Venezuela agradece apoyo de partidos comunistas del cono sur

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, agradeció el apoyo de los partidos comunistas de América Latina a esta a su país en medio de las amenazas de agresión militar por parte de Estados Unidos y sus aliados.

En su cuenta en la red social Twitter el canciller señaló, “los partidos comunistas de Suramérica rechazan el Plan de Guerra que Trump se ha trazado contra Venezuela y denuncian que en complicidad con algunos países sumisos a sus intereses, Washington pretende devastar y tomar control de la región. Agradecemos toda su solidaridad”.

Junto al tuit se adjunta el comunicado oficial emitido por esas organizaciones políticas, donde expresan su rechazo al intento de golpe de estado con intervención externa y manifiestan su solidaridad con esta nación.

“No nos cansaremos de denunciar y desenmascarar esta faceta del imperialismo que se está poniendo al desnudo en tiempos de pandemia. Para ellos la vida no tiene valor, así como nuestras democracias no valen nada”, refiere el texto.

La declaración de los partidos comunistas advierte además que la cruzada del Gobierno norteamericano no es sólo contra Venezuela, sino contra toda la región en medio de la crisis provocada por el coronavirus.

“Las noticias de las últimas horas indican el avance de una fuerza naval estadounidense en las aguas territoriales, nuevamente con la máscara de “combatir el narcotráfico”. Deberían usar sus dispositivos navales para tratar de salvar vida en su país', denuncia el documento publicado por el canciller en Twitter.

Desde la pasada semana las tensiones en la región se han elevado cuando en medio del azote del Covuid-19, la Casa Blanca decidiera intensificar su escalada guerrerista contra Venezuela.

Los altos mandos del Pentágono expresaron a la prensa que esta acción está sobre la mesa desde inicio de años y acusaron al propio presidente, Donald Trump, de intentar tapar la crisis nacional de salud, con un intervención armada a este país suramericano.