Eskabe quiere avanzar con despidos

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La firma presentó el preventivo de crisis en el Ministerio de Trabajo y quiere echar al cincuenta por ciento de su personal.

Eskabe formalizó la presentación en el Ministerio de Trabajo del procedimiento preventivo de crisis y ya se habla de reducción de personal. La firma marplatense pide que le permitan despedir al cincuenta por ciento de su personal.
La reconocida empresa que se dedica a la producción de termotanques y calefactores acaba de presentar un procedimiento preventivo y sus 180 empleados temen que comiencen las cesantías. Desde la patronal se amparan en la crisis por el Coronavirus que produjo una fuerte caída en las ventas en la planta radicada en el Parque Industrial General Savio.
En el primer borrador que presentó ante la cartera encabezada por Claudio Moroni, la firma pide la posibilidad de dejar trabajadores en la calle. Vale mencionar que ya en 2019 hubo conflictos por suspensiones, pagos desdoblados de salario, reducción horaria y retiro voluntarios que llevaron a distintas medidas de fuerza de los empleados.
Pedro Ferrer, integrante de la CTA de Los Trabajadores, remarcó que “hay una amenaza de despidos de cerca de cincuenta trabajadores. Eskabe hace mucho tiempo viene con conflictos, es una empresa de las más importantes metalúrgicas, que tiene una característica en la que la patronal siempre busca resolver sus crisis a través de la expulsión de la mano de obra”.
Asimismo, el también militante del Partido Comunista de Mar del Plata señaló que Eskabe “tiene una política de sostener trabajo en negro para evitar la organización. Esto demuestra cuando el Estado no regula la actividad de los empresarios en sus fábricas, cuando se deja hacer suceden estas cosas”.
En esa línea, recalcó: “quedar en la calle en una situación de pandemia es dramático. Desde las organizaciones estamos llevando la solidaridad a los trabajadores y nos hemos puesto a disposición de los mismos”.
Ferrer fue claro al aseverar que “el conflicto con la metalúrgica es reiterado. Tenemos que terminar con políticas que dejó Cambiemos cuando se fue del gobierno. Todavía hay una deuda muy grande en cuanto a la precarización laboral y el trabajo no registrado, que son temas de los cuales no nos podemos desentender y es parte de la lucha de los sectores que hemos apostado a esta nueva etapa”.
“Así como tenemos que fortalecer la lucha por un impuesto a las grandes fortunas, por la expropiación de Vicentín. Por eso es importante la participación popular para destrabar los conflictos. El gobierno con el tema del dialogismo siempre responde a las presiones, por eso tenemos que construir mayor organización en favor de los intereses del pueblo”, enfatizó.