Llamamiento por la paz

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Adolfo Pérez Esquivel, Stella Calloni, Atilio Boron y Fernando Buen Abad suscriben una convocatoria que apoya el reclamo del titular de la ONU.

Personalidades del planeta suscriben una declaración en la que hacen público su apoyo al reclamo que hizo el titular de la ONU, Antonio Guterres, que pidió un alto el fuego “inmediato y global” a escala global y recalcó que “la furia del virus revela claramente que la guerra es una locura”.
Entre los que suscriben están –entre otros- Adolfo Pérez Esquivel, Stella Calloni, Atilio Boron y Fernando Buen Abad.
Al respecto, la Declaración explica que “para proteger a la humanidad y a todos los pueblos del mundo acompañamos el histórico llamado”, al tiempo que exigen que “EE.UU. escuche la voz de la razón de los pueblos del mundo”.
Asimismo, hace hincapié en que se apoya la postura de Guterres, “ante la amenaza de EE.UU. de librar unilateralmente una falsa guerra contra las drogas, con falsas acusaciones sobre Venezuela, enviando buques y portaviones, la Armada y la Fuerza Aérea hacia los mares del Pacífico Sur y del Caribe, amenazando con invadir ese país o en “apoyo” a un golpe de Estado cruento que estaría bajo su dirección, lo que tendrá además derivaciones bélicas contra otros países como Cuba y Nicaragua, afectando a toda la región”.
También recuerda que el secretario general de la ONU en el contexto de la pandemia “los más vulnerables -las mujeres y los niños, las personas con discapacidad, las personas marginadas y desplazadas- pagan el precio más elevado”, tras lo que añade que en los países devastados por la guerra colapsaron los sistemas de salud.
“Los profesionales de la salud, ya escasos, han sido con frecuencia atacados. Los refugiados y otras personas desplazadas por conflictos violentos son doblemente vulnerables. La agresividad del virus ilustra la locura de la guerra. Por eso, hoy pido un alto al fuego mundial inmediato en todos los rincones del mundo”, señala.

Acción urgente

La declaración demanda “una acción urgente de todos los gobiernos del mundo- ante esta amenaza contra la sobrevivencia de la humanidad- a detener cualquier conflicto bélico que sólo agravaría la dramática situación de salud, de pobreza, desigualdad y de injusticia que ha quedado en evidencia con esta pandemia”.
Después indica que “es el deber de los países que participaron en esas guerras tan desiguales y crueles y de las cuales nunca se hicieron cargo, asumir de una vez por todas su responsabilidad ante los miles y miles de desplazados que huyeron del terror de los bombardeos y de la destrucción, obligándolos a renunciar a una vida en sus territorios y que ahora, víctimas de esas guerras, vagan sin rumbo por las fronteras del mundo”.
Y destaca que la pandemia profundiza la crisis económica que ya castigaba al mundo, por lo que “rechazamos toda acción de violencia y de persecución de unos países contra otros, impidiendo la posibilidad de salir de la mejor forma posible de este complejo momento inédito en el mundo y llamamos al levantamiento inmediato de las sanciones unilaterales contra Venezuela, Cuba, Nicaragua, Irán, Siria, Palestina y Zimbabue, de manera que, una vez superada la pandemia, podamos reunirnos en paz y reconstruir juntos lo que quedará después de esta tragedia”.