Impuesto a las grandes fortunas

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lo impulsa el Partido Comunista de Chile y está orientado a financiar una renta básica de emergencia. Teillier responde a la convocatoria a un “gran acuerdo nacional” para enfrentar la pandemia, que hizo Piñera.

“Quedamos esperando que el presidente de la República recoja esta propuesta a la cual el ministro de Economía ya dijo que no” señaló la diputada por el Partido Comunista de Chile (PCCh) Karol Cariola, al referirse al proyecto que permitiría establecer un impuesto al patrimonio de las grandes fortunas personales, de 2,5 por ciento del patrimonio bruto de personas que tienen domicilio en Chile.
Y recordó que el ministro Lucas Palacios Covarrubias y todo el gobierno, “cada vez que hacemos una propuesta en esta dirección, lamentablemente, inmediatamente responden negativamente sin siquiera abrir el espacio para la discusión”.
La iniciativa pertenece al PCCh y a la Federación Regionalista Verde Social (Frvs) y, si prospera, permitiría gravar a los hiper ricos para crear un fondo que financie una renta básica de emergencia.
“El país tiene la posibilidad de crecer en términos de recaudación e ingresos”, recalcó desde la bancada legislativa de la Frvs Alejandra Sepúlveda y recordó que los detractores del proyecto, son los mismo que siempre preguntan “de dónde sacamos la plata para atender las necesidades de las personas: aquí tienen una alternativa real”.
Lo que se propone debatir es un proyecto de reforma constitucional de artículo transitorio, que establece por una sola vez un impuesto al patrimonio de las grandes fortunas personales, de 2,5 por ciento del patrimonio bruto de personas naturales domiciliadas en Chile.
Esto permitiría conseguir una recaudación de alrededor de 22 millones de dólares para financiar una renta básica de emergencia.
Por su parte, desde la coalición que rodea a Sebastián Piñera se alzaron voces contrarias al proyecto.
“Es una discusión absolutamente setentera”, dijo desde el bloque de Renovación Nacional, Sebastián Torrealba, mientras que su par de la UDI, Patricio Melero, añadió que “es una mala idea plantear aumento de impuestos en minutos y tiempos de gran recesión”.
Por ahora, el proyecto es analizado por otras bancadas y ya consiguió el respaldo de la del Partido por la Democracia.
El 2 de marzo, poco después de que se detectara el Caso Cero de Covid-19, a instancias de Piñera, el Congreso sancionó un paquete de medidas que incluyen una que avala que las patronales de ramas afectadas por la pandemia, dejen de pagar salarios.
La alternativa para los trabajadores fue cobrar un “seguro de cesantía” inferior al sesenta por ciento del haber. Entre marzo y abril se registraron alrededor de quinientos mil despidos, según reconoció la ministra de Trabajo María José Zaldívar.
Todo esto profundiza, todavía más, la brecha entre pobres y ricos en el que es el país más desigual de Sudamérica, algo que tiene su correlato en las protestas que se están llevando a cabo fundamentalmente, en barriadas pobres del conurbano de Santiago. La respuesta gubernamental sigue siendo la represión.

Acuerdo

“La propuesta del presidente llega cuando ya está claro que las medidas del ejecutivo en general han fracasado, frente a la necesidad de detener la velocidad del contagio del Covid-19” recalcó el presidente del PCCh, Guillermo Teillier, a la hora de responder a la convocatoria a un “gran acuerdo nacional” para enfrentar la pandemia, hecha hace dos días por Piñera.
Vale recordar que, después de enarbolar la bandera del modelo “anticuarentena”, el ejecutivo de Chile tuvo que recular porque puso a su sistema sanitario al borde del colapso.
Por su gestión de la pandemia, Chile presenta índices terribles que en la región sólo son superados por los de Brasil. A nivel nacional tiene ocupadas el 87 por ciento de las camas de terapia intensiva y en la Región Metropolitana alcanza el 97 por ciento.
Con este telón de fondo, Piñera pidió avanzar hacia un “gran acuerdo nacional”. Pero desde el PCCh, Teillier advirtió que si el mandatario tuviera voluntad política, “sin necesidad de un acuerdo, cuenta con todas las atribuciones para tomar las medidas sanitarias, financieras y de otra índole, que puedan contribuir a detener el contagio y paliar la grave crisis económica que afecta a la mayoría de los chilenos”.
Pese a esto, aclaró que la bancada legislativa del PCCh va a aprobar cualquier proyecto “que realmente favorezca a la mayoría del país, sin duda alguna”, pero un acuerdo como el que impulsa el ejecutivo es imposible “mientras no estén claras las cartas sobre la mesa” por lo que “por ahora decimos francamente no”.