Las diferencias de clase en el fútbol

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Varios jugadores del ascenso y algunos de primera criticaron los dichos del capitán de Boca Carlos Tevez, donde afirmó que “cualquier jugador puede pasar un año sin cobrar”.

La pandemia del coronavirus suspendió muchas actividades sociales entre ellas el fútbol. Después de que se haya valorado y celebrado en conjunto que varios clubes presenten sus instalaciones para asistir al Ministerio de Salud por el coronavirus, el mundo del fútbol otra vez entró en disputa.
Todo inició con la frase del futbolista de Boca, Carlos Tevez; “cualquier jugador puede pasar un año o seis meses sin cobrar”. En estas palabras, el “apache” incluyó a todos los futbolistas, algo que está alejado de la realidad a simple vista porque que solo un pequeño puñado de jugadores en el fútbol argentino, entre ellos el mismo Tevez, tienen un sueldo acorde a lo que naturalizó en sus dichos.
Esto desató una lluvia de críticas hacia el delantero xenieze por parte de otros jugadores, la mayoría del ascenso, donde no se refleja lo dicho por el Tevez, ya que muchos cobran el salario mínimo o viven al día. Además, por el párate temporal de la actividad temen a que sus clubes no les paguen o les reduzcan drásticamente el monto.
Luis "Pupi" Salmerón, que juega en la B Metropolitana por Los Andes y es un gran referente del ascenso, había marcado el camino del descontento con un mensaje en su cuenta de Twitter. "A la hora de hablar y ponernos la bandera del pueblo somos todos genios, de boquilla o por redes sociales pero a la hora de actuar son pocos y no todos los jugadores de fútbol viven seis meses sin cobrar un sueldo".
El goleador añadió: "Que le avisen a Tevez que en el ascenso hay jugadores que viven el día a día con los sueldos. Y que estamos un par de meses sin cobrar y muchos tienen la misma inquietud que cualquier trabajador normal al que, si no cobra, se le complica vivir".
"En Independiente hay buenos salarios, pero los que cobramos bien seremos menos de siete. Hay chicos que no tienen para vivir el día a día porque son del interior y les cuesta", confrontó con Tevez Martín Campaña , el arquero uruguayo del Rojo.
El delantero de Lanús Lautaro Acosta : "No todos los jugadores son iguales, hay jugadores que realmente viven al día y necesitan para comer. Lo cuento en primera persona porque tengo a mi hermano Ignacio que juega para San Martín de Burzaco en la Primera C".
Franco Lefinir, volante de Olimpo aseveró que “éll vive una realidad diferente a lo que es el fútbol de ascenso. Él es rico y nosotros lamentablemente vivimos el día a día, pagamos alquileres, se nos vencen los servicios y si no cobramos hay que salir a laburar directamente es así o por lo menos en mi caso”.
“No sé qué pasará ahora con todo esto los pagos se atrasan y ahí es donde vienen esos problemas que mencione es el mismo que tiene cualquier persona que tuvo que dejar de laburar", señaló Lefnir.
A las críticas también se sumaron, Gustavo Goux de Defensores de Belgrano, Néstor Ortigoza de Estudiantes de Río Cuarto, Gastón Fernández de Estudiantes de la Plata entre otros.
Vale mencionar que, clubes como Racing, Estudiantes de la Plata, Talleres de Córdoba, entre otros son los que anunciaron que harán una quita en los sueldos de sus jugadores que más ganan.

La solidaridad ante todo

Diego Maradona volvió a mostrar su costado solidario y pidió que "los jugadores que ganaron mucha 'guita' hoy deberían armar un fondo común para ayudar a los pibes del ascenso".
Maradona señaló que "muchos pibes se rompieron, quedaron sin un mango y sin embargo siguieron poniendo la cara por los clubes. Hoy es momento que ellos tengan la contención que se merecen y que los clubes les garanticen sus salarios".
A su vez, recalcó que “estoy dispuesto a juntarme con los colegas entrenadores para ayudar a los técnicos del ascenso. De esta se sale con solidaridad porque alguna vez todos cobramos un primer sueldo y sabemos lo que eso significa".
Por su parte, el defensor de Estudiantes de la Plata, Marcos Rojo organizó una olla popular en el barrio El Triunfo, lugar donde es oriundo. Esta iniciativa tuvo como objetivo alimentar a las familias que se vieron más afectadas por la cuarentena, aquellas que viven del día a día, de las changas, y que como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio no cuentan con los recursos suficientes para alimentarse.

Reflexión

Esto deja a flor de piel las diferencias entre jugadores del ascenso y algunos de primera, la cual no es casualidad, considerando que la mercantilización del deporte reproduce división de clase.
Está claro que como todo espectáculo, si los protagonistas no participan y no se les retribuyen, no hay espectáculo. Sin embargo debido al contexto de emergencia social y cuarentena preventiva se empiezan a ver las contradicciones en el mismo mercado del deporte y porque unos ganan más que otros si el esfuerzo de esta profesión es el mismo.
Otro factor a tener en cuenta con la suspensión del fútbol, es que los clubes pierden uno de los puntos más importantes en sus ingresos, la televisación. Detrás están las otras empresas abocadas a invertir en el negocio del fútbol, que por su lógica no quieren perder, por lo que dejan a los clubes en jaque ante la crisis.
Esta es la problemática que el coronavirus le dejó al mundo del fútbol, mostrándole sus contradicciones económicas y políticas, y poniendo en evidencia que en el mercado no hay solidaridad. La misma ya quedó demostrada, viene por la razón del bien común.
Las empresas, al estar alejadas de pretender el bien común, solo queda el accionar social en conjunto, por eso esta crisis ha despertado un pizca de reconocimiento de clase en muchos aspectos y así se manifestó en el mundo del fútbol.
En todos los ámbitos de la sociedad, el desafío será mantener estos lazos fraternos y que no solo surjan en una extrema necesidad. En el fútbol, se traduce a preguntarse si es moralmente ético que algunos sean millonarios y a otros apenas les alcanza para vivir realizando el mismo trabajo.
Está claro que este conflicto de clase es algo que se deberá tratar desde el seno de las instituciones deportivas sin fines de lucro y su correspondiente sindicato de futbolistas y no desde el mercado, porque si es desde este último ya es clara su respuesta.