Clases presenciales, con vacunas sí

Notiamba
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde La Violeta, Antonella Bianco se mostró causa ante el anuncio del ministro de Educación de la Nación.

“Creemos necesario la inmunidad de la totalidad o al menos la mayor parte de los docentes de todo el país para el retorno a clases presenciales”, señaló la integrante de La Violeta y UTE de la Ciudad de Buenos Aires, Antonella Bianco.

Vale recordar que la semana pasada el ministro de Educación, Nicolás Trotta, ratificó el inicio del calendario escolar en las fechas previstas para que la presencialidad “sea el ordenador del sistema educativo en el 2021”.

Pero también recalcó que la vacunación contra el coronavirus para los docentes, va a empezar en febrero tras el arribo al país de la segunda partida de dosis de la Sputnik V.

Durante ese mes “vamos a empezar el proceso de vacunación para todo el sector docente” señaló y añadió que “esto es algo que se fijó como prioridad en nuestro gobierno cuando, por ejemplo, países como Australia y Finlandia no tuvieron esa prioridad”.

Así las cosas, Antonella Bianco advirtió “la cantidad de contagios de estas semanas nos preocupan”, por lo que “vemos poco probable el retorno a la presencialidad si la curva no cesa y no se inmuniza al personal docente y no docente de las instituciones”. Y resaltó que, en ese caso, “el riesgo sería mínimo y podríamos hablar de un retorno a la presencialidad”.

Pero, de todos modos, aclaró que “a la inmunización también se le debe sumar el cumplimiento de los doce puntos de condiciones y medio ambiente de trabajo que fueron aprobados en paritaria nacional y todos los acuerdos realizados para tener escuelas seguras”.

Y se mostró preocupada por las declaraciones de Trotta que “responden a fuertes presiones de fundaciones y ONG’s que, desde hace tiempo y a nivel nacional e internacional, vienen haciendo lobby para el retorno a la presencialidad”.

Se trata de organizaciones “relacionadas al establishment, al Banco Mundial y a sectores neoconservadores que operan sobre las políticas educativas” y que entiende que la escuela pública “debe devenir en un gran negocio multimillonario para el capital privado”.