Una crisis terminal

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los despidos no cesan en la industria producto de la caída económica que se profundiza en este 2019 por las políticas de ajuste del Gobierno Cambiemos.

“La situación se va agravando cada vez más”, denunció Víctor Hugo Gómez, secretario de derechos humanos de la CTA San Martín-Tres de Febrero tras el cierre de Metalpar, la planta de carrocerías más grande del país que dejó a 500 empleados en la calle sumados al personal de limpieza, comedor, mantenimiento y seguridad de la misma.

A esto se le suma la autopartista Pilkington, ubicada en Munro, que despidió a 13 trabajadores que además de perder su fuente de trabajo fueron amenazados de muerte por el sector empresarial. Pilkington es una multinacional con sede en Gran Bretaña que se dedica a la fabricación de vidrios seguros para automóviles, además de cristales para celulares y tablets que entró en crisis en 2018 por la fuerte caída de la demanda, producto de la recesión.

Otros trabajadores que se encuentran al borde del desempleo son los dos mil a los que PSA Peugeot suspendió por dos meses debido a la caída de las ventas y la acumulación de stock.

 

Crónica de una muerte anunciada

 

Desde su asunción en diciembre de 2015, el macrismo se encargó de destruir el empleo con sus políticas de ajuste. Y tan solo en 2018 se perdieron más de 190 mil empleos registrados en el país según los números del Sistema Integrado Previsional Argentino del Ministerio de Producción y Trabajo. En ese aspecto, la cantidad de trabajadores ocupados registrados pasó de 12.387.200 en 2017 a 12.195.900 en diciembre de 2018. Cabe recalcar que cada trabajador registrado que se queda en la calle se cuentan alrededor de cuatro que se desarrollan en negro.

En esa línea, según datos oficiales de Indec, la actividad económica tuvo una caída de siete por ciento tan solo en el mes de diciembre, un número que en todo 2018 llegó al 2,6 por ciento.

Este combo explosivo que propone el Gobierno Cambiemos de la mano del FMI con una brutal inflación en los alimentos y un desmedido aumento de tarifas en servicios básicos solo causa despidos y hambre a los trabajadores, mientras unos pocos maximizan ganancias y fugan divisas al exterior.

Al respecto, Víctor Hugo Gómez, integrante del Partido Comunista de San Martín y secretario de derechos humanos de la CTA San Martín-Tres de Febrero, remarcó que “la situación se va agravando y va a seguir de esta manera por la baja estrepitosa del poder adquisitivo de los trabajadores”.

En ese sentido, insistió: “esto es parte de un proyecto que quiere entregar todas las riquezas del país al extranjero y sobre todo a los Estados Unidos”.

Por otro lado, señaló que la CTA realizará una conferencia de prensa en que la que expresará su solidaridad con Venezuela ante los ataques yanquis que buscan derrocar a Nicolás Maduro.