Ciudad de docentes congelados

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Ministerio de Hacienda dice que, recién en septiembre, se va a sentar a discutir recomposición salarial. UTE-Ctera convoca a no iniciar las clases y un cese de actividades.

“Larreta quiere que los trabajadores de la educación paguen la crisis”, señaló Antonella Bianco, quien es dirigente del PC de la Ciudad de Buenos Aires e integrante de La Violeta en UTE-Ctera, al referirse a la decisión del Ministerio de Hacienda y Finanzas que decidió frenar las negociaciones paritarias, por lo que mantiene los salarios actuales hasta septiembre.
Al justificar la medida, el ministro Martín Mura, aseguró que responde a la caída récord de la recaudación en la Ciudad. “Si bien hasta el momento la pérdida alcanza los veinte mil millones de pesos, se estima que para todo el año esa proyección supere los 75 mil millones", argumenta el comunicado oficial difundido por el Ministerio de Hacienda.
El ajuste también consiste en la suspensión de obras públicas, la suspensión de gastos y programas no esenciales, el congelamiento de la planta de personal y la renegociación de contratos y concesiones vigentes.
En este contexto se decidió suspender la paritaria que debió convocarse a principios de marzo, veinte días antes que se decretara el aislamiento social, preventivo y obligatorio (Aspo).
Así las cosas, mientras según el Indec, una familia tipo necesitó 43.810 para no ser pobre, el salario básico docente sigue siendo de 35 mil pesos.
Ante esto, recalcó Antonella Bianco, “desde UTE hemos convocado a un cese de las tareas durante tres días”, ya que el ejecutivo de la Ciudad “pretende que los trabajadores paguemos la crisis”.
Así las cosas, sin posibilidad de recomponer sus salarios, muchos trabajadores de la educación se suman a las 703 mil personas que viven bajo la línea de pobreza en la Ciudad.
Este dato que actualizó hace poco el Indec, da cuenta que -de ellas- alrededor de 240 mil sobreviven en situación de indigencia, esto es, ni siquiera logran cubrir las necesidades de la canasta básica alimentaria.

Promesas

Pero lo de la convocatoria a paritarias es sólo una de las promesas incumplidas por el ejecutivo de la Ciudad. Ante los reiterados reclamos por la desigualdad que hay para acceder a elementos tecnológicos y conectividad necesarios para desarrollar las clases en el contexto del Aspo, Horacio Rodríguez Larreta dijo que “más del noventa por ciento de los chicos de las escuelas públicas, se mantuvieron en contacto virtual con sus escuelas y sus docentes”.
¿Será verdad? “Larreta se olvida que en los lugares más vulnerables de la Ciudad hubo muchísimos alumnos a los que el Estado sigue sin garantizarles la conectividad o algún elemento tecnológico para poder seguir las clases durante la cuarentena”, denunció Antonella Bianco.
Y sin dudarlo, refutó al jefe de Gobierno cuando aseveró que “hay una gran brecha de desigualdad entre quienes pudieron llevar la educación virtual y quienes no”.
Además, entre otros reclamos, UTE exige que el Gobierno de la Ciudad los convoque para discutir los protocolos sanitarios que deberán implementarse cuando se vuelva al dictado presencial de clases.
“Planteamos que es preciso que se cumpla con distintas condiciones de trabajo para la vuelta a clases, por lo que el gobierno debe sentarse a discutir con los trabajadores de la educación cómo serán los protocolos, ya que aún existen riesgos muy altos de contagios”, resaltó la representante de La Violeta y lamentó que “desde marzo las escuelas porteñas no reciben insumos de limpieza”.
Pero aún en estas condiciones de precariedad, el compromiso de los trabajadores de la educación, “ha sido muy grande, ya que también hemos estado presente para que se asista a familias que ni siquiera pueden acceder a un plato de comida”.
Y, en esta línea recalcó que “hemos sido esenciales luchando para que los chicos de las escuelas públicas puedan llevar a cabo el proceso educativo en este contexto”, en el que la pandemia “dejó en evidencia el modelo de escuela que quiere Larreta, basado en la privatización de la educación y trabajadores más precarizados”.