Ataque corporativo

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Apyme hizo público su repudio a la postura adoptada por entidades patronales ruralistas contra el Banco Credicoop. Le apuntan a Carlos Heller para presionar contra el proyecto de ley que prevé un aporte solidario y extraordinario a personas que poseen grandes fortunas.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), hizo público su repudio a la actitud de un grupo de sociedades rurales de la provincia de Buenos Aires, que solicitaron a los productores que dejen de operar con el Banco Credicoop Ltdo que preside Carlos Heller.
Se trata de las sociedades rurales de Rojas, San Pedro y Baradero, que junto a la Asociación de Productores de Areco, la Asociación de Productores Rurales de Arrecifes, y la Asociación de Productores Agropecuarios de Carmen de Areco -todas miembros de CRA- suscribieron una declaración en tal sentido para fustigar a Heller quien preside la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y, como tal, impulsa el proyecto de ley que prevé establecer un aporte solidario y extraordinario a personas que poseen grandes fortunas.
Al respecto, Apyme denunció que la actitud de esas organizaciones “es contraria al orden democrático”, ya que ataca a un diputado “a raíz de la presentación de un proyecto que, de convertirse en ley, estará expresando ni más ni menos que la voluntad de la ciudadanía”.
Y recordó que, en este caso, la iniciativa “trata de paliar los graves efectos de la pandemia sobre los sectores más vulnerables de la población”, tras lo que recuerda que de acuerdo a los datos aportados por la Afip, “el aporte solidario afectaría, a lo sumo, a poco más de nueve mil contribuyentes que tributan en concepto de Bienes Personales, lo que a su vez significa un 0,02 por ciento de la población”.
Asimismo, hace hincapié en que “las sociedades rurales agresoras, evidencian su acotada representación toda vez que atacan a una entidad que, junto con los bancos públicos, apoya ampliamente la actividad de los pequeños y medianos productores en las economías regionales, allí donde la banca privada no tiene presencia por su escasa vocación de fomento de la actividad productiva nacional”.
Pero también exhiben “profundo desconocimiento sobre el carácter de la estructura cooperativa, que no se identifica con partidos políticos y elige democráticamente a sus autoridades de modo asambleario”.

Rechazo

Por otra parte, Apyme resalta “el hecho positivo de que distintos actores gremiales y políticos hayan brindado su reconocimiento y el apoyo al diputado Heller y a la entidad que preside”, así como “su unánime rechazo al planteo ilegítimo de quienes sólo pretenden sostener privilegios y actitudes especulativas en detrimento de las urgentes necesidades para la reactivación del conjunto de la actividad económica”.
Asimismo, recuerda que el Banco Credicoop surgió como una iniciativa del movimiento cooperativo de crédito, “que vio amenazada su subsistencia ante el sesgo concentrador de la ley financiera que impuso la dictadura cívico militar, normativa aún vigente”.
Y finaliza reafirmando su compromiso “con los principios solidarios y democráticos que representa esa entidad y con el impulso de un sistema financiero al servicio de la producción, el trabajo, la industria nacional y las Pymes de todo el país en el marco de un proyecto de desarrollo con inclusión social”.