incompatibles con los valores absolutos, la historia, las costumbres y contrarios a los principios y la orientación del Frente Polisario”.

Tensión en Corea | 15.04.2017

EE.UU. mete la cola

Una guerra civil interminable a pedir de boca de la principal hipótesis de conflicto de la Casa Blanca. Un actor exterior preocupado en marcar terreno en la Cuenca Asia Pacífico.

“La era de la paciencia estratégica” de Washington con Pyongyang “se acabó”, amenazó el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, en Seúl, donde acusó al gobierno de Kim Jong-un de haber realizado “dos pruebas nucleares”, además de “repetidos lanzamientos ilegales de misiles”.

Lo hizo a poco de que su país disparara casi sesenta misiles Tomahawk sobre territorio sirio e hiciera detonar a Mother of All Bombs, en suelo de Afganistán, en dos episodios que dejaron más de un centenar de muertos.

En este punto vale aclarar que la decisión de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea) de avanzar en su programa misilístico, es una decisión que puede ser cuestionable, pero no deja de ser soberana ni vulnera acuerdos existentes.

Pero, por mucho que le pese a la Casa Blanca, la determinación unilateral de arrojar proyectiles contra territorio soberano de Siria y Afganistán es ilegal según el derecho internacional, ya que no se adoptó en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU, que es la única instancia autorizada para disponer algo así.

Este doble rasero y la naturalización de la potestad que EE.UU. se arroga para intervenir militarmente en cualquier punto del planeta plantea una perspectiva peligrosa.

Al sur del paralelo 38, el Pentágono tiene formidable armamento –que incluye un escudo antimislístico- y tropas, algo que ayuda a explicar las razones del comportamiento histórico de Pionyang, que eligió convertirse en un outsider del derecho internacional pero –y este es un dato relevante- nunca lo violó en los casi sesenta y cuatro años que transcurrieron desde el Acuerdo de Armisticio.

Entonces, la cosa es más compleja que la historia de la familia de megalómanos norcoreanos que venden las propaladoras del Nuevo Orden Mundial que pretende reinstalar a EE.UU. como única y excluyente potencia global. Ese relato es tan ridículo como aseverar que el mundo con Trump es más peligroso que con Obama.

 

Escalada

“En cualquier momento se puede desatar la guerra”, dijo el director general de Organizaciones Internacionales de la RPD de Corea, Kim Chang-min, para responder a las amenazas del vicepresidente Pence, que advirtió que su país podría perpetrar ataques parecidos a los que llevó a cabo en Siria y Afganistán, en caso de que no Piyonyang cambie su “actitud provocadora”.

Al hacer las veces de portavoz de Kim Jong-un, Chang-min, alertó sobre la situación en la región, a la que calificó como “extremadamente peligrosa” ya que, en cualquier momento, “puede desatarse una guerra”.

Y, en esta lógica de amenazas cruzadas, el diario oficial del Partido del Trabajo de Corea, Rodong Sinmun, señaló que la RPD de Corea va a lanzar, “inmediatamente, un ataque nuclear sin piedad si una sola bomba estadounidense cae en su territorio soberano” ya que no se quedará “de brazos cruzados ante las acciones de provocación de EE.UU.”.

No es la primera vez que la situación -en la península de Corea- parece precipitarse vertiginosamente hacia la guerra. Para no perder la perspectiva real de lo que allí se está jugando, hay que tener en cuenta que se trata de una guerra civil cuyo resultado nunca dirimió, pero también que la RPD de Corea dice, abiertamente, que tiene arsenal nuclear y que está dispuesto a usarlo.

La RPD de Corea está en la puerta de la República Popular China y de Rusia, lo que la pone en un escenario bélico, ya que es en esta cuenca que se extiende hasta el Mar del Sur de China, donde el Pentágono estableció su principal hipótesis de conflicto.

