La pelota no se mueve, las incertidumbres si

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Contradicciones del gobierno y la AFA e intereses en conflicto. ¿Cuáles son los beneficios y los riesgos del retornó del futbol en el marco de la pandemia?

La vuelta del deporte más popular de la argentina está cada vez más en duda y, por la cantidad de nuevos contagios, pareciera estar más lejano en el tiempo. Sin embargo, los intereses que rondan al deporte y las posiciones del gobierno y los dirigentes es acerca de qué papel debe ocupar el futbol en esta cuarentena, o si debe ocupar algún papel, se tensionaron mucho últimamente.
A principios de mayo, el presidente Alberto Fernández había mostrado una gran predisposición para que se produjera el retorno del futbol pero sin público, ya que lo entendía como un “momento de esparcimiento es muy necesario en la cuarentena”.
Por eso días, el expresidente de San Lorenzo y actual ministro de Turismo y Deporte de la Argentina, Matías Lammens opinó que “no es ninguna locura la posibilidad de trasladar el fútbol al norte del país, donde la circulación del virus es mínima. Sin embargo, aclaró que “es una decisión que no depende el gobierno”.
Esto enmarcado en un contexto donde la economía del futbol está siendo dañada por la cuarentena mediante sponsors que les está costando invertir en los clubes y el ingreso más grande que es la televisión.
La semana pasada, el presidente Alberto Fernández reveló este viernes que se comunicó con el entrenador de River, Marcelo Gallardo, para que le de su opinión en cuanto a "cómo es la situación de los jugadores y cómo se podría volver" a la actividad deportiva en medio de la pandemia de coronavirus.
"Lo consulté para que él me explique cómo es la situación del jugador y cómo se podría volver. Él es un gran técnico y su equipo fue el primero en tener una manifestación en contra de jugar ante el riesgo de contagio, con toda la razón del mundo", expresó el mandatario, quien agregó: "Según me contó Gallardo, un equipo necesita más o menos dos meses de entrenamiento para volver a la actividad concreta del fútbol".
Además el Presidente señaló que "los tests rápidos" desarrollados por el Conicet "pueden ayudar a volver a los entrenamientos, con todos los protocolos que hoy existen en Europa", pero no dio indicios acerca de la reanudación de las prácticas.
Sin embargo, afirmó que “para volver a jugar se deben cumplir los protocolos y no sé si todos los club es están capacitados para hacerlo", expresó y agregó que trasladar el fútbol al norte del país, como se habló días atrás, "no es simple”.
En este sentido, el lunes ingresó al Tribunal de Disciplina de la AFA la denuncia del gerente de Relaciones Institucionales de la Casa, Gustavo Lorenzo, que acompañó documentación probatoria sobre el incumplimiento del decreto presidencial 297(cuarentena) en la cancha de Deportivo Riestra cuando se entrenó un grupo de jugadores.
En medio de este conflicto, el presidente de la nación criticó fuertemente a los dirigentes de la Asociación del Futbol Argentino (AFA) señalando que “el fútbol argentino debe replantearse cómo funciona, porque no está funcionando bien hace mucho"
“Hoy juegan 19 equipos y mañana treinta, un día necesitamos que desciendan cuatro y otro día que no descienda nadie. Todo tiene una cuota de improvisación o arbitrariedad que no se entiende”, explayó Fernández.

