Una crisis que golpea a los jóvenes

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Coronavirus profundizó las desigualdades del sistema capitalista, lo que hace más incierto el futuro de millones de jóvenes en el mundo.

La Organización Mundial del Trabajo (OIT) calcula que durante los meses de confinamiento, el 17 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 29 años perdió su trabajo en todo el mundo. La crisis no es noticia y precede al Coronavirus, pero ante la pandemia agudizó las desigualdades.
La juventud navega en un escenario de precarización laboral, avance del teletrabajo y aumento del desempleo. En Argentina, según datos Indec, a enero de 2019 dos de cada diez jóvenes se encontraban desocupados, una realidad que -aún sin números actuales- es evidente que se aceleró negativamente. La informalidad también incide con fuerza en la vida de los jóvenes, con un 34 por ciento de empleo en negro.
A su vez, la pandemia desnudó la brecha tecnológica existente y las problemáticas de acceso en materia de telecomunicaciones. Se vio una fuerte deserción estudiantil que no encontró políticas de Estado que busquen enfrentarla y miles de estudiantes hoy siguen cursando en condiciones precarias, desde un celular y con conexiones a internet muy débiles.
En ese contexto, el Comité Central de la Federación Juvenil Comunista se reunió durante el 5 y 6 de septiembre para intercambiar sobre la realidad y seguir avanzando en acciones políticas. El día sábado se abrió el debate en memoria de camaradas y compañeros del movimiento popular. “Comenzamos nuestra reunión en homenaje a Facundo Castro, Cristina Vázquez, las niñas asesinadas en Paraguay, Alex Campo, Alexis Banylis, Diana Sacayan y Lohana Berkins. En su honor comenzamos las discusiones en un cambio de época que hay que caracterizar y pensar cómo construir un proyecto que pueda generar condiciones para la revolución”, enfatizó Mauro Haddad, secretario general de la FJC.
Asimismo, Haddad remarcó que “el Comité se dio en el marco de una cuarentena donde debatimos en profundidad ante la urgencia de la coyuntura actual. La solidaridad organizada y la construcción de más capacidad en el territorio fue y sigue siendo importante. También la lucha contra la precarización laboral, fue un CC en el que reflexionamos sobre la tarea de la juventud y sirve para asentar bases y seguir discutiendo y avanzando”.