En 2006 se hizo público que la RPD de Corea posee arsenal nuclear, algo que utilizó para presionar y negociar en una táctica que desconcertó a la Casa Blanca, acostumbrada a llevarse todo por delante, desde el fin de la Guerra Fría.

Durante más de medio siglo, los coreanos del norte y los del sur, vivieron momentos de aproximación y hasta de asociación, pero también otros de tensión. En todos estos años, el factor rector y desestabilizador en la zona fue la presencia militar de EE.UU., por lo que para dialogar con Seúl, la RPD de Corea debe hacerlo con Washington.

Tras la primavera que esta relación tuvo con la presidencia de Bill Clinton, cuando se trazó una hoja de ruta para un proceso de diálogo, con George W. Bush se redobló la presencia militar estadounidense en el sur y el hostigamiento hacia el norte: fue la época del Eje del Mal en el que Washington sentó a Pionyang junto a Irán e Irak.

Barack Obama persistió en esta postura que puso en valor cuando estableció el norte de su gestión en la hipótesis de conflicto ubicada en la Cuenta Asia Pacífico.

Por su parte, Pyongiang siguió con su programa nuclear que incluye el desarrollo y prueba de misiles de mediano alcance que serían suficientes para poner un satélite de comunicaciones en órbita, pero también para dejar caer un misil con cabeza nuclear sobre Hawai.

EE.UU. es un factor externo y desestabilizador en la región, lo suficientemente peligroso como para tomarlo con ligereza. El Pentágono continúa teniendo el arsenal bélico y nuclear más letal del planeta y aprovecha cualquier insinuación para marcar territorio en la Cuenca Asia-Pacífico.

Cuando comandaba la fuerza internacional –integrada ente otros por el régimen del apartheid sudafricano- que intervino en la década del 50 en la Península de Corea, Douglas MacArthur, presionó a Harry Truman para que usara la bomba atómica. Pero esa vez, el entonces mandatario estadounidense no se animó. Es que durante su primera presidencia su país ya había arrojado dos, cerca de ahí, en Japón dejando un saldo de cientos de miles de personas asesinadas. Así, EE.UU. se convirtió en el único país que arrojó armas atómicas sobre población civil.

 

 

Sin dilemas para el presidente | 14.04.2017

Casa Blanca o Carpa Blanca

Después de varios años, dos viejos amigotes se vuelven a ver las caras ¿Quién va pagar la cuenta?

La cita es el jueves 27 de abril en Washington. Ahí, después de muchos años, se van a volver a ver las caras dos viejos compinches de juergas y negocios. Va a ser cuando se encuentren los ahora presidentes, Donald Trump y Mauricio Macri.

Según se dejó deslizar desde la Casa Blanca, en la agenda de la charla que va a tener lugar en el contexto de esta visita oficial, estarán cuestiones bilaterales e inherentes a la región.

Y se recalcó que ambos mandatarios buscarán profundizar “la cercana relación” entre Argentina y EE.UU. al tiempo que y abordarán, entre otros temas, los vinculados “a la expansión del mercado, la colaboración en materia de seguridad y la deteriorada situación en Venezuela”.

Desde antes su llegada a la Presidencia, cuando Macri apostaba a que Hilary Clinton sucedería a Obama, EE.UU. ungió a presidente de Argentina como su hombre en la región. La elección no fue azarosa: los otros dos representantes del G20 en Latinoamérica, Brasil y México, también tienen mandatarios de derecha y bien predispuestos a obedecer el mandato del norte, pero a diferencia de Macri y por diferentes razones, sus gobiernos presentan frentes internos muy complicados.

El reencuentro entre Trump y Macri, va a tener lugar a poco de que EE.UU. hiciera dos exhibiciones de fuerza militar. La descarga de casi sesenta Tomahok sobre territorio sirio y el ataque de suelo afgano con la bomba de mayor poder letal fuera del armamento atómico. Los dos estuvieron dirigidos a objetivos directos, pero también hacia varios indirectos.

