La Corte Suprema cajonea la causa del Negrito Avellaneda

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En una conferencia de prensa, la Liga Argentina por los Derechos Humanos denunció que el Poder Judicial demora la sentencia a los responsables del secuestro seguido de muerte del joven militante de la FJC.

En una conferencia de prensa esta mañana, la Liga Argentina por los Derechos Humanos denunció que la Corte Suprema mantiene bajo llave la causa de Floreal Avellaneda, joven que fue víctima de delitos de lesa humanidad en la última dictadura cívico-militar. La conferencia la encabezó José Schulman y contó con la presencia de Iris Avellaneda, la madre de Floreal.
Vale recordar que El Negrito tenía quince años cuando fue secuestrado por un grupo de tareas en abril de 1976, sometido a torturas que produjeron su muerte, su cadáver fue arrojado al Río de la Plata por donde fue identificado. En 2009, el TOF San Martín condenó a los generales Rivero y Verplaetsen, al policía Aneto y a dos militares firmantes del Acta de allanamiento a la casa de Floreal.
“La causa del Negrito Avellaneda lleva noventa meses en la Corte Suprema y pocas veces hemos tenido un caso Judicial con tantas pruebas, teniendo nada más y nada menos que la firma de los militares en el acta de allanamiento”, enfatizó Schulman, que agregó: “desde febrero la causa está en el cajón de Ricardo Lorenzetti, que decía en el inicio de los años judiciales que los Juicios de Lesa Humanidad eran fruto de un nuevo pacto social en Argentina. Lorenzetti, el verdadero jefe de esta Corte Suprema que garantiza impunidad”.
“Por eso denunciamos la demora de la sentencia, pero esta misma Corte es la que condena rápido a los compañeros, como por ejemplo la causa de Milagro Sala, que no quieren tratar para no liberarla”, recalcó el presidente de la Ladh en la conferencia que también contó con la presencia de Pedro Dinani -abogado del organismo- que aseveró: “esta demora no obedece a otra circunstancia que la complicidad del Poder Judicial con los genocidas de Campo de Mayo”.
Avellaneda, quien días antes recibió el premio nacional a los Derechos Humanos, Azucena Villaflor, lamentó que “tantos años de sufrimiento y que todavía los genocidas no tengan una sentencia firme es una vergüenza. Nosotros como Ladh seguimos peleando, seguimos exigiendo Justicia. No podemos tener una Corte así, tenemos que hacer algo urgente para que esto cambie. Pasaron un montón de años y no hay respeto por los juicios de lesa humanidad no solo del Negrito sino de los de los 30 mil compañeros desaparecidos”.