Se intoxican los chicos en las escuelas porteñas

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Al menos 42 alumnos de la escuela Ernesto Padilla de Caballito se intoxicaron por el mal estado de la comida provista por el comedor escolar. 

El PRO juega con la integridad de los niños que asisten a las escuelas porteñas al entregar comida en mal estado, algo que había ocurrido el año pasado y que ahora volvió a suceder. En esta oportunidad más de cuarenta chicos del Ernesto Padilla de Caballito (N°14 D.E.7º) se intoxicaron esta semana luego de un almuerzo servido en el comedor escolar a través de la empresa Lamerich SRL, que envía los alimentos a cargo del servicio de comedor.

La comida contaminada se sirvió el martes y ese mismo día por la tarde los niños empezaron con síntomas en sus casas: dolor de estómago, vómito, diarrea y hasta fiebre. A unas cuadras de esa escuela, en un jardín de infantes donde trabaja la misma empresa de alimentos, ocurrió algo similar: decenas de niños intoxicados ese mismo martes.

Cabe recordar que en agosto del año pasado un hecho de esta índole sucedió en una escuela de Villa Crespo, en la que más de treinta chicos debieron ser llevados a las guardias de los hospitales Durand y Fernández luego de sentir nauseas después de almorzar pizza en mal estado.

 

Figurita repetida

 

Al respecto, Antonella Bianco, delegada de UTE, denunció que “esta situación no es nueva y tiene que ver con la tercerización que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realiza sobre el alimento de nuestros alumnos. En este caso es una de las empresas concesionarias que cubre a un importante número de escuelas, por lo que no sabemos si habrá más casos de los denunciados”.

Asimismo, la integrante de la Agrupación Violeta remarcó: “esto demuestra la falta de interés y de ocupación sobre el Gobierno por el alimento que se le da a nuestros niños. Es algo que venimos remarcando hace muchísimos años y también queremos dar alerta que estas empresas se autocontrolan y entregan informes bromatológicos que hacen ellos mismos, por lo que no hay un control real del Estado”.

Para finalizar, la docente del Normal 7 hizo énfasis en que el Estado es quien debe resolver esta situación: “instamos al Gobierno la revisión total de las licitaciones a estas empresas. Lo que queremos es que el Gobierno y el espacio de Nutrición Escolar sean quienes se hagan cargo de garantizar el acceso y las condiciones del alimento, en una situación tan grave como la que atravesamos”.