Más allá de las personas asesinadas y los daños materiales que pudieron causar, la señal de Washington fue clara y se inscribe en el contexto de la aplicación de la Doctrina de la Libre Defensa Anticipatoria: “seguimos mandando y no estamos dispuestos a resignar esta posición”.

 

Alinearse

Ante estos ataques La Rosada se alineó con los gobiernos del Mercosur y la Alianza del Pacífico, hubo condena al uso de armas químicas en Siria, pero evitaron pronunciarse sobre el bombardeo perpetrado por EE.UU. Esta reacción del gobierno a los ataques puede ser una señal peligrosa si estos episodio derivan en una escalada.

Pero nadie puede sorprenderse por la línea de conducta adoptada, que es consecuente con la que inauguró Macri cuando recibió a Obama y, cuando recién comenzaba su Gobierno, prometió mucho de lo que se apuraría en cumplir.

Entonces, “volver al mundo” significó sobreendeudamiento, ajuste y flexibilización de la relación entre trabajo y capital, y una adscripción absoluta a un criterio que homologa derechos humanos con libertad de mercado.

Además, Macri lideró la desarticulación y vaciamiento de espacios como el Mercosur, la Celac y la Unasur y el feroz ataque que se perpetra contra el proceso bolivariano, así como el avance de una estrategia económica, financiera, cultural y social diseñada para la región desde EE.UU.

También cumplió cuando forzó la brutal transferencia regresiva de riqueza, que se perpetra a caballo de decenas de miles de personas que se quedaron sin trabajo y el correlato que se pone de manifiesto en un país que avanza rápidamente hacia la reprimarización de su economía, para convertirse en terreno libre para las exportaciones estadounidenses.

Por su parte, Washington ni siquiera cumplió con su promesa de abrir mercados de EE.UU. a algunos productos primarios argentinos. Está claro de qué habla la Casa Blanca cuando se refiere a “la cercana relación” entre ambos países que sus presidentes buscarán profundizar.

El encuentro entre Obama y Macri dejó como fruto la adquisición compulsiva, por parte del gobierno argentino, de material de rezago estadounidense destinado a reequipar las Fuerzas Armadas.

Este material bélico tecnológicamente obsoleto para las necesidades de Washington, resulta suficiente para que las Fuerzas Armadas de nuestro país califiquen para el papel periférico que le reserva el Pentágono, en el contexto de la aplicación de su Doctrina de la Libre Defensa Anticipatoria. Pero esto también incluye la asistencia a la fuerzas de seguridad que en ese diseño, tienen un papel central para el control social.

“Yo no soy Menem, a mí no me van a instalar una Carpa Blanca”, dicen que amenazó el presidente antes de ordenar la brutal represión perpetrada contra maestros, el domingo pasado.

Macri no quiere una Carpa Blanca, pero adora a la Casa Blanca y hasta ahí se va para charlar con un tipo que acaba de autorizar que –en una sola descarga- que se arrojen diez toneladas de TNT sobre Afganistán.

La supeditación de la política exterior de nuestro país a los intereses imperiales, tuvo un capítulo peligroso y dramático cuando el gobierno de Carlos Menem metió a Argentina en el conflicto que estalló después de la invasión estadounidense a Irak.

Vale preguntarse si la visita de Macri a Trump, puede anticipar el advenimiento de un capítulo similar. Acostumbrado a que siempre la cuenta la pague otro, cuando en marzo de 2016 se sentó a la misma mesa que Obama, el presidente argentino le dio más de lo que su visitante estaba dispuesto a llevarse. Mete miedo imaginar qué consecuencias podrían tener –para los que siempre pagamos- las promesas que Macri le pueda hacer a su viejo amigote.

Después de Siria | 13.04.2017

Ahora, la Mother of All Bombs

EE.UU. disparó un arma letal sobre territorio de Afganistán.

