Los que vienen perdiendo siempre

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La empresa textil Iberoamericana podría despedir a cien empleados. Hace dos años, sus trabajadores vienen cobrando quincena en cuotas.

Los trabajadores de la textil Iberoamericana, ubicada en el partido bonaerense de La Matanza, llevan dos años cobrando las quincenas en cuotas. En el actual contexto de la cuarentena por el Coronavirus, directamente no les están pagando y esperan rescate del Gobierno. Hay cien empleos en riesgo.
Una de las pioneras en el rubro, con casi 80 años en el rubro, arrastra una crisis que serviría de muestra para hablar de la devastación que sufrió el sector durante la gestión macrista. Dos años de quincenas pagadas en cuotas y trabajadores que no renuncian por temor a no conseguir otro empleo.
El temor de los trabajadores textiles está justificado. La Fundación ProTejer, que aglutina a las distintas redes del sector textil, señaló que durante el gobierno anterior se destruyeron unos 100 mil empleos en el sector (el número es estimativo debido a la alta tasa de empleo informal), con una de cada dos fábricas paralizadas, según datos del Indec del año pasado.
Los trabajadores de Textil Iberoamericana denuncian que no están cobrando nada de las quincenas y que no les están depositando sus aportes. Además, advirtieron que los dejaron sin obra social, y al no estar despedidos, tampoco pueden cobrar las ayudas estatales.
Aprovechando esta cuarentena, la patronal no está depositando ni siquiera las cuotas semanales con las cuales se comprometió. Por otra parte, exigieron al gobierno nacional para que tome cartas en esta desesperante situación.
A su vez, la patronal les asegura que inició los trámites para pedir la ayuda que ofrece el gobierno a las empresas. Les advirtieron que sin el "Salario complementario" que contempla el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) no van a pagarles.
En este sentido, Rafael Massimo, Dirigente del PC de La Matanza, aseveró que “hay muchas empresas no están pagando sueldo”. Por lo que advirtió que la situación del hambre es muy grave acá y con el tema de los despidos se puede acrecentar”.
El dirigente del PC de La Matanza reflexionó cual viene siendo el rol de estado en cuanto a la crisis y el manejo que están llevando a cabo las empresas de preservar sus ganancias por las fuentes de trabajo. “El gobierno de Alberto no quiere sancionar. El decreto de evitar despidos parece que no sirvió para nada”, recalcó.
A lo que agregó que “el objetivo parece ser no querer confrontar, sino hacer que las empresas aguanten y puedan volver a funcionar después de que pase la prevención social”.
“La pandemia sacó a la luz la miseria que arrastrábamos de antes”, señaló Massimo. Asimismo, aseguró que “el MTL esta está ayudando mucho con los comedores”. Así las cosas, apuntó contra el municipio en que debería estar más presente y darle una mano a las organizaciones sociales”.
En esta línea, remarcó que “tenemos que buscar más unidad con otras fuerzas que estén en nuestra sintonía para seguir ayudado a los más necesitados y para que el gobierno actué con rapidez”.
Por lo que no dudo en agregar que, “si bien valoramos las medidas como la tarjeta alimentaria y el IFE, están llegando tarde y no son más que paliativos transitorios”.
Asimismo, opinó que “de a poco se va air abriendo la cuarentena con todos los recaudos que se necesitan que no se lleven aglomeraciones de gente”.
Para finalizar, no dudó en afirmar que “esto ha demostrado que la confrontación de la riqueza no sirve para nada porque trajo problemas estructurales en todo el mundo que el mismo capitalismo acrecienta y no puede resolver”.