Un planteo innecesario

La relación política entre los gobiernos de turno, y la AFA siempre se caracterizaron, en mayor o menor medida, en no interferir con las acciones con la autoridad que este de turno y en la cooperación cuando se lo es necesario, salvo en el gobierno de Macri y en la dictadura militar, donde la AFA fue intervenida.
La pandemia del coronavirus ha generado el párate del futbol, y por ende las prioridades para el gobierno nacional dan tintes de que su enfoque esta en ella, mientras que en la AFA lo primordial está siendo promover la mayor amortiguación posible de los daños económicos que ya está haciendo la pandemia en los clubes y que seguramente se sentirán en el futuro.
La fuerte crítica a los dirigentes de la AFA por parte del presidente de la nación, y la charla de este último con el DT de River Plate antes que con los mismos dirigentes, abre diversos interrogantes en el mundo del futbol, ya que existe una tensa relación desde hace tiempo entre varios presidentes de AFA y el Titular de River, Rodolfo D’Onofrio.
El último conflicto más recordado se dio cuando empezó a surgir el brote del Covid-19 en Argentina, y D’Onofrio retiró a River de la competición antes de que se tomará una decisión desde el organismo madre del futbol. Aunque el presidente del club de Núñez se adelantó a los hechos, la actitud de tomar acción individualmente no agradó para nada a los principales dirigentes, entre ellos el presidente de la AFA Claudio Chiqui Tapia.
No es descabellado decir que las decisiones en torno al futbol argentino por parte las personas que integran la AFA, que por sus cercanías a otros ámbitos de poder, ya sea político, económico o mediático, siempre están entre ceja y ceja, como por ejemplo la cancelación de los descensos y los ascensos de la mano de la suspensión del campeonato por la pandemia.
Esta disputa en AFA se está dando principalmente con San Martín de Tucumán, presidido por Roberto Sagra, el zar del juego en el norte del país y amigo de Daniel Angelici, con quien comparte su condición de empresario de bingos y casinos, considerando que la decisión lo perjudicó ya que estaba primero en su zona como principal candidato para el acenso.
La disputa tiene sus réplicas en denuncias y presentaciones de todo tipo. Una de las últimas es la que presentó el tesorero de AFA, Pablo Toviggino, contra el juez del Tribunal Fiscal de la Nación, Miguel Licht. Licht es fanático de Atlanta, el otro club perjudicado directamente por la decisión de la AFA y se convirtió desde hace algunas semanas en una referencia en Tucumán por exponer jurídicamente por qué la AFA debía otorgarles los ascensos a estos dos equipos, punteros en sus respectivas zonas.
Por fuera de estos dos equipos, el debate central que se da en esta coyuntura, está enfocado en cómo los clubes pueden generar ingresos para superar la crisis que los ahoga cada día más, considerando que la mayoría de los clubes que no gozan de un gran capital económico y social.
En un panorama tan difícil, considerando que los casos de coronavirus aumentan todos los días desde el inicio de la cuarentena, los clubes del futbol argentino han demostrado la importancia del su rol social y comunitario organizando ollas populares, juntando donaciones de comidas ropa, y en muchos casos prestando sus instalaciones al gobierno para evitar una saturación de hospitales y centros de salud.
A raíz de que se conocen nuevos records por día de casos de Covid-19, el retorno de futbol parece alejarse aún más en el tiempo, teniendo en cuenta que hace dos días el presidente no descartó volver a la fase uno.
En este contexto, poco sentido se le encuentra a esta confrontación directa de Alberto Fernández contra la AFA, aún más, tomando como referencia a River ya que su presidente es conocido por no guardarse sus opiniones y críticas a la gestión de Tapia.
Siguiendo esta línea, aún no se sabe cómo repercutió la crítica del presidente de la nación sobre los dirigentes de AFA, ya que hay que tener en cuenta que la misma, en todo este tiempo hizo eco de las medidas sanitarias del gobierno y se ha mostrado a colaborar en encontrar la sanción judicial correspondiente a Deportivo Riestra por violar la cuarentena y el aislamiento social.
Por otro lado, si hay preocupación por la suba de los números de casos positivos de coronavirus. ¿Por qué se le permiso de salir acorrer a los ciudadanos de Caba, donde en muchos casos no se han respetado los distanciamientos y protocolos?
Este lleva a pensar que, si en este marco se flexibilizó estas salidas, ¿Se pueden flexibilizar otras como los sectores de la economía informal o monotributistas? ¿Por qué no se pueden aplicar los protocolos a entrenamientos reducidos para que la pelota vuelva al ruedo y así mínimamente sanar un poco la economía de los clubes?
Si por ahora el futbol no está en condiciones de volver, es preciso que el gobierno sea claro en las medidas sanitarias, ya que con esta flexibilización pone en valor los intereses individuales de una minoría privilegiada.
Vale aclarar, que los privilegios no están eximidos en el mundo el futbol, pero mientras haya empleados que no cobran en los clubes, y el retorno se vea dificultoso, estas confrontaciones no ayudan.