El miércoles, integrantes de la Plataforma Andaluza contra las Bases, llevó a cabo una protesta contra el uso de la base militar de Rota, ubicada en Cádiz, al sur de España, porque fue desde ahí donde están asentados los destructores USS Ross y USS Porter, que el viernes 7 de abril lanzaron misiles Tomahawk contra Siria.

Estas embarcaciones, y por lo tanto la base, barcos que forman parte del escudo antimisiles de la Otan. El acto de repudio tuvo lugar en la plaza del Triunfo de Rota, en las adyacencias del recinto militar y, ahí, la parlamentaria de Izquierda Unida, Inmaculada Nieto, anunció que la Plataforma va a encabezar “una batería de iniciativas institucionales en el Congreso y el Parlamento andaluz para aclarar si los gobiernos de España y Andalucía han tenido conocimiento de esta situación”.

En este sentido, añadió hizo público que “rechazamos este bombardeo, hecho contra el mandato de la ONU, desde el intervencionismo, que lejos de garantizar la pacificación hace aumentar la espiral de violencia y la muerte de civiles”.

Tras lo que no dudó cuando denunció que “se está usando nuestro suelo, usurpando nuestra soberanía contra un país al margen del derecho internacional” y alertó que la presencia de las naves de guerra de la Otan en Rota, convierte a la bahía de Cádiz “en objetivo militar dentro de la escalada de violencia a la que se está llegado, además de la peligrosidad de que barcos con esas armas estén tan cerca de nuestras casas”.

Los temores expresados por la Plataforma no son antojadizos. Menos de una semana después de que bombardeara territorio sirio, hoy se supo que EE.UU. hizo debutar a Mother of All Bombs, la Madre de todas las Bombas, un proyectil que por su capacidad letal, es el arma de mayor poder después de las nucleares.

Al cierre de esta edición, diferentes fuentes coincidían en que el arma se utilizó en la provincia afgana de Nangarhar, según EE.UU., contra posiciones de Estado Islámico.

La utilización de Mother of All Bombs, tiene lugar también a poco de que, tras la exhibición de poder que hizo al atacar Siria, el presidente Donald Trump le diera un drástico movimiento de timón a la postura que levantó cuando era candidato y, en una conferencia de prensa conjunta con el secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, destacara que este bloque no es obsoleto, porque “hizo un cambio y ahora lucha contra el terrorismo”. Pese a esto, volvió a reclamar que todos sus miembros destinen el dos por ciento de su PIB a gastos militares, tal como se comprometieron en 2014.

 

 

Maestría en Rosario | 12.04.2017

La política cultural en Cuba

La directora de Investigación y Posgrado de la Universidad de las Artes de Cuba, María Luisa López de Queralta, visitó Rosario para dictar la maestría de Estudio Latinoamericano y el Caribe en la Facultad de Humanidades y Letras.

En una jornada que se extenderá durante este mes, donde participarán otros catedráticos de Cuba, López de Queralta inició la maestría con un seminario sobre la producción literaria cubana de los años 60 centrada en José Martí, José Lezama Lima y Alejo Carpentier. “En el caso de José Martí es importante entender dónde se formó y en qué contexto político que lo hace pensar en ese sueño que sigue cabalgando en Latinoamérica que es el sueño de la unidad latinoamericana”, expresó.

Y, al referirse a Carpentier, recordó que el autor de El Siglo de las Luces, influyó en la literatura latinoamericana y es uno de los artífices de la renovación literaria de nuestro continente, “en particular a través de un estilo que incorpora varias dimensiones y aspectos de la imaginación para recrear la realidad, elementos que contribuyeron a su formación y uso de lo real maravilloso”.

En tanto que sobre Lezama Limaes, se centró en “analizar un ensayo donde se debate el origen y la estética en Latinoamérica y como se vincula con nuestra formación cultural”. La visitante hizo hincapié en que la política cultural cubana prioriza a los artistas y su talento por sobre la exigencia del mercado y resaltó que “este año se cumple 55 años de la creación de la enseñanza artística en Cuba”.

