Mostaza también recorta salarios

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La avanzada empresarial ante el Coronavirus va por despidos, suspensiones y reducción de salarios para priorizar sus ganancias. Ahora es la empresa de comida rápida la que le reduce salario a 200 trabajadores.

Mostaza recorta salarios en Mar del Plata a sus 200 empleados, tal como lo hicieran días atrás las multinacionales Mc Donald´s y Burger King. De esta manera la empresa con capitales argentinos optó por llevar un ajuste contra sus empleados en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno de la Nación ante la pandemia del Coronavirus.
Desde el Sindicato de Trabajadores Alfajoreros, Reposteros, Pizzeros y Heladeros (Starpyh) explicaron que la compañía que en la ciudad cuenta con dos sucursales ubicadas en el shopping Los Gallegos y el Paseo Aldrey tampoco abonó de manera unilateral los días garantizados, las jornadas no trabajadas y el presentismo. Ante esta situación los funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Nación, que encabeza Claudio Moroni, están reunidos con los representantes de las cadenas multinacionales que en Mar del Plata recortaron salarios.
Al respecto, Pedro Ferrer, secretario del Partido Comunista de Mar del Plata, remarcó que “la crisis que genera la pandemia pone blanco sobre negro los intereses de clases que se juegan en la Argentina. Lo que pasa en Mostaza es parte de la misma lógica de Techint: un sector del capital concentrado en Argentina no está dispuesto a pagar ningún costo”.
En ese sentido el también integrante de la CTA enfatizó: “por eso boicotean el impuesto a las grandes fortunas y operan a los medios de comunicación para no pagarlo. Es muy llamativo que ahora Juntos por el Cambio pida que se reúna de forma presencial la Cámara de Diputados, una movida para embarrar la cancha y que no se discuta el impuesto”.
Profundizando en esta puja existente, el militante marplatense fue claro al aseverar que “hay una batalla por dar. Las grandes empresas no van a dar el brazo a torcer fácilmente, por eso no tenemos que ser complacientes con ellos e ir a fondo”.
De esta manera señaló que los sistemas que combaten mejor al Coronavirus demuestran que “la economía planificada te permite ponderar las prioridades de la población en detrimento de una idea de mercado que anteponga ganancias”.
“Hoy despiden trabajadores para presionar y que el Estado no se anime a tocarlos. Hay una puja de intereses en la que siempre terminan perdiendo los trabajadores, por eso post-pandemia se viene un debate fuerte en el que el PC tiene que estar muy sólido en defensa de los trabajadores, planteando que la crisis la paguen los ricos”, finalizó Ferrer.