15 años del golpe contra Chávez | 12.04.2017

El enemigo sigue al acecho

Día a día y con los mismos actores de entonces, se agudizan los intentos desestabilizadores coordinados por EE.UU. contra la Revolución Bolivariana. “Estamos decididos a sostener la lucha donde sea necesario” dijo a NP Carlos Aquino, del PCV.

Hoy el pueblo venezolano ganaba nuevamente las calles para apoyar el proceso bolivariano y alzar la voz contra el intento golpista que, como hace quince años, vuelve a atacar con los mismos protagonistas e idéntica violencia.

Enrique Capriles, Carina Machado, Julio Borges, Leopoldo López son sólo algunos de los nombres que tuvieron papeles destacados en la intentona golpista perpetrada contra el gobierno de Hugo Chávez en 2002 y que ahora, vuelven a estar a la cabeza del pustch que pretende derrocar a Nicolás Maduro.

También, como en aquellos días, EE.UU. es protagonista del movimiento golpista. Tres lustros atrás, la delegación diplomática estadounidense que encabezaba Charles Schapiro, operó como el verdadero comando del golpe que tuvo a sus principales aliados en la massmedia dominante y el empresariado, que además le suministró al efímero presidente de facto –apenas cuarenta y siete horas- Pedro Carmona.

Esa vez la cosa fue grave y también lo es ahora. Esta semana, y a poco del bombardeo perpetrado por EE.UU. sobre territorio sirio, el alcalde de El Hatillo, David Smolansky, dijo que el gobierno venezolano va a reprimir las manifestaciones opositoras con armas químicas camufladas en el gas rojo que utiliza la Guardia Nacional Bolivariana, tratando de trazar un paralelismo con el ataque ocurrido en Siria la semana pasada. Por lo visto, en ese país, la derecha superó todos los límites y, lisa y llanamente, invita a EE.UU. a disparar sus misiles contra territorio venezolano.

 

La postura del Gallo Rojo

Ante este escenario, “el Partido Comunista de Venezuela es uno de los actores principales que plantea la profundización de la Revolución Bolivariana”, expresó Carlos Aquino -miembro del Buró Político del PCV- en comunicación con Nuestra Propuesta y añadió que “rechazamos cualquier tipo de intervencionismo extranjero sobre el país”.

El testimonio de Aquino va en sintonía con el comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa que, en las últimas horas, expresó su “preocupación” por los dichos de un alto mando de las Fuerzas Armadas de EE.UU. que sugirió la posibilidad de “una intervención regional” en el país bolivariano a raíz de los conflictos callejeros que se vienen agudizando en los últimos días.

Para Aquino, “queda más que claro la coordinación continental que existe entre las derechas de la región y el imperialismo yanqui”, por lo que rechazo de plano la declaraciones de presidentes como Macri y Temer que “hablan de democracia mientras someten a sus pueblos al hambre y la pobreza”. El dirigente comunista se mostró partidario de “encarar un verdadero proceso de profundización de la revolución que eche por tierra los intentos golpistas” y, en este sentido, detalló que “estamos viviendo momentos en los que la disputa institucional se trasladó a las calles”.

Así las cosas, en este contexto “en Venezuela el pueblo sale a defender las conquistas ante los intentos desestabilizadores”, dijo Aquino y reconoció que “hacía el interior del chavismo existe una disputa acerca de cómo encarar los desafíos y dificultades del presente”.

Al respecto, el dirigente fue tajante: “nos pronunciamos en contra a cualquier intento por desplegar una política conciliadora con la derecha” y advirtió que “los sectores socialdemócratas que integran la fuerza de gobierno se muestra predispuestos a negociar algunas de las conquistas históricas para lograr una estabilidad que no será tal”.

Cuando se cumplen quince años de aquel 11 de abril en el que el pueblo venezolano ganó las calles para derrotar el golpe de Estado, Aquino exclamó que “los comunistas estamos decididos a defender las conquistas de la Revolución”.

Y al ser consultado sobre como vencer esos intentos y consolidar los logros, el dirigente valoró que “lo haremos superando la inmensa crisis económica y social que el capitalismo venezolano está atravesando”.

Tras lo que definió que está crisis “es de carácter regional y en nuestro país se manifiesta con sus particularidades” y evocó un principio presente en las luchas que los comunistas vienen sosteniendo a lo largo del continente: “la única salida es el socialismo”.

Asimismo, analizó que “uno de los principales problemas que los gobiernos progresistas no han logrado resolver en la última década es el de construir una alternativa verdadera al capitalismo” y concluyó que “hasta que no se radicalicen efectivamente los procesos, la crisis se seguirá alargando con resultados inciertos”.

 

 

60 años del Tratado de Roma | 11.04.2017

Comunistas fijan su postura

La ICE señaló el carácter imperialista de la UE y convocó a organizar la lucha contra la explotación capitalista que representan ese espacio y la Otan.

La Iniciativa Comunista Europea (ICE) instó a “reforzar la lucha contra la UE y la Otan”, en una declaración que emitió en el contexto del 60 aniversario del Tratado de Roma que, como se recordará, dio nacimiento al espacio que con los años derivaría en la Unión Europea.

La ICE recordó que la UE es una alianza imperialista, por lo que llamó a organizar la lucha contra la explotación capitalista que representa la UE y la Otan, tras lo que insistió en que con el Tratado de Roma y más tarde con la UE se consolidó una alianza imperialista para defender los intereses de los monopolios europeos contra el pueblo y la clase trabajadora.

Asimismo, recordó el carácter anticomunista de la UE y subrayó que es la misión principal de este espacio, es atacar “lo que ganaron los trabajadores a través de las luchas de clases y la presión ejercida por la Unión Soviética y otros países socialistas” por lo que concluyó convocando a “la lucha contra la explotación capitalista, la Otan y la UE”.

 

Los jóvenes presente

En este mismo marco, organizaciones juveniles comunistas de diferentes puntos Europa, hicieron pública su solidaridad con sus compañeros que luchan en países donde se persigue abiertamente al comunismo.

“Si bien la crisis del sistema capitalista se profundiza, al mismo tiempo, se intensifican los ataques anticomunistas”, dice el texto de la declaración que lleva las firmas de Juventudes Socialistas de Croacia, Edon de Chipre, el KSM checo, la Sdaj de Alemania, la griega KNE, la FGC de Italia, la CJB de Holanda, la polaca Juventud de la KPP y la rusa Rksm, así como la Skoj de Serbia, las españolas CJC y Ujce, la SKU de Suecia y la TKG de Turquía.

Después resalta que es preciso llevar la solidaridad “con nuestros compañeros que enfrentan campañas anticomunistas muy duras”, en momentos en que el capitalismo “intenta posponer y ocultar su crisis inevitable a través de maniobras políticas” que explican “la tendencia mundial actual hacia políticas antipopulares”.

Así, “mientras que el imperialismo estimula guerras y miserias relacionadas con la guerra a través de su política exterior y sangrientas hipócritas, los gobiernos imprudentemente desarrollar campañas anticomunistas en sus políticas internas”, destaca.

Y advierte que el capitalismo es consciente “de la profunda estancamiento en el que se encuentra”, puntualiza que “no tiene otra opción que tratar de oprimir a la única alternativa que es el socialismo”, tras lo que condena los ataques perpetrados contra “nuestros compañeros en Polonia, Ucrania, Serbia, Rusia, Bulgaria, Lituania y muchos otros países de Europa”, al tiempo que expresa solidaridad “con los compañeros que luchan en condiciones difíciles en el centenario de la Revolución de Octubre”, pero es claro cuando finaliza recalcando que “el socialismo va a